Se flexibiliza la cuarentena en Perú siendo el segundo país de la región con más contagiados por coronavirus, y el séptimo país con más casos en el mundo; esto en medio de una economía que quedó devastada tras el fracasado aislamiento social.

Pese a que el Gobierno de Martín Vizcarra fue el primero de Latinoamérica en tomar medidas para evitar la propagación de los contagios, los planes se desvanecieron cuando la población no asumió la cuarentena ante sus necesidades económicas.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Este miércoles 18 de junio, Perú superó en número de casos a Italia; las cifras oficiales revelan 240.908 contagios y 7.257 fallecidos hasta la fecha.

Aunque el estado de emergencia está vigente y se extendió hasta el 30 de junio, el Ejecutivo adelantó el reinicio de actividades económicas y centros comerciales debido al colapso de su economía y al alto número de personas circulando por las calles en busca de ingresos.

Durante estos días, el gremio de centros comerciales aseguró que han trabajado en implementar los protocolos sanitarios necesarios para evitar un posible brote de COVID-19. La característica más resaltante es el aforo reducido al 50 % de estos recintos.

Los esfuerzos de Vizcarra por contener el contagio de coronavirus parecen infructuosos, los números aumentan cada día más, al igual que la gente en las calles. Las medidas de persuasión y las «ayudas económicas» a los más vulnerables no arrojaron resultados positivos.

Tras la campaña «Quédate en Casa» y la cuarentena decretada por el Gobierno, casi la mitad de empleos en Lima se perdieron y algunos puestos jamás regresarán tras la pandemia. Se trata de 2.3 millones de personas que quedaron desempleadas solo en la capital peruana entre marzo y mayo.

De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) del Perú, las empresas en las que se perdieron más empleos fueron aquellas de menos de diez trabajadores; las mismas que lideran la contratación formal.

«La población ocupada de dichos negocios se redujo en 56,8 %, es decir, 1.656.400 personas», señala el estudio.

El organismo también informó que gracias a la pandemia la economía de ese país cayó 40.9 %.

Después de que el presidente Vizcarra decretara cuarentena obligatoria el pasado 16 de marzo, el número de peruanos que sale a las calles es cada vez mayor y con ello el aumento de los casos. Pareciera que la medida implementada por el Gobierno no ha servido de mucho y solo ha dejado desempleo y miles de empresas al borde de la quiebra.

Aunque hubo una cuarentena temprana, Perú es un país con 70 % de informalidad donde millones de ciudadanos viven de los ingresos que generan día a día. Esta situación ha hecho imposible que la cuarentena se cumpla a cabalidad: «Si no morimos por el coronavirus moriremos de hambre, necesito trabajar», dijo un ciudadano del sector informal al PanAm Post.

Aunque al iniciar la pandemia los primeros contagios se vieron alrededor de la clase media, esta se ha difundido en los sectores más populares. De hecho, según estudios del mismo Gobierno, los hospitales, mercados populares, bancos y transporte público son los principales focos de contagio en el país.

Las clases en instituciones públicas y privadas han sido paralizadas, el sector comercio está prácticamente inactivo a pesar de que poco a poco se van reactivando los servicios de entrega a domicilio. Mientras tanto, las estimaciones indican que en el país habrá unos 6 millones de desempleados.

De acuerdo con estimaciones de José Ignacio Beteta, presidente de la Asociación de Contribuyentes del Perú, «probablemente un millón de microempresas o emprendimientos pequeños podrían quebrar este año».

Los números indican que a pesar de los esfuerzos del Ejecutivo, la cuarentena fue un fracaso pues aumentaron los contagios de manera inesperada y además la economía se fue a pique. Ahora a medida que pasan los días, los números de casos aumentan pero la cuarentena se flexibiliza.

FuentePanam Post.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas