Redacción Tierra Pura – El secretario de estado estadounidense, Mike Pompeo, deploró el recrudecimiento de la represión del Partido Comunista de China (PCCh) en Hong Kong y se pronunció al respecto.

«La decisión del PCCh de imponer una legislación draconiana de seguridad nacional sobre Hong Kong destruye la autonomía del territorio y uno de los mayores logros de China», señaló Pompeo en una rueda de prensa publicada por Fox News el 1° de julio.

Asimismo, Pompeo destacó el éxito que puede obtener una población mientras goza de la libertad, que ahora se arrebata a los hongkoneses al imponerles la restrictiva ley.

 «Hong Kong demostró al mundo lo que el pueblo chino libre podía lograr, una de las economías más exitosas y las sociedades más vibrantes del mundo», agregó.

«Hoy es un día triste para Hong Kong, y para la gente amante de la libertad en toda China», también fueron palabras de Pompeo, quien se ha declarado un decidido defensor de la autonomía que Hong Kong obtuvo del gobierno británico en 1997.

En esa ocasión el Reino Unido cedió el dominio de la próspera ciudad al régimen chino, y este se comprometió mediante un tratado internacional a respetar durante 50 años los derechos de que gozaba la ciudad.

Los hongkoneses tenían derecho a un poder judicial independiente, a libertad de expresión, de prensa y de reunión, además de seguir eligiendo por “sufragio universal” al jefe del Ejecutivo y al Consejo Legislativo.

A partir de la ley que entró en vigor el 1° de julio todas esas prerrogativas se colapsaron.

No obstante, Estados Unidos ha aprobado varias leyes que procuran disuadir al régimen chino de llevar al extremo la aplicación de sus leyes en Hong Kong.

Para Pompeo, la trayectoria de las agresiones que marca el comportamiento del PCCh «es un patrón que el mundo no puede ignorar», y, de hecho, varios países toman medidas para contrarrestar los abusos del régimen chino.

Tal es el caso de Australia, que solicitó una investigación independiente sobre el polémico manejo dado por el régimen chino a la pandemia del virus PCCh (coronavirus), por lo cual el PCCh dejo de comprarle carne de cuatro mataderos australianos, mientras escala sus medidas represivas.

Asimismo, amenazó con suspender la importación de mineral de hierro por valor de 63.000 millones de dólares e imponer un arancel del 80% a la cebada procedente de este país. También trató se disuadir a sus ciudadanos de viajar a Australia, limitando los ingresos del país por ese concepto.

Por su parte, la Alianza Interparlamentaria sobre China (IPAC), integrada por parlamentarios de 15 países, expresaron su grave preocupación calificando la nueva ley de «asalto integral a las libertades de la ciudad [Hong Kong]», según informó Hong Kong Free Press.

IPAC señala que el PCCh “declara repetida y explícitamente su intención de expandir su influencia global. Como resultado directo, los valores y prácticas democráticas han sido objeto de una presión creciente”.

La misión de IPAC contempla ayudar a los países a orientar adecuadamente sus relaciones con el régimen chino, a fin de contrarrestar sus agresiones.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas