En un nuevo episodio de la escalada de tensiones entre China y el Reino Unido, el Ministerio de Relaciones Exteriores birtánico, a cargo del conservador Dominic Raab, envió un informe al Parlamento donde acusan a China de torturar a Simón Cheng, ex-empleado del consulado británico en Hong Kong.

«Durante el período reportado, el Reino Unido se encontró shockeado y horrorizado por el destrato sufrido por Simon Cheng, un valioso miembro del consulado británico en Hong Kong. Su tratamiento en la cárcel china, por más de dos semanas, alcanzó incluso la tortura», indica el comunicado.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En agosto de 2019, Cheng visitó la China continental junto a un grupo de diplomáticos británicos. Sin embargo, Cheng era el único con ciudadanía tanto inglesa como hongkongesa, por lo que en el tren que une Hong Kong con Shenzhen (territorio chino), fue arrestado por oficiales de seguridad a bordo y encarcelado en una de las prisiones de máxima seguridad de los campos de concentración del Partido Comunista.

Lea también: Derrota histórica: el régimen chino pierde una disputa en la OMC ante la Unión Europea

Tras 26 días de negociaciones entre el Reino Unido y China, Cheng fue finalmente liberado el 24 de agosto y regresó a Londres. Desde entonces ha contado las torturas que recibió en los centros de detención clandestinos del régimen chino, y aseguró que si se quedaba en Hong Kong iba a terminar asesinado.

Recientemente su caso fue revisado por el gobierno de Boris Johnson en medio del avance de China sobre la independencia de Hong Kong, y la Cancillería decidió revivir este terrible suceso en su revisión semestral de la situación de Hong Kong, una de sus más importantes ex-colonias.

Lea también: [VIDEO] «Tie Ban Tu», la profecía sobre el final del régimen chino

Raab asegura que el 19 de noviembre, convocó al «embajador chino para expresar la indignación por el brutal y desgraciado tratamiento de Simon, que violó las obligaciones internacionales de China». Además, aseguró que fue claro en el pedido de que las autoridades chinas investiguen y retengan a los responsables del hecho. «Estos incidentes refuerzan las preocupaciones en Hong Kong sobre los derechos y las libertades tan necesarias para la identidad del territorio», finalizó.

Está claro que un país que trata con tal impunidad a un miembro del consulado británico no debe ser aceptado como un país más del mundo libre y moderno.

Lea también: “Fracaso monumental”: Informe acusa al régimen chino y la OMS de engañar al mundo con el virus PCCh

Esta semana, los ministros de Exteriores del G7 declararon que «EE.UU., Canadá, Francia, Alemania, Italia, Japón, el Reino Unido y el Alto Representante de la Unión Europea destacamos nuestra grave preocupación por la decisión de China de imponer una ley de seguridad nacional».

Poco a poco se genera una coalición de países que en el pasado dependieron de China para sostener su economía pero ahora, ante la enormidad de los actos beligerantes de los mandatarios chinos, decidieron pisar fuerte y marcar su postura frente al gigante asiático.Desde que asumió Boris Johnson el liderazgo del gobierno británico, la situación respecto a China cambió muchísimo.

En el pasado el Reino Unido, a pesar de ser liderado por conservadores, había dejado que China controle todos los aspectos de su vida económica y, en menor medida, su vida política. 

Pero Johnson, alineado con Trump y gran enemigo de la ideología del Partido Comunista de Xi Jinping, comenzó una fuerte escalada en los conflictos latentes con China, especialmente este 2020, ya liberados de la Unión Europea, con el enorme conflicto por el coronavirus y tras la decisión de China de imponer una ley de seguridad nacional sobre el territorio autónomo de Hong Kong. 

Dominic Raab, secretario de Exteriores del Reino Unido, ya había dirigido un fuerte discurso la semana pasada frente al Parlamento sobre China.

Fuente: Derecha Diario.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas