Redacción Tierra Pura – Hao Zhang, un hombre de origen chino de 41 años fue declarado el viernes 26 de junio culpable de robar secretos comerciales de los Estados Unidos con el ánimo de venderlos al régimen chino.

“El acusado conspiró con la Universidad de Tianjin para llevar secretos comerciales de dos compañías estadounidenses, incluido su propio empleador, a China en beneficio del Gobierno chino”, dijo el Fiscal General Adjunto de Seguridad Nacional John C. Demers.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

A Zhang se le inculpa de haber conspirado con un colega de la Universidad del sur de California para vender secretos estadounidenses a partir de la filtración de las señales de los teléfonos móviles al gobierno y ejército chino. 

De acuerdo con un comunicado emitido por el Departamento de Justicia de EE. UU., la acusación dictaminada al profesor de la Universidad de Tianjin podría acarrearle una condena de hasta 15 años de prisión por espionaje económico y otros 10 por robo de secretos comerciales.

Las actividades ilegales del docente giran alrededor de dos compañías estadounidenses, Skyworks Solutions In., con sede en Woburn, Massachusetts, y Avago Technologies Ltd, con sede en San José, California. Ambas empresas están relacionadas con el desarrollo de tecnologías aplicadas a sistemas militares.

“El veredicto de culpabilidad de hoy en todos los aspectos es un paso importante para responsabilizar a una persona que le robó a su empleador estadounidense los secretos comerciales y buscó replicar la tecnología de la compañía y reemplazar su participación en el mercado. El compromiso del Departamento de Justicia de enjuiciar estos casos debería servir como una advertencia para cualquiera que esté considerando hacer lo mismo”, indicó el comunicado.

Como señala el Daily Mail, mientras Zhang obtenía su doctorado en ingeniería eléctrica en la Universidad de California, conoció a Wei Pang, con quien desarrolló una investigación sobre tecnología acústica destinada a limitar la interferencia en la recepción de teléfonos móviles y hacerlos más seguros.

Tras obtener la graduación en el año 2006, Zhang consiguió un empleo en Skyworks, mientras que su colega Wei fue contratado en Avago. 

Más tarde ambos regresaron a su país natal, China, se convirtieron en profesores de la prestigiosa Universidad de Tianjin y comenzaron a trabajar con base en los secretos tecnológicos que usurparon mientras trabajaban para las empresas estadounidenses.

Luego pidieron patentes en los EE. UU. y en China e intentaron venderlo al gobierno y el ejército chino a través de una empresa fantasma situada en Islas Caimán, acorde a lo recogido por el Daily Mail.

La sentencia de Zhang espera tener lugar el 31 de agosto del año en curso ante el juez Edward J. Dávila, encargado de dictaminar la acusación, en San José, California.

Según el Departamento de Justicia, en mayo del año 2015 seis personas también recibieron acusaciones por espionaje económico y robo de secretos comerciales en EE. UU. al régimen chino.

Para entonces, a través de un comunicado, el fiscal general adjunto John Carlin, expresó: ”De acuerdo con los cargos en la acusación, los acusados ​​aprovecharon su acceso y conocimiento de tecnologías estadounidenses sensibles para obtener y compartir ilegalmente secretos comerciales estadounidenses con [China] para obtener una ventaja económica”.

Le pude interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas