Por Andrés Vacca

La controvertida ley de seguridad de Hong Kong podría servir de modelo al Partido Comunista Chino (PCCh) para destruir la autonomía y libertades logradas por Taiwán.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La ley de seguridad nacional aprobada la semana pasada por el régimen chino, está en el foco de las críticas de los organismos de Derechos Humanos y organizaciones que promueven la libertad de las personas y los pueblos. Pero en estos días surgió una nueva preocupación al respecto, ya que la legislación podría ser el eslabón perfecto para intervenir a Taiwán. Con la aprobación de la ley, el PCCh dio un gran paso para prepararse para la guerra con la democracia de la isla vecina. 

Li Su, es el presidente del Modern think-tank forum de China, ferviente defensor e influyente académico del régimen comunista. Mediante una publicación en las redes sociales, Li Su interpretó la nueva ley como una herramienta que allana el camino para gobernar en Taiwán.

Según un artículo de opinión del Washington Post, Li Su ha dado discursos en Taiwán advirtiendo a la gente de la isla que pronto serán invadidos por el régimen chino. En abril de 2019, el gobierno de Taiwán le prohibió regresar a Taipei para dar otro discurso por promover el uso de la fuerza. 

Li también dirigió una delegación de académicos chinos a los Estados Unidos en 2019 para forzar las intenciones de China de hacerse cargo de la isla. Además pronosticó escalofriantemente cómo China lanzaría su actual represión en Hong Kong. 

En su conferencia en las redes sociales chinas, Li dijo que interpretó la ley de seguridad de Hong Kong como un «caso de prueba» en el que China modelará su toma de posesión de Taiwán. 

«Aprenderemos a controlar Taiwán experimentando con esta ley en Hong Kong», declaró. «A partir del experimento en Hong Kong, le diremos a la gente en Taiwán que después de unirnos por la fuerza, tendremos una manera de tratar con usted». 

En pocas palabras, eso consistiría en reunir «a sus activistas por la independencia, activistas por la democracia, estudiantes que causan problemas y los llevan al continente para ser sentenciados». Después de eso, Li preguntó: «¿Quién se atrevería a oponerse a nosotros?» 

Al menos 10 personas ya han sido arrestadas en Hong Kong bajo la nueva ley , y los funcionarios chinos dijeron que podrían ser juzgados en los tribunales de China continental. 

El PCCh afirma abiertamente que Taiwán es parte de China y nunca abandonó la amenaza de utilizar la violencia de estado para apoderarse de la isla. El propio presidente, Xi Jinping, en un discurso publicado por diversos medios a comienzos de 2019, declaró que tomaría “todas las medidas necesarias” para absorber la isla.

Según informó el Washington Post, se ha especulado considerablemente en China que Xi quiere resolver «la cuestión de Taiwán» en algún momento cerca de julio del próximo año. Li dijo que la promulgación de la ley de seguridad la semana pasada básicamente confirmó esa teoría. «En algún momento alrededor de 2021 definitivamente vamos a liberar a Taiwán» expresó Li.

Nueva Ley de Seguridad de Hong Kong

Las críticas argumentan que la ley limita severamente la libertad de expresión en Hong Kong, permite a las autoridades aprehender sospechosos de Hong Kong y juzgarlos en China Continental, donde abundan las denuncias sobre la inexistencia de derechos mínimos de expresión. Además establece la creación de una especie de policía secreta, que actuaría directamente bajo las órdenes de del PCCh, colocando al territorio bajo las mismas reglas autoritarias de China Continental.

La ley fue aprobada en secreto por el Comité Permanente del Congreso Nacional del Pueblo en Beijing y firmada por el presidente Xi Jinping antes de que la gente en Hong Kong hubiera visto el texto. La ley define como delitos punibles: «secesión, subversión, organización y perpetración de actividades terroristas, y colusión con un país extranjero o con elementos externos para poner en peligro la seguridad nacional». El artículo 29 de la mencionada ley, manifiesta específicamente permitir el enjuiciamiento de cualquier persona «que provoque odio por medios ilegales entre los residentes de Hong Kong» hacia los gobiernos de Beijing o Hong Kong. 

El presidente Trump, entre otros, ha estado señalando durante mucho tiempo, que la nueva ley de seguridad no defenderá los derechos humanos y la democracia en Hong Kong.

Últimas