El régimen chino elevó su alerta de respuesta a las inundaciones el 12 de julio, después de anunciar que 27 provincias se vieron afectadas por fuertes tormentas que continúan causando estragos.

Mientras tanto, a lo largo de miles de millas del río Yangtze, los niveles de agua superaron los niveles de alarma.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El 12 de julio, las personas en la ciudad de Wuhan —donde estalló el virus del PCCh— usaron sacos de arena para aumentar y reforzar las riberas de los ríos, mientras algunas áreas del río Yangtze alcanzaron los 94 pies (28.76 metros), más de 15 pies (4.57 metros) por encima del nivel del suelo de la ciudad.

Lea también: “Ofrendas sangrientas”: El temible secreto de la longevidad de los líderes comunistas chinos

Las autoridades estimaron que el nivel del río podría aumentar a más de 95 pies (unos 29 metros) para el 14 de julio, es decir, unos 16 pies (casi 5 metros) sobre el nivel del suelo.

Varias ciudades en la cercana provincia de Jiangxi fueron casi sumergidas por las inundaciones.

Mientras tanto, la ciudad de Tangshan, en el norte de China, experimentó un terremoto de magnitud 5.1 a las 6:38 a.m. del 12 de julio. Los temblores dañaron edificios que estaban hechos de material de baja calidad. Ese día, los condados de Luchun en la provincia de Yunnan, Zoige en la provincia de Sichuan y Wushan en la ciudad de Chongqing también sufrieron terremotos de magnitud 4.4, 4.0 y 3.0, respectivamente.

Las autoridades anunciaron que millones de ciudadanos fueron desplazados de sus hogares, y que hay al menos 141 personas muertas o desaparecidas. Pero dada la historia del régimen chino de ocultar información, los expertos temen que los números reales sean mucho más altos.

Hace 40 años Tangshan había sufrido también un terremoto donde murieron 240.000 personas por la inacción del PCCh (Partido Comunista chino), que no tomó ninguna medida de ayuda a los ciudadanos hasta casi dos días después del de ocurrido el sismo.

Jiangxi enfrenta ruptura de diques

La provincia de Jiangxi, en el sur de China, emitió su advertencia de inundación más alta el 11 de julio después de que las ruptura en el muro de contención causara la inundación de varios condados.

El 12 de julio, el medio estatal CCTV informó que de los 1580 millas (2545 kilómetros) de riberas de ríos o lagos de Jiangxi, 1400 millas (2242 kilómetros) habían alcanzado sus niveles de alerta.

Lea también: Exmiembro del Partido Comunista chino vaticina el peor de los escenarios para China en medio de la pandemia

Los ríos locales en Jiangxi, como los ríos Rao, Xin, Xiu y Chang, también se han inundado desde el 6 de julio.

Particularmente en Poyang, el lago de agua dulce más grande de China, los niveles aumentaron a un ritmo sin precedentes.

“El nivel del agua del lago Poyang ha aumentado en más de 53 centímetros (1.74 pies) cada día en los últimos tres días”, según el informe que cita a Xu Weiming, experto principal en control de inundaciones en la provincia. “Ahora está de más de dos metros (6.56 pies) por encima del nivel de alarma”.

El 11 de julio, el jefe del Partido Comunista Chino de la provincia, Liu Qi, anunció que la provincia había entrado en preparativos de “tiempos de guerra”. Liu pidió a la provincia que se preparara para “fuertes inundaciones” y “una gran catástrofe”.

El 12 de julio las autoridades locales de los municipios de Mianchuan y Jiangxinzhou de la ciudad de Jiujiang ordenaron a los residentes: “Las personas mayores, los niños y los residentes enfermos deben abandonar sus hogares hoy… Los otros prepárense para partir en cualquier momento”.

El 10 de julio, las autoridades del municipio de Jiangzhou, también ubicado en Jiujiang, emitieron un llamado en las redes sociales a los trabajadores migrantes de entre 18 y 60 años para ayudar con los esfuerzos por el desastre, citando una grave falta de manos para reforzar las represas.

La devastación ha sido abrumadora para las empresas locales.

“3000 toneladas de té se convirtieron en basura después de quedar sumergidas en el agua de la inundación durante una noche”, dijo el Sr. Zheng, propietario de una fábrica de té en el condado de She, en la provincia oriental de Anhui, en un video de redes sociales posteado el 10 de julio.

Zheng dijo a la prensa estatal Beijing News que le preocupaba no poder compensar a los más de 1000 productores de té que le suministraron las hojas de té.

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas