En la última semana en el país guaraní se desató un enfrentamiento mediático entre una minúscula parte de la progresía paraguaya frente a la postura del Ministerio de Educación de defender la identidad nacional, la libertad de los paraguayos y el aprendizaje científico.

El conflicto tuvo lugar tras las polémicas declaraciones anti-científicas de filósofos e investigadores extranjeros como Ximena Dávila (psicóloga) y Humberto Maturana (filósofo), en el marco de un seminario realizado por el Ministerio de Educación y Ciencia del Paraguay vía online el pasado 16 de junio.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El viceministro de Educación, el Dr. Fernando Griffith, durante su ponencia digital, sostuvo entre varios puntos que la educación paraguaya necesita transformarse en muchos aspectos, así como también existen otros elementos que conservar.

Lea también: 5 razones por las que Latinoamérica no debe caer en la trampa china ‘Una Franja, Una Ruta’

Al finalizar, aprovechó la ocasión para señalar que «el nivel de reflexión de Humberto Maturana sin dudas es muy bueno para la filosofía, pero dudaba de su reflexión dentro de la biología porque él abandonó el método y entró en el mundo de las ideas»Y agregó «nosotros valoramos a la ciencia como método, un método que nos permite tener una aproximación epistemológica honesta hacia la realidad».

El chileno Humberto Maturana sostiene varias afirmaciones anti-científicas en cuestiones de salud, y particularmente sobre un tema muy complejo como el aborto.

De acuerdo con un artículo publicado en 2016, Maturana expresó que «un embrión no es un ser humano» y a su vez también sostuvo que «quien debe decidir es la mujer» haciendo hincapié en que la decisión de la madre es más importante que la vida de su hijo.

Griffith tampoco dejó pasar la ocasión para reafirmar que Paraguay es un país independiente, con un claro guiño a todos aquellos políticos e ideólogos que tratan de instaurar el concepto de Patria Grande en Latinoamérica.

«Paraguay, en el Río de la Plata es una nación libre y soberana por siempre de todo poder extraño, y que Paraguay tiene que conservar el amor a la paz, el amor a la libertad, el amor a la justicia y eso es lo que queremos hacer en Paraguay», puntualizó.

Rápidamente se realizó una campaña de apoyo al viceministro con el hashtag «#ApoyoAGriffith» por parte una gran sector de la sociedad, al tiempo que los medios de comunicación masivos con tendencias progresistas como son característicos en casi todos los puntos del continente, hacían lo suyo tratando de denostar la labor y la defensa de la soberanía nacional y los valores culturales por parte de Fernando Griffith.

En un artículo redactado por el medio ABC Color el pasado 18 de junio, se puede observar claramente este punto; en varios párrafos son notorios los constantes intentos de exaltación de las ideas de Maturana y el ataque indiscriminado contra el propio viceministro. 

También en Twitter, varios usuarios apelaron al sentido común para responder a las falsas dicotomías difundidas por medios digitales abiertamente de izquierda en el país como el que veremos a continuación:

Luego del enorme repudio a esta manera de hacer noticia, el mismo ABC Color publicó un artículo de opinión el 21 de junio, redactado por uno de sus principales figuras, el conocido periodista Enrique Vargas Peña, quien luego de un análisis complejo de la situación, señaló que ellos mismos en la izquierda «cuestionan a Griffith haber mantenido que hay elementos que forman parte de la identidad paraguaya que no están sujetos a cambios dictados desde centros extranjeros»

Lea también: La farsa del igualitarismo: Promesa vacía del comunismo con propósitos perversos

En su segundo párrafo pone foco a los intereses del magnate George Soros, quien impulsa lo que se denomina «globalismo», con el objetivo de reemplazar la democracia por una gobernanza internacional corporativa. 

También en la parte final agregó que el Dr. Fernando Griffith «hizo notar todo en su debate. Con demasiada educación. Estuvo a favor del método científico, a favor de la autodeterminación y a favor de la democracia y que por eso lo condenan».

Paraguay demostró que a los medios masivos de comunicación se les puede «marcar la cancha» con una impronta de reclamo popular en las redes sociales.

Además, quedó en evidencia que los principales referentes del gobierno de Abdo Benítez rechazan la globalización política.

Fuente: Derecha Diario.

Le recomendamos:

Últimas