Mientras se plantea un ambiente político cada vez más tenso entre la Unión Europea y el régimen chino, todo indica que el retiro de la canciller alemana Ángela Merkel tendría un efecto decisivo en esa relación de alto impacto internacional.

Ángela Merkel se ha constituido en la más firme aliada del Partido Comunista de China (PCCh) en Occidente, tal como lo demuestran los 12 viajes que efectuó al país asiático, según reseña el medio South China Morning Post del 25 de julio. 

SÍGUENOS EN TELEGRAM

«Ella es una fuerza muy poderosa detrás de esto», dijo Max Zenglein, economista jefe del Instituto Mercator de Estudios sobre China (Merics) en Berlín. «Solo hay que ver cuántas veces ha estado en China para fomentar la relación, esto fue visto como una cuestión muy importante en la creación del legado de ella».

A pesar de los fuertes lazos económicos que unen a la UE y al régimen chino las discrepancias se han hecho cada vez más notorias en los últimos años, como lo describe Zenglein.

“Cada vez hay más conciencia en la UE de que China [PCCh] no ha cumplido muchos de sus compromisos anteriores, que es un competidor estratégico y que, en el mejor de los casos, es un socio cuestionable”, relató Zenglein en Nikkei Asian Review. 

“Este replanteamiento comenzó en 2017, después de que se hiciera demasiado evidente que el sistema económico y político de China se había vuelto cada vez más incompatible con los valores de la UE”, agregó Zenglein.

Si a este panorama se agregan los conflictos que en este año han hecho crecer la desconfianza de muchas naciones en el régimen chino, la situación futura de las relaciones entre este y la UE se torna aún más incierta.

En este sentido, el establecimiento del tratado comercial entre la UE y el régimen chino, que se negocia desde hace años, podría significar el fortalecimiento de su relación, o un mayor debilitamiento en caso de que no se concrete.

«Si esas negociaciones fracasan – como muchos esperan ahora – entonces es probable que la UE cambie a una agenda de refuerzo con China, utilizando los medios a su disposición de una manera más robusta de lo que hemos visto hasta ahora», dijo Andrew Small, un experto en las relaciones entre la UE y China en el centro de estudios del German Marshall Fund.

Potencias como Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Australia han cambiado notoriamente sus posiciones frente al PCCh, y aunque con renuencia, la UE sigue la misma senda adversa al régimen chino.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, se expresó en este sentido.

«No solo estamos descubriendo hoy que China es un país comunista con un régimen autoritario. Lo que es nuevo es que Beijing se ve a sí mismo como una potencia mundial y está actuando como tal”, aseguró Borrell para luego añadir: «Occidente fue ingenuo con respecto a China; pensamos que con el aumento del comercio habría un cambio». 

Bajo estas circunstancias, Angela Merkel parece seguir respaldando al PCCh.

«Me cuesta ver algún progreso en Merkel para que se dé cuenta de este cambio», dijo Zenglein en Merics. «Creo que todavía está atascada en este sentido pasado de optimismo sobre cómo evolucionará China como socio de Europa, y [ella] no se ha adaptado adecuadamente a la nueva realidad… y es muy posible que los líderes chinos estén apostando por esto para sellar un acuerdo».

No obstante, algunos consideran que a su retiro sea el presidente francés Emmanuel Macron el que salga fortalecido, y posiblemente aleje aún más al régimen chino de Europa, dadas la alusiones desfavorables que ha emitido sobre este. 

«Debemos tener cuidado con cualquier estrategia china que pueda explotarnos», y «el control de las rutas marítimas, los cables, la infraestructura y el transporte en Europa: [la intervención del PCCh en] esto no es compatible con nuestros intereses”, habría dicho Macron, de acuerdo con South China Morning Post, citando al libro The Last President of Europe, escrito por William Drozdiak.

“La política china en este contexto es hegemónica, y debemos retroceder», estas expresiones de Macron marcarían un enfriamiento en las relaciones con el régimen chino, de no concretarse el tratado comercial sobre el que trabajan las dos potencias, y ante el retiro de Merkel, luego de 15 años de liderazgo en Europa y apoyo al PCCh.

Por José Hermosa

También le puede interesar:

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas