Uno de las máximas autoridades sanitarias de Italia fue contundente al afirmar que aquellos pacientes que contraen COVID-19 en la actualidad “no son contagiosos” y que era parte de su tarea no transmitir pánico entre la población, ante la nueva evidencia que asegura tener en su poder. Giuseppe Remuzzi, director del Instituto de Investigación Farmacológica Mario Negri de Milán, indicó además que no había necesidad de volver a poner en cuarentena a la población de la Lombardía, una de las regiones más afectadas de aquel país.

En una entrevista publicada por el diario italiano Corriere della SeraRemuzzi fue consultado sobre la posibilidad de cerrar aquella región. “No, por Dios. Más bien el Instituto Superior de Salud y el Gobierno deben darse cuenta de cuánto y cómo ha cambiado la situación desde aquel 20 de febrero. Y deben comunicar en consecuencia. De lo contrario uno contribuye, quizás involuntariamente, a difundir un miedo injustificado”, dijo el experto, una de las voces más escuchadas en la nación europea.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Durante su conversación periodística, el investigador informó que en el Instituto Mario Negri -uno de los centros científicos más prestigiosos de Italia– estaba a punto de publicar un estudio revelador. Remuzzi explicó que se hicieron pruebas de nuevos casos de contagio de coronavirus Sars-CoV-2 que mostraron “una carga viral muy baja, no contagiosa”. “Se trata de una positividad que no tiene repercusiones en la vida real”, añadió.

Lea también: Derrota histórica: el régimen chino pierde una disputa en la OMC ante la Unión Europea

Hemos realizado un estudio sobre 133 investigadores del Mario Negri y 298 empleados de Brembo (una fábrica automovilística italiana). En total, 40 positivos. Pero la positividad de estos test surgió sólo después de dos ciclos de amplificación muy altos, entre 34 y 38 ciclos, que corresponden a entre 35.000 y 38.000 copias de ARN viral. Son positivos con una carga viral muy baja, no contagiosa. Los llamamos contagios, pero son personas positivas para el test. Comentar los datos que se proporcionan todos los días es inútil, porque es una positividad que no tiene repercusiones en la vida real”, relató.

Remuzzi explicó que por debajo de las “cien mil copias de ARN no existe un riesgo sustancial de contagio, según un trabajo publicado recientemente por Nature y confirmado por otros estudios”. De acuerdo al académico, el gobierno italiano debería calificar la nueva positividad “explicando a la gente que una positividad de menos de cien mil copias no es contagiosa”. Esos son los casos que cada vez se dan con mayor frecuencia, según él. En esa línea, para el científico italiano -si esa es la carga viral que transita en una comunidad- “no tiene sentido quedarse en casa, aislar, puesto que ya no es demasiado útil”.

Lea también: Médica argentina denuncia que las cifras de infectados y muertos por coronavirus están “infladas” [entrevista]

Para Remuzzi, en la actualidad el gobierno italiano no está siguiendo los parámetros que aporta la nueva literatura científica respecto al coronavirusEl experto, en tanto, no identificó si su estudio se circunscribía sólo a Italia, Europa o el resto del mundo.

La teoría de Remuzzi

El director del Instituto Mario Negri de Investigación Farmacológica de Milán, es reconocido por su seriedad y confiabilidad y por no exponerse antes de que las intuiciones de su equipo sean corroboradas por las evidencias experimentales. Por eso sus declaraciones siempre generan difusión en los medios italianos. Hacia finales de mayo, -en entrevista con el mismo diario- volvió a asegurar que el coronavirus parece estar apagándose solo. Ya lo había dicho a principios de ese mes, pero continuamente suma datos que lo prueban: “Ciñámonos a los hechos. Hemos pasado de 80-120 admisiones al día, todas con grandes dificultades respiratorias, a cero nuevas internaciones para el COVID-19 en los hospitales”.

Lea también: La regla del distanciamiento social de 2 metros no tiene evidencia científica, afirman expertos de Oxford

Según explicó, “la forma en que se manifiesta ha cambiado. Tal vez estamos viendo una reducción de la carga viral. Cuando está muy alta, la enfermedad suele ser grave. Ahora ya no sucede, no como antes, al menos. Hasta el punto de que los estudios italianos sobre las drogas para combatir el virus están en dificultades porque ya no están enfermos”.

“Ahora el virus se detiene en el tracto respiratorio superior, y ya no llega a los alvéolos pulmonares, causando el desastre que hemos visto en los últimos meses. Es probable que esto se deba a una menor carga viral”, detalló. Cuando se le preguntó la razón para que se agote solo, Remuzzi aseguró que “en algún momento, las epidemias se agotan. Como sucedió con el Sars”. “No sé por qué. Y esa es una respuesta honesta. Nadie lo sabe. Sobre el fin de los virus, vacunas aparte, sólo hay teorías, y ninguna explicación científicamente probada”, agregó.

Sin embargo, advirtió que si bien “el virus mata menos, hay otro tipo de persona enferma, las que están casa con una enfermedad que se ha vuelto persistente e impredecible, alternando los síntomas respiratorios con otros como la fragilidad de los huesos, la pérdida del olfato y el gusto, los estados de fiebre fluctuantes”.

Fuente: Infobae.

Le recomendamos:

Últimas