China criticó este jueves la promulgación de una ley promovida por el Congreso estadounidense para sancionar a los funcionarios chinos acusados del encarcelamiento masivo de musulmanes uigures en la región de Xinjiang, en el noroeste de China.

El presidente estadounidense, Donald Trump, firmó la ley el miércoles.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El texto “responsabiliza a los autores de violaciones de los Derechos Humanos y de abusos como el recurso sistemático a campos de adoctrinamiento, a trabajos forzados y a una vigilancia intrusiva para erradicar la identidad étnica y las creencias religiosas de los uigures y de otras minorías en China”, señaló el presidente norteamericano en un comunicado.

Lea también: Australia cuestiona al régimen chino por “socavar la democracia y crear miedo y división”

La ley es un “ataque mezquino contra la política de China en Xinjiang”, denunció en un comunicado el Ministerio chino de Relaciones Exteriores, que advirtió que “Estados Unidos asumirá las consecuencias”.

El texto fue aprobado el 27 de mayo por una amplia mayoría en la Cámara de Representantes, tras haber sido adoptado por unanimidad unos días antes en el Senado.

La ley podría complicar todavía más las relaciones, ya muy tensas, entre las dos potencias mundiales. Precisamente, el secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, se encuentra en Hawái para reunirse con el alto responsable chino Yang Jiechi, con el objetivo de rebajar tensiones.

Los uigures son una de las 56 etnias censadas en China. Principalmente musulmanes, la mayoría habla una lengua de la familia del turco, y constituyen algo menos de la mitad de los 25 millones de personas que viven en Xinjiang.

Lea también: La aparición del coronavirus es un ultimátum para que el mundo se aleje lo más posible del Partido Comunista chino

Esta inmensa región del oeste de China es fronteriza con varios países de Asia central.

Organizaciones de defensa de los derechos humanos acusan a China de haber internado en Xinjiang, una región sacudida durante mucho tiempo por numerosos atentados, a hasta un millón de musulmanes, en lo que denominaron campos de reeducación política.

Beijing niega esa cifra y asegura que se trata de centros de formación profesional, destinados a ayudar a la población a encontrar un empleo y a alejarla del islamismo y del terrorismo.

Fuente: Infobae

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas