Luego del fracaso de los 17 días de cuarentena estricta en el AMBA, el gobierno finalmente comenzó a ceder y anunció un proceso de reapertura gradual a partir del 18 de julio, titulado como «cuarentena intermitente».

En medio de un descontento generalizado por una estricta cuarentena que hoy cumple 121 días –la más larga del mundo– pero que no ha solucionado en lo más mínimo el nivel de contagios, el presidente Alberto Fernández, junto al jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador Axel Kicillof, dio una conferencia de prensa desde la Quinta de Olivos, donde explicó cómo seguirá la impopular cuarentena.

Lea también: [CONFERENCIA ONLINE DÍA 20/07] Desenmascarando La Pandemia: Comunismo, Virus PCCh y el Futuro de la Humanidad

En el anuncio, se especificó que a partir del 18 de julio, el país entera empezará un proceso de «cuarentena intermitente«, en el que se tratará de ir saliendo gradualmente del aislamiento obligatorio, pero pudiendo volver a fases inferior y más estrictas de ser necesario si el nivel de contagios de dispara.

Para cualquier argentino esto suena muy raro; los casos nuevos de coronavirus ya están «disparados», con 3.624 casos nuevos en las últimas 24hs y más de 114.000 infectados. La cuarentena estricta de 17 días no funcionó, y el foco de contagio pasó de CABA a la Provincia. Si era tan necesario hacer cuarentena desde marzo hasta junio, también lo debería ser ahora; esta inconsistencia indica un gran nivel de desmanejo y descoordinación de parte del gobierno.

Entre el 18 de julio y el 2 de agosto vamos a tratar de ir volviendo a la vida habitual en forma escalonada”, acertó el presidente.

De esta manera, Fernández anunció una flexibilización de la cuarentena, hacia una Fase 3 en todo el país, a partir de mañana en PBA y a partir del lunes en CABA, pero que si se complica la situación epidemiológica, se volverá a un confinamiento más rígido. «Todo lo que estamos haciendo ahora es para tratar de volver a la normalidad… todo tiene la precariedad que nos impone la pandemia. Si hay que volver atrás, volveremos para atrás», dijo el mandatario.

Lea también: 40 expertos cuestionaron a los infectólogos que asesoran a Alberto Fernández

Una rápida mirada a la curva de contagios demuestra el rotundo fracaso de la política sanitaria del gobierno. A pesar de haber puesto a la economía al borde del colapso para aplanar la curva, los contagios siguen creciendo de manera exponencial y se terminó cualquier indicio de que una cuarentena estricta a esta altura es capaz de achatar la evolución de nuevos casos.

Mientras otros países hicieron un balance entra la economía, cuidar el empleo, el bienestar social de las personas y la salud pública, este gobierno eligió ponerle todas sus fichas a la salud, y se terminó quedando sin salud ni economía.

Por su parte, Larreta anunció que su plan será aun más gradual que el del resto del país, con 6 pasos a cumplir antes de reabrir completamente.

El mandatario indicó que el primer paso contará con la reapertura de los comercios barriales. Además, por primera vez desde que comenzó la pandemia, volverán a funcionar peluquerías y se reanudarán servicios profesionales, como abogados y psicólogos privados. Se «priorizarán» las actividades al aire libre y habrá más días para paseos recreativos de los chicos. 

Las escuelas continuarán cerradas, aunque se está analizando una vuelta a clases presenciales antes de fin de año. En una frase derrotera aseguró que “nos tenemos que acostumbrar a convivir con la enfermedad”.

Volverán a haber «salidas deportivas«, a correr o entrenar, de 18hs a 10 a.m. Se aclaró que el uso de barbijo no es obligatorio para correr (ni tampoco se recomienda), aunque si para ir hasta el lugar donde se realizará la actividad física.

NO se reanudarán las actividades religiosas comunitarias, la misa deberá seguir en forma virtual aunque se podrá asistir a iglesias y templos para «rezo individual», con hasta 10 personas al mismo tiempo en el establecimiento y el uso del tapabocas en todo momento.

A pesar de que el caso de la provincia bonaerense es mucho más preocupante que el de CABA, con una tasa de contagios varias magnitudes mayor que la porteña pero con una capacidad hospitalaria comparativamente menor, Kicillof adelantó que a partir el lunes que viene reabrirán casi todas las empresas del Gran Buenos Aires, en especial las fábricas.

Se espera que el miércoles arranquen los comercios barriales en la Provincia y el otro lunes se reanuden las actividades profesionales; muy distinto a la secuencia en CABA, a pesar de que Larreta y Kicillof hayan supuestamente trabajado juntos en este plan.

Lea también: Informe: Bolsonaro lleva a Brasil a la recuperación económica

Kicillof, a pesar de haber hablado mucho diciendo muy poco, indicó que en realidad cada caso de reapertura será consensuado con los intendentes. Por lo que si algunos municipios optan por seguir oprimiendo a la población con estrictas cuarentenas, podrán hacerlo.

Acompañaron al mandatario en el anuncio en Olivos el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof. Por videollamada estuvieron los gobernadores Arabela Carreras de Río Negro, Jorge Capitanich de Chaco y Gerardo Morales de Jujuy.

Fuente: La Derecha Diario

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas