Redacción Tierra Pura – En el marco de la cumbre mundial sobre vacunas celebrada el pasado 4 de junio, Melinda Gates, cofundadora de la fundación Bill y Melinda Gates, se apoyó en las protestas que han venido tomando lugar en los Estados Unidos contra el racismo para decir que los afroamericanos deberían de estar entre los primeros en recibir una vacuna para el virus del PCCh (Partido Comunista Chino).

Durante una entrevista con la revista Time, la esposa del cofundador de Microsoft reveló que quienes deberían de recibir la vacuna para el virus del PCCh después del personal médico en todo el mundo deberían ser los afroamericanos en EE. UU., pese a que no otorgó una explicación clara sobre sus declaraciones.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

“Las primeras personas que necesitan esta vacuna son los 60 millones de trabajadores de la salud en todo el mundo. Merecen recibirla antes que nadie. Luego, comienzan a nivelar”, señaló Melinda Gates, que a la pregunta de quién debería recibir la vacuna después, respondió: “En los EE. UU., Eso sería gente negra después, honestamente, y muchas otras personas de color”.

Los argumentos de Gates concuerdan con la narrativa mediática que ha estado circulando en los principales medios de comunicación que condenan el racismo en los Estados Unidos a raíz del sentimiento de indignación que se formó por la muerte del afroamericano George Floyd el pasado 25 de mayo a manos de un policía blanco.

La Fundación Bill y Melinda Gates es conocida por financiar costosos y polémicos proyectos de vacunación alrededor del mundo con el obetivo, según el portal web de la fundación, de luchar contra las enfermedades individuales o encarar los desafíos de la salud global ante los posibles brotes epidémicos del futuro.

Dicha organización además viene liderando en los últimos años el financiamiento a la Organización Mundial de la Salud y sólo era sobrepasada por los Estados Unidos. Sin embargo, el presidente Donald Trump en el mes de abril puso fin a los fondos destinados a dicha entidad por haber fallado en su deber básico de proteger a las personas, permitiendo que la pandemia se extendiera por el mundo.

La OMS así mismo ha recibido numerosas críticas por parte de los gobiernos de distintos países que desconfían de la transparencia de dicho organismo internacional frente al manejo del virus y los esfuerzos de encubrimiento que podrían existir motivados por la influencia del régimen chino.

Entre tanto, los argumentos de los que se habría valido Melinda Gates para anunciar que los afroamericanos serían los primeros en recibir una vacuna apuntan a plantear una “manera equitativa” de lidiar con la situación de discriminación que viven las personas de color.

“Este evento de compromiso significa que los gobiernos de todo el mundo intensificarán la cooperación global para decir: ‘Nos importa que esta vacuna se distribuya equitativamente’”, declaró Gates, quien además dijo que “las personas con problemas de salud subyacentes, y luego las personas que son mayores” serían los siguientes en recibir la vacuna.

Las declaraciones de Gates despertaron rápidamente las críticas de algunos usuarios de redes sociales quienes cuestionaron si los planes de la Fundación de Bill y Melinda Gates tenía motivaciones raciales y políticas.

“Evidentemente lo hacen y Melinda Gates quiere que los negros sean los primeros en recibir el proyecto de ley. #GatesOfHell vacuna reductora de la población en la que posee las patentes”, escribió un usuario de Twitter.

“El racista Bill Gates lo tiene todo resuelto. Puede reducir la población negra y ganar miles de millones haciéndolo. #ExposeBillGates”, agregó.

Respecto a la desvinculación de los Estados Unidos con la OMS, Melinda Gates señaló que ninguna institución es perfecta y que en medio de la pandemia lo último que debería de hacer [el gobierno] es hacer cambios o retirarse.

“El gobierno de los Estados Unidos es el mayor financiador de la OMS. Nadie puede reemplazar el financiamiento que Estados Unidos estaba poniendo en la OMS”, añadió Gates.

A mediados del mes de mayo la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA por sus siglas en inglés) decidió suspender un proyecto sobre pruebas de coronavirus que había sido financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates.

La iniciativa conocida como Red de Evaluación de Coronavirus de Seattle o SCAN por sus siglas en inglés, dijo en un comunicado: “La FDA no ha planteado ninguna preocupación con respecto a la seguridad y precisión de la prueba de SCAN, pero se nos ha pedido que pausemos las pruebas hasta que recibamos esa autorización adicional”, informó Reuters.

De acuerdo con la plataforma diseñada por la Casa Blanca, ‘We Are The Peolpe’ (Nosotros el Pueblo), hay en curso una petición que busca que el Congreso de los Estados Unidos investigue a la Fundación Bill y Melinda Gates por ‘crímenes contra la humanidad’ y ‘negligencia médica’.

Hasta ahora la petición alcanzó una asombrosa cifra que sobrepasa las 580.000 firmas de ciudadanos preocupados ante el rol que ha desempeñado la fundación de los dos filántropos frente al avance del coronavirus.

Le puede interesar:

Últimas