El pulso político que se viene dando entre Washington y Beijing ha subido de nivel luego de que el pasado fin de semana el Departamento de Estado de EE. UU. publicara una alerta dirigida a los ciudadanos estadounidenses en China por el riesgo que corren de ser arrestados arbitrariamente, mientras que el régimen chino dio a conocer sanciones contra dos altos funcionarios del gobierno estadounidense.

Recientemente el portavoz de Asuntos Exteriores de China, Hua Chunying, indicó que las sanciones contra los senadores republicanos Marco Rubio y Ted Cruz se aplicarían a partir de hoy lunes aunque no se conocieron detalles sobre lo que implicaría dicha medida, informó The Guardian.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

La escalada en las tensiones que se cierne entre ambos países se viene presentado por una variedad de temas que involucran la acusación por parte de EE. UU. al régimen chino ante el mal manejo de la pandemia del virus PCCh (Partido Comunista chino), la polémica ley de seguridad impuesta en Hong Kong, o las reiterativas denuncias hacia China por violaciones a los derechos humanos.

Por otro lado, según ha dado a conocer Newsweek, la advertencia que fue emitida el fin de semana por el Departamento de Estado de cara al deterioro de las relaciones entre ambos países, detalló que el régimen chino estaría buscando “la aplicación arbitraria de las leyes locales para fines distintos al mantenimiento de la ley y el orden”, en relación con la posible detención de estadounidenses en suelo chino.

El comunicado revela que la aplicación de las leyes podrían incluir arrestos, detenciones y “prohibiciones de salida” que anteriormente se habían utilizado para evitar que los estadounidenses abandonaran el país y regresaran a sus hogares, aún cuando no habían sido detenidos ni acusados formalmente bajo ningún cargo o delito.

“Los ciudadanos estadounidenses pueden ser detenidos sin acceso a servicios consulares de EE. UU. O información sobre su presunto delito”, detalló el comunicado emitido por el Departamento de Estado estadounidense.

“Los ciudadanos pueden ser sometidos a interrogatorios prolongados y detenciones prolongadas por razones relacionadas con la ‘seguridad del estado’, acotó el informe publicado a través del portal web de la Oficina de Seguridad Diplomática, que hace parte del Departamento de Estado.

Entre las últimas medidas asumidas por ambos países está la restricción de las visas a funcionarios estatales. Por parte de Estados Unidos argumentando las reiterativos impedimentos del régimen chino para esclarecer la situación de violación de derechos humanos en el Tibet y en otras regiones como Xinjiang contra las minorías étnicas uigures, o la ya conocida represión que han sufrido los practicantes de la milenaria disciplina de la escuela Buda, Falun Gong, a lo largo y ancho del territorio chino.

Mientras tanto el régimen chino viene adoptando sanciones similares en respuesta a EE. UU., condenando su intromisión en los asuntos internos de China.

Las preocupaciones sobre la nueva ley de seguridad de Hong Kong

Entre tanto, el anuncio del Departamento de Estado sobre detenciones irregulares se presenta luego de que el gobierno central de Beijing impusiera la polémica ley de seguridad en Hong Kong, la cual, según el artículo 38 de la misma, tiene el poder de juzgar a ciudadanos fuera de Hong Kong, incluso quienes no son residentes.

Al respecto, abogados y activistas chinos han señalado que el régimen chino podría usar la jurisdicción extraterritorial para silenciar a sus críticos y a quienes abogan por los principios democráticos en todo el mundo.

Acorde a lo informado por The Guardian, en el último informe publicado por el Departamento de Estado de EE. UU. no se especificaron los motivos que provocaron la alerta sobre posibles detenciones, pero se dejó claro que las críticas dirigidas al régimen chino, incluso las que circulan en comunicaciones privadas podrían usarse en contra de los ciudadanos extranjeros.

Ante las medidas tomadas por Beijing, tanto Australia como Canadá emitieron alertas de viaje hacia el país asiático producto de los temores que genera los arrestos arbitrarios que podrían enfrentar los ciudadanos extranjeros, según lo dicta la nueva ley de seguridad impuesta en Hong Kong. 

Por: César D. Múnera

Le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas