Aprovechando las recesión económica que se presenta en medio de la pandemia, el Partido Comunista chino presiona a los cristianos de bajos ingresos en China a perder su fe o renunciar a las ayudas de bienestar social.

Según informó la revista de derechos humanos, Bitter Winter, el acceso a los beneficios sociales se ha vuelto cada vez más restringido para las comunidades cristianas que han visto afectada su economía por la pandemia, dado que ahora para poder acceder a la asistencia del régimen, deber renunciar primero a su fe.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

En el pasado mes de abril, en la ciudad de Linfen, al norte de la provincia de Shanxi, el gobierno pidió a todos los funcionarios de las ciudades locales, eliminar los símbolos religiosos e imágenes de los hogares de quienes profesan la fe cristiana que reciben pagos de asistencia social, cambiandolos por imágenes de los dictadores chinos Mao Zedong y Xi Jinping.

Lea también: 20 de julio: se cumplen 21 años de genocidio a practicantes de Falun Dafa en China

Un miembro de una iglesia permitida por el régimen chino dijo a Bitter Winter que, durante el mes de abril, los funcionarios que visitaron la ciudad de Linfen “derribaron todas las cuñas religiosas y un calendario con una imagen de Jesús… y colocó un retrato de Mao Zedong en su lugar”.

“Los hogares religiosos empobrecidos no pueden recibir dinero del estado por nada; deben obedecer al Partido Comunista por el dinero que reciben”, dijo el hombre recordando lo que le había dicho un funcionario del PCCh.

El mismo mes de abril el gobierno municipal en la ciudad de Xinyu, en la provincia sudoriental de Jiangxi “retiró un subsidio de vida mínimo para cristianos discapacitados y una asignación mensual por discapacidad de 100 RMB (alrededor de $ 14)”, de acuerdo con Bitter Winter.

Según lo recogido por Breitbart News, Una madre que vive en la ciudad de Weihu, provincia de Henan, indicó que el régimen chino canceló el mes de abril la ayuda social que recibían sus dos hijos, tras haberse negado a firmar una declaración renunciando a su fe y a destruir todos los símbolos religiosos de su casa.

De acuerdo con el medio citado en 2017, el PCCh amenazó con retener los paquetes de asistencia a la pobreza de los cristianos rurales, si no reemplazaban la iconografía religiosa en sus hogares y lugares de culto con imágenes de los líderes del Partido Comunista, como Xi Jinping.

En China no es posible hablar de libertad religiosa dado que el Partido Comunista chino, bajo la doctrina del ateísmo, impone la idea de una sociedad secularizada que sólo se rige por las directrices del régimen. 

Lea también: Usan a los empleados de una farmacéutica para probar la vacuna contra el virus de Wuhan

En cuanto a los cristianos, solo es posible que los creyentes se afilien a la Iglesia Patriótica de Tres Autores, la cual está regulada por los parámetros del PCCh. De acuerdo con Christian Post, el año pasado las autoridades chinas clausuraron varias iglesias conocidas, como la Iglesia Rongguili en Guangzhou, la Iglesia Xunsiding en Xiamen y la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana de 5.000 miembros en Chengdu.

Otras religiones como el budismo, el taoísmo o el Islam así mismo son reprimidas y su capacidad de acción dentro de China es muy limitada. Particularmente la milenaria disciplina de la escuela Buba conocida como Falun Gong, desde el 20 de julio de 1.999 se ha convertido en blanco de brutales persecuciones hasta la actualidad, suscitando la preocupación de expertos en derechos humanos a nivel internacional.

En cuanto a la cruzada del régimen chino por remover los símbolos cristianos no ha cesado. La International Christian Concern informó el pasado 7 de julio, que varios funcionarios del gobierno trasladaron grúas hasta la provincia de Zhejiang para derribar por la fuerza las cruces de dos iglesias aprobadas por el estado.

César Munera

Le recomendamos:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas