Traducido de Reuters por Tierrapura.org

La administración Trump planea desechar pronto un acuerdo del 2013 entre las autoridades de auditoría de Estados Unidos y China, dijo un alto funcionario del Departamento de Estado, un paso que podría presagiar una mayor represalia a las empresas chinas que cotizan en la bolsa de valores de Estados Unidos por eludir las reglas estadounidenses de divulgación de la información.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

El acuerdo, que estableció un proceso para que un organismo de control de auditoría estadounidense buscara documentos en casos de aplicación de la ley contra auditores chinos, fue inicialmente acogido como un gran avance en los esfuerzos de Estados Unidos para obtener acceso a información financiera china rigurosamente protegida y otorgó una marca de legitimidad a los reguladores chinos.

Lea también: TikTok bajo la lupa: así espía la aplicación china a millones de usuarios en el mundo

Sin embargo, el organismo de control, conocido como el Consejo Público de Supervisión Contable de Empresas Públicas (PCAOB; su sigla en inglés), se ha quejado desde hace mucho tiempo de que China no ha respondido a las solicitudes, lo que significa que no ha tenido acceso a las auditorías de las empresas chinas que comercian en las bolsas de los Estados Unidos.

La falta de transparencia ha llevado a los funcionarios de la administración a sentar las bases para salir pronto del acuerdo, según Keith Krach, subsecretario de crecimiento económico, energía y medio ambiente, en una señal de que el PCAOB renunciará a sus esfuerzos por obtener información de los chinos.

«La acción es inminente», dijo Krach el lunes en una respuesta a las preguntas por correo electrónico. «Este es un asunto de Seguridad Nacional porque no podemos seguir permitiéndonos poner en riesgo a los accionistas americanos, poner a las compañías americanas en desventaja y permitir que se erosione nuestra preeminencia de ser el estándar de oro de los mercados financieros».

Otro funcionario de la administración y tres ex funcionarios de la Casa Blanca dijeron que se estaba considerando la posibilidad de rescindir el memorando de entendimiento, y añadieron que la Casa Blanca estaba involucrada en las discusiones.

La Casa Blanca se negó a hacer comentarios, mientras que la Embajada China en Washington y el PCAOB no respondieron inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

Lea también: Las sanciones de la Administración Trump golpean a Huawei ralentizando sus ingresos

No está claro cuándo o cómo la administración revocaría el acuerdo, que requiere un aviso de 30 días por cualquiera de las partes, y su terminación no amenazaría directamente la condición de empresas chinas que operan en las bolsas de los Estados Unidos. Entre algunas de las mayores empresas chinas que comercian en los Estados Unidos están Alibaba Group Holding Ltd (BABA.N) y Baidu Inc. (BIDU.O).

Pero las discusiones sobre la revocación son una señal de la creciente frustración de las autoridades estadounidenses por la falta de transparencia de las empresas chinas que están ampliamente sostenidas por inversores estadounidenses, lo que podría llevar a una represión más directa. También se produce en medio de las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China por el manejo del coronavirus por parte de Beijing y su intento de limitar las libertades en Hong Kong.

En mayo, la administración presionó con éxito a una junta independiente que supervisa un fondo de pensiones internacional de 40.000 millones de dólares para empleados federales para que detuviera los planes de seguimiento de un índice que incluye a las empresas chinas, citando «los riesgos para los inversores derivados de la inadecuada divulgación de información sobre los inversores y las protecciones en virtud de la legislación china».

A principios de junio, el Presidente Donald Trump asignó a un grupo de funcionarios, entre ellos Jay Clayton, presidente de la Comisión de Valores y Bolsa, que supervisa el PCAOB, para que recomendaran medidas en un plazo de 60 días para proteger a los inversores estadounidenses «del fracaso del gobierno chino en permitir que las empresas registradas para auditorías por el PCAOB cumplan las leyes de seguridad de los Estados Unidos».

«YA ERA HORA”

La semana pasada, el presidente del PCAOB, William Duhnke, dijo que no veía «ninguna perspectiva» de poder hacer adecuadamente su trabajo de supervisión de las declaraciones y de prevención del fraude contable en China.

La presión también está aumentando desde el Congreso, con el Senado dirigido por los republicanos aprobando un proyecto de ley que, si es aprobado por la Cámara de Representantes dirigida por los demócratas y firmado como ley, prohibiría que los valores de cualquier empresa extranjera se coticen en cualquier bolsa de valores de EE.UU. si no ha cumplido con las auditorías del PCAOB durante tres años consecutivos.

El senador republicano Marco Rubio, dijo que ya “era hora» para que la administración tomara «medidas decisivas» sobre el tema como lo ha hecho el Senado.

Lea también: Exmiembro del Partido Comunista chino vaticina el peor de los escenarios para China en medio de la pandemia

«Además de poner fin a este memorando de entendimiento, que permite a las empresas chinas desafiar abiertamente las leyes y reglamentos de EE.UU. para la transparencia financiera y la rendición de cuentas, debemos abordar la explotación del Partido Comunista Chino de los mercados de capital de EE.UU., que es un riesgo claro y continuo para la economía y la seguridad nacional de EE.UU.», dijo en una declaración a Reuters.

Pero algunos inversionistas estadounidenses han expresado su preocupación de que tales medidas del Congreso podrían impedirles acceder a oportunidades de inversión de alto rendimiento que permanecerían abiertas a los inversionistas de otros países.

La misma China pudo haber ayudado a impulsar la última campaña de Washington para ejercer su influencia en las auditorías mediante la modificación de una ley de valores en marzo para prohibir que cualquier persona china comparta cualquier documento relacionado con los valores con organismos reguladores en el extranjero sin la aprobación de la autoridad reguladora de valores bajo el consejo de estado.

Pero los límites del Memorando de Entendimiento eran visibles desde mucho antes, según las cifras de la industria. El acuerdo, que no es jurídicamente vinculante, no permite al PCAOB realizar inspecciones de las empresas de contabilidad chinas y permite explícitamente a cada una de las partes denegar las solicitudes de documentos si violan la legislación nacional o el interés nacional.

«El memorando de entendimiento representa un enorme agujero en las protecciones de los inversores estadounidenses, a la vez que proporciona el marco para el fraude sistémico chino», dijo Kyle Bass, gerente de fondos de cobertura y crítico vocal de China. «Es desmesurado que Estados Unidos siga permitiendo a las empresas chinas recaudar trillones de dólares de los inversores estadounidenses evitando cumplir con las normas básicas de valores y auditoría de Estados Unidos».

Te recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas