El régimen de Nicolás Maduro, desesperado por detectar posibles casos de coronavirus (COVID-19), estableció decenas de puntos itinerantes en Caracas para realizar pruebas rápidas. Las personas que salen positivo son inmediatamente «secuestradas» y llevadas a hoteles donde son hacinadas y obligadas a compartir habitación con desconocidos. Aunque el resultado de la prueba no es nada confiable, estas personas no son tratadas como pacientes, sino como presos.

La tiranía de Maduro, de la mano de la Fuerza Armada Nacional (FAN), milicianos y paramédicos «pescan» a personas en las calles y les realizan las cuestionadas pruebas rápidas. Al acumular un buen número de personas con resultado supuestamente positivo, los trasladan en autobuses a hoteles de bajo presupuesto; allí los encierran durante aproximadamente siete días mientras les realizan las pruebas confirmatorias (PCR) de coronavirus. Si la persona da negativo es liberada, si da positivo entonces empieza a recibir el tratamiento.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

«No me permitieron buscar ropa, ni hablar con mis hijos, al dar un falso positivo me obligaron a alojarme en un hotel con otras dos personas en una habitación. Allí le pasaron llave a las puertas y teníamos prohibido salir, estábamos presos», denunció uno de los «pacientes», que tras siete días de secuestro fue liberado debido a que su prueba confirmatoria dio negativo.

Se trata de un hotel ubicado en el municipio Libertador. El recinto fue tomado por el régimen y obligaron a su propietario a disponer de un porcentaje de habitaciones para presuntos pacientes con COVID-19. El otro porcentaje de las habitaciones es para el alquiler normal. El alojamiento va por cuenta del hotel, a los propietarios les obligan a tener personal mínimo para servicio del restaurante y así dar comida a los nuevos «huéspedes» secuestrados.

«Todos los días llegaba un médico a entrevistarnos y a hacer seguimiento a nuestra historia médica. Nos impidieron tomar medicamentos de cualquier tipo hasta confirmar el resultado real de las pruebas confiables. Hay personas que tienen más de siete días esperando a que se les haga la PCR y que se mantienen allí sin poder ir a sus hogares», reveló la fuente.

«Me obligaron a dormir en la misma cama con personas que no conocía. Toda la logística estaba coordinada por personal de las comunas; además estábamos vigilados por milicianos y algunos soldados», denunció. «Pese a que estuve retenido en el hotel, me permitieron recibir ropa, artículos de higiene y hasta comida que llevaron mis familiares, me sentí preso. Lo peor es que no conocí ningún caso que finalmente diera positivo», agregó.

La fuente reveló que en el caso de su hotel había casi un centenar de personas secuestradas. El número se estaría multiplicando en diferentes hoteles y centros de aislamiento en el país. Serían miles los «falsos positivos» retenidos contra su voluntad en Venezuela.

La mentira de las pruebas y las cifras

De acuerdo con las cifras oficiales del régimen Maduro, en las últimas 24 horas se contagiaron 317 personas, con lo cual la cifra de casos confirmados es de 8 010.

Según una fuente del Instituto Nacional de Higiene (INH) de Venezuela, el número de casos ofrecido por el régimen es cierto, sin embargo, el número de pruebas que alardea Maduro no lo es, pues buena parte de ellas son pruebas rápidas y sin confiabilidad. El INH es el único organismo encargado de procesar las PCR de coronavirus y del cual surgen las cifras oficiales que ofrece el régimen.

El dictador ha asegurado que en el país se han practicado más de un millón cuatrocientas mil pruebas, para un total de 47 073 tests por millón de habitantes. Sin embargo, este número no queda en duda, pues la mayoría de las pruebas son rápidas y de baja confiabilidad.

“Nicolás Maduro sigue mintiendo, sigue manipulando la data de casos positivos y la tasa de mortalidad”, indicó el diputado José Manuel Olivares, quien frecuentemente emite informes sobre la situación real del coronavirus en Venezuela. Olivares indicó que, si bien oficialmente en el país han fallecido 71 personas por el virus, su monitoreo en los hospitales refleja otros 59 venezolanos que no han sido incluidos en el registro. Esto elevaría el total de fallecidos en el país por el virus a 130, para una tasa de mortalidad un 2 % mayor a la reflejada por el régimen.

Recientemente, la Organización de Naciones Unidas desmintió al régimen de Maduro y reveló que el 97,7 % de los test de coronavirus que realiza Venezuela son defectuosos.

Fuente: Panam Post.

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas