Por Álvaro Colombres Garmendia

En una entrevista con Charles Payne de Fox News, Gordon Chang experto en China, exploró los alcances de la nueva ley impuesta por el Partido Comunista Chino a la Región de Administración Especial de Hong Kong.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La ley entró en vigor el martes 30 de junio pasado y solo dos días después, se realizó el primer arresto bajo la ley, donde se acusó a un joven de 23 años con cargos por terrorismo, por circular en una moto con una bandera de “Liberen Hong Kong – Revolución ahora”.

Según Gordon Chang: “El artículo 38 de la ley dice que cualquier comentario, cualquier declaración en suelo extranjero por un extranjero, es una violación a la ley de seguridad si promueve la secesión, terrorismo, complot y todo lo demás.” Además la ley le otorga “la habilidad a China de encarcelar a quien sea que quiera. Y realmente, ni siquiera hace falta ir a Hong Kong para estar en peligro porque Hong Kong y China tienen acuerdos de extradición con otros países”.

De los países que tienen tratados o acuerdos de extradición con China y Hong Kong, Canadá suspendió dicho acuerdo con Hong Kong luego de que la ley fuera aprobada. La lista de países con estos acuerdos es extensa e incluyen a los Estados Unidos, Australia, Nueva Zelanda, Gran Bretaña, Alemania, Francia, Italia, España, Rusia, México, Brasil, Perú y varios países asiáticos. En la práctica, es muy difícil decir cuáles de estos países estaría dispuesto a extraditar un individuo a China o Hong Kong.

Si bien la ley fue aprobada recientemente, el Partido Comunista chino (PCCh) ha estado intentando pasar este tipo de ley desde hace mucho tiempo atrás, pero debido al rechazo de los residentes de Hong Kong, nunca se concretó. Muchos expertos ven la implementación como el fin del “un país dos sistemas”, además de una amenaza a la libertad que gozan los hongkoneses.

Las manifestaciones masivas en Hong Kong podrían verse afectadas con la implementación de la nueva ley debido a la ambigüedad con la que se interpreta la misma. En la foto, una manifestación de los practicantes de Falun Gong, quienes a menudo hablan de los crímenes del PCCh y de cómo hay que alejarse del mismo para no ser parte de su legado sangriento

Lea también: Declarar ilegal al PCCh y confiscar sus bienes en el exterior: influyente hongkonés pide ayuda a Trump para lograrlo

En el año 1997, cuando el Reino Unido entrega la isla al régimen chino, se creó lo que se conoce como la Ley Básica – una mini constitución de Hong Kong. En esta Ley Básica, se garantiza a los residentes de la isla con la libertad de expresión, libertad de asamblea, como también la estructura para poder tener un gobierno propio. Ninguna de estas garantías existe en China continental. 

Controversia y rechazo

Los 66 artículos de la nueva ley de seguridad nacional, solo fueron vistos en su totalidad por un puñado de personas antes de que esta fuera implementada, lo que generó gran repudio en Hong Kong.

Los principales puntos de rechazo y controversia de la nueva ley son los siguientes:

  • Crímenes de secesión, subversión, terrorismo y complot con fuerzas extranjeras pueden recibir hasta una sentencia máxima de cadena perpetua
  • La ley también aplica a los residentes no permanentes y personas fuera de Hong Kong que no son residentes permanentes de Hong Kong
  • Dañar las instalaciones del transporte público se puede considerar terrorismo
  • A los que se los encuentre culpable no podrán ocupar cargos públicos
  • Las compañías pueden ser multadas si violan esta ley
  • Con la nueva ley, Beijing establecerá una oficina de seguridad en Hong Kong, con personal policial propio – y tanto la oficina como el personal están fuera de la jurisdicción de la autoridad local
  • Esta oficina puede enviar algunos casos para ser procesados en China continental
  • Hong Kong tiene que establecer su propia comisión de seguridad nacional para hacer cumplir la ley, con un consejero elegido por el PCCh
  • El jefe ejecutivo de Hong Kong tendrá el poder de elegir jueces para los casos de seguridad nacional
  • El PCCh tendrá el poder sobre cómo se debe interpretar la ley, dejando fuera cualquier organismo judicial de Hong Kong. Si la ley entra en conflicto con cualquier ley local de Hong Kong, la ley del PCCh tiene prioridad.
  • Algunos juicios se llevarán a cabo a puertas cerradas
  • La gente que es sospechosa de haber violado la ley puede ser puesta bajo investigación e intervenir sus teléfonos
  • Se reforzará el manejo de las organizaciones no gubernamentales extranjeras

Lea también: “Misiles mata portaaviones”: Periódico del régimen chino amenaza a EE. UU. y afirma que está listo para actuar

Preocupación empresarial

Jimmy Lai, empresario y activista prodemocracia, dijo en una entrevista con la BBC: “Sin el estado de ley, la gente que hace negocios aquí no tendrá protección de la ley si no solo del funcionario que tenga el poder sobre ellos… Por eso, Hong Kong se volverá tan corrupta como China, estará plagado de corrupción… También es muy preocupante que sin el estado de ley, no habrá confianza mutua. Y sin la confianza mutua, nuestro sistema financiero internacional será completamente destruido”.

De hecho, el presidente Trump eliminó el trato especial que tenían hacia Hong Kong como hub financiero, debido al temor que algunas exportaciones americanas militares terminen en manos del Ejército Popular de Liberación.

Una bomba de tiempo que explota en cualquier momento

Como señaló Gordon Chang en Fox News: “La semana pasada, hemos escuchado a varios funcionarios chinos, informantes, hablar de una confrontación total con EE. UU., dicen que se tienen que preparar para esto. Obviamente no estamos disuadiendo a China, ya que unos militares chinos mataron 20 soldados indios el 15 de junio. Y creo que no ha satisfecho su sed de sangre. Así que tenemos que estar extremadamente preocupados por lo que se viene, porque los líderes chinos están mostrando comportamientos provocativos en todo el mundo y en toda la región”.

Aunque varios comentaristas han señalado que Estados Unidos debería parar el avance del PCCh, y durante las manifestaciones masivas contra el tratado de extradición en Hong Kong, las consignas “Trump salva a Hong Kong”, etc. eran populares entre los manifestantes, Trump ha mostrado una postura más bien opuesta a cualquier conflicto bélico y el uso de fuerza militar, aun cuando Estados Unidos posee una supremacía militar sobre el PCCh.

No obstante, Trump ha tomado medidas económicas, administrativas y legales que han golpeado duro a la dictadura de Beijing. El año pasado inició la así llamada guerra comercial, imponiendo fuertes tarifas a las importaciones chinas, hasta conseguir que China se comprometa a comprar mayor cantidad de bienes americanos para alcanzar un equilibrio comercial. 

Bajo la Ley Global Magnitsky, también incluyó a los funcionarios chinos que violen los derechos humanos en su país, dentro del grupo de personas que no podrán obtener Visas para ingresar al país, además de confiscarles sus activos en los Estados Unidos, entre otras medidas con severos impactos en China.

Todas estas medidas no violentas, han coartado la libertad con la que el PCCh dominaba en la esfera internacional y ha exasperado al régimen de Beijing, y más importante para la comunidad internacional, el PCCh ha quedado expuesto al mundo como una dictadura violenta con un gran desprecio hacia la libertad y la vida humana.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas