Por Iain Davis en In-The-Together.com

El régimen de confinamiento, introducido por el gobierno del Reino Unido el 23 de marzo y promulgado como ley el 25 de marzo, parece haber provocado la muerte prematura de decenas de miles de personas en el Reino Unido. En mi anterior post titulado «LOKIN-20 El régimen de confinamiento causa crecientes preocupaciones sanitarias«, discutimos la probabilidad de que el confinamiento causara un exceso de mortalidad significativo. Con la publicación del último informe de la Oficina de Estadísticas Nacionales (OEN) sobre las muertes no relacionadas con el COVID-19, podemos empezar a ver la escala de esas muertes.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

De las 46.380 muertes en exceso, 12.900 o 27,8% no fueron atribuibles a COVID-19. Esto sugiere que 33.480 o 72,2% eran atribuibles a COVID-19.

Sin embargo, como discutimos en “COVID 19 es un sinsentido estadístico”, no está claro de ninguna manera cuántas de esas muertes fueron como resultado directo o incluso indirecto de COVID-19. El problema es que el Reino Unido ha creado un sistema para registrar las muertes por COVID-19 que es inusualmente vago y muy susceptible a errores y malas interpretaciones.

Lea también: “Fracaso monumental”: Informe acusa al régimen chino y la OMS de engañar al mundo con el virus PCCh

Todas las naciones tienen sus propios procesos de registro y sistemas de recopilación de datos, pero la situación en el Reino Unido no es diferente a la de Italia. El gobierno italiano impuso su riguroso confinamiento el 9 de marzo. El 20 de marzo, a medida que aumentaba el número de supuestos fallecimientos por COVID-19, el Instituto Nacional de Salud de Italia emitió un informe sobre las características de los fallecidos.

Citando la investigación, que no encontró una clara causa de muerte por COVID-19 en el 88% de las muertes atribuidas a coronavirus, el asesor científico del ministro de salud italiano, el profesor Walter Ricciardi, dijo:

“La forma en la que codificamos las muertes en nuestro país es muy generosa en el sentido de que todas las personas que mueren en los hospitales con el coronavirus se consideran que están muriendo por el coronavirus… En una reevaluación del Instituto Nacional de Salud, solo el 12% de los certificados de defunción han mostrado una causalidad directa por el coronavirus”. 

Lea también: La aparición del coronavirus es un ultimátum para que el mundo se aleje lo más posible del Partido Comunista chino

Podríamos considerar esto a la luz de la declaración hecha por el homólogo del Profesor Ricciardi en el Reino Unido. En su discurso del 16 de abril, el Director Científico del Reino Unido, Sir Patrick Vallance, declaró:

«Vale la pena recordar de nuevo que las tasas de la OEN son personas que tienen COVID en sus certificados de defunción. No significa que necesariamente se hayan infectado porque muchos de ellos no se han hecho la prueba. Así que tenemos que entender la diferencia».

El Reino Unido, al igual que Italia, instruyó a la OEN para que registrara todas y cada una de las menciones de COVID-19 en el certificado de defunción (MCCD) como mortalidad por COVID-19. Además, se le dijo a la OEN que aceptara las cifras de mortalidad sugeridas por COVID 19 de la Comisión de Calidad de la Atención (CCA) aunque COVID-19 no se mencionara en el MCCD.

Esto ha dejado la recopilación y notificación de la mortalidad por COVID-19 en Inglaterra y Gales en total desorden. Y la cobertura de esas estadísticas por parte de los principales medios de comunicación, que ha sido abrumadoramente en apoyo del régimen de confinamiento, es lo más cercano al sin sentido que se puede alcanzar sin simplemente inventarlas.

Lea también: “Lo bueno se paga con lo bueno y lo malo con lo malo”: antiguo dicho chino. ¿Quién se hará responsable por las muertes del virus PCCh?

Entre el 7 de marzo y el 1 de mayo las cifras de la CCA no jugaron ningún papel en el análisis de mortalidad de la OEN. La CCA no había enviado sus datos a la OEN hasta el 29 de abril. Lo menciono aquí, no sólo para resaltar lo absurdas que se han vuelto las estadísticas de mortalidad de COVID-19, sino también porque las cifras de la CCA serán importantes cuando intentemos evaluar la verdadera escala de muertes de LOKIN-20 (síndrome de encierro) en el Reino Unido.

Diagnóstico de COVID-19 sin diagnosticar

En su informe, la OEN afirma:

«Es posible que otras infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores’ y ‘gripe y neumonía’ puedan exhibir síntomas similares a los de COVID-19 y por lo tanto se registren erróneamente en lugar de COVID-19… es posible que los síntomas no sean aparentes o que COVID-19 pueda ser confundido con enfermedades con síntomas similares…»

Esta es una astuta observación de la OEN. Los síntomas de la gripe, la neumonía y otras infecciones respiratorias agudas son prácticamente indistinguibles de los síntomas respiratorios más peligrosos del COVID-19. Mientras que la OEN parece estar dispuesta a sugerir que esto significa que el COVID-19 ha sido sub-diagnosticado, un considerable sobre-diagnóstico es mucho más plausible.

El profesor Karol Sikora, ex director del programa de cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS), destacó esta preocupación recientemente. Declaró que los médicos parecían estar poniendo COVID-19 en las MCCD de manera imprudente, con «cualquier indicio» de que su presencia es suficiente para registrarlo como causa de muerte. Si bien estimó que aproximadamente la mitad de las muertes por COVID-19 comunicadas por la OEN eran atribuibles a COVID-19, tal vez sea un poco injusto culpar a la profesión médica por estos diagnósticos erróneos potencialmente excesivos.

La Ley del Coronavirus, prácticamente garantizaba la atribución de la mortalidad de COVID 19 ante la más mínima evidencia. Por ejemplo, la OEN declaró:

«Si antes de morir el paciente tuviera síntomas típicos de infección por COVID-19…sería adecuado indicar al ‘COVID-19’ como causa de la muerte».

Lea también: Soberanía y sentido común: Argentina debería seguir el ejemplo de India y devolver los test ‘truchos’ chinos

Como reconoce la OEN, estos síntomas podrían haber sido causados por una serie de enfermedades respiratorias. La consecuencia obvia de la guía que emitieron es el sobre diagnóstico, no el sub-diagnóstico de COVID-19. Los médicos tienen que seguir la directiva como cualquier otra persona. Ellos no tienen la culpa de este problema. Sí la tienen los legisladores estatales y los encargados de formular políticas.

Muertes excesivas de otras enfermedades por falta de tratamiento NO NECESARIAS 

El argumento que presentan es que la Ley del Coronavirus mejoró la eficiencia del proceso de registro.

La OEN está en el negocio de reportar estadísticas de mortalidad. Para ellos una mejora en la velocidad del proceso de registro es una medida de la mejora de la eficiencia. Sin embargo, si esos certificados de defunción registrados proporcionan causas de muerte cada vez menos válidas, la prisa ha reducido considerablemente la eficiencia.

Las muertes se remiten a los médicos forenses cuando la causa de la muerte no está clara. Esto reduce la velocidad de registro pero también mejora la precisión, desde una perspectiva estadística. La Ley del Coronavirus 2020 excluye más o menos toda derivación a un médico forense. El jefe de forenses del Reino Unido emitió el siguiente consejo a los forenses:

«El objetivo del sistema debería ser que cada muerte por COVID-19 que por ley no requiera ser remitida al forense sea tratada a través del proceso de MCCD».

Lea también: La aparición del coronavirus es un ultimátum para que el mundo se aleje lo más posible del Partido Comunista chino

Los médicos fueron instruidos para asumir que todo síntoma de enfermedad respiratoria indicaba COVID 19. Si no estaban seguros, la remisión a un forense era ciertamente una pérdida de tiempo y la Ley del Coronavirus eliminó el acceso a la segunda opinión de un médico forense.

Por alguna razón incomprensible, la OEN parece estar de acuerdo en que el COVID-19 es una causa de muerte excepcionalmente clara. A pesar de que reconocen que los síntomas de COVID-19 son más o menos los mismos que los de otras numerosas infecciones, un diagnóstico de COVID-19 elimina de alguna manera cualquier duda. La Ley del Coronavirus se ha asegurado de esto y la OEN cree que es más eficiente:

«Esto aumentaría la eficiencia en el registro de los casos que típicamente se habrían investigado». 

Para todas las muertes de COVID-19 no es necesario realizar investigaciones problemáticas ni corroborar las opiniones médicas para asegurar que la causa de muerte declarada es exacta. Aunque lo que esto tiene que ver con las muertes no relacionadas a COVID-19 es algo que cualquiera puede adivinar. No mucho, de acuerdo con la OEN, que afirma:

«Esto sugiere que a pesar de observar mejoras en la eficiencia de los registros, es poco probable que estas mejoras por sí mismas impulsen gran parte del aumento de los registros de muertes observados en las últimas semanas».  

Esto no sólo plantea importantes preocupaciones sobre la exactitud de las estadísticas reportadas por la OEN, sino que plantea la pregunta de por qué sintieron la necesidad de incluir una explicación sugerida, en su análisis escrito de estas muertes, si ya la habían descartado. Esto parece haber sido incluido simplemente para promover la idea de que la Ley del Coronavirus mejoró la eficiencia del registro.

Sin embargo, dentro de su propio informe, la OEN proporciona razones más que suficientes para cuestionar seriamente esa supuesta mejora de la eficiencia. La Ley del Coronavirus redujo la exactitud y la fiabilidad de las estadísticas de mortalidad en Inglaterra y Gales. Que esto no parezca importarle a la OEN es preocupante.

Datos de ONS

En promedio, estas cinco causas matan al 0,37% de la población cada año, lo que equivale a aproximadamente el 0,06% cada dos meses. Aproximadamente la misma cifra que las muertes reportadas por COVID-19. Sin embargo, para estas personas, durante el régimen de confinamiento, el tratamiento y la detección esencial se ha suspendido de manera efectiva.

Durante el mismo período, la ocupación de camas de hospital ha sido la más baja de todos los tiempos. Se añadió capacidad adicional en forma de los diversos hospitales de Nightingale, aunque éstos no han sido necesarios para tratar a los pacientes con COVID 19.

Durante el régimen de confinamiento, se suspendió la detección y el tratamiento del cáncer. Cancer Research UK estima que 290.000 personas se han perdido los seguimientos oncológicos, lo que indica que alrededor de 20.000 enfermos de cáncer, que de otro modo habrían sido detectados, permanecen sin diagnóstico en el Reino Unido. Afirman que 2,1 millones de personas han perdido el turno para la detección, potencialmente a costa de otras 3.800 vidas. El impacto sobre las tasas de supervivencia del cáncer ha sido devastador.

En Londres, el tiempo medio de respuesta de las ambulancias aumentó en 43 minutos. A nivel nacional el tiempo medio de respuesta de las ambulancias para las emergencias más graves de categoría 1 subió a 8 minutos 7 segundos, 1 minuto y 7 segundos por encima del máximo recomendado.

Jason Oke del Departamento Nuffield de Ciencias de la Salud de Atención Primaria de la Universidad de Oxford informó que en mayo tanto las presentaciones generales de A&E como las de ataques cardíacos se redujeron a la mitad. Las enfermedades cardiovasculares matan a casi 170.000 personas cada año en el Reino Unido. Con una mortalidad media de 460 muertes por día, un descenso del 50% en las presentaciones, durante el período de casi tres meses de régimen de confinamiento, ha aumentado y aumentará significativamente la mortalidad por enfermedades cardiovasculares.

La cirugía y las pruebas diagnósticas cruciales, para una serie de otras condiciones graves, se han retrasado en gran número. Como la confederación del NHS advierte que las listas de espera superarán los 10 millones, los medios de comunicación insisten en que creen que esto se debe al coronavirus.

Lo mejor que se puede decir de esta afirmación es que es dudosa. No debemos descartar la posibilidad de que sea intencionalmente engañosa.

Con más que suficiente capacidad para tratar tanto a los pacientes gravemente enfermos que no tienen COVID 19 como a los que sí lo tienen, no hay duda de que el régimen de confinamiento ha provocado la muerte innecesaria de al menos 12.900 personas. Desafortunadamente, un análisis más profundo de las estadísticas de COVID-19 sugiere que la cifra es mucho mayor.

Se añadió capacidad adicional en forma de los diversos hospitales de Nightingale, aunque éstos no han sido necesarios para tratar a los pacientes con COVID-19.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas