Traducido de Revolver por TierraPura.org

Una conspiración de silencio por parte de los funcionarios de la salud, economistas, políticos y periodistas esconde lo que se ha vuelto criminalmente obvio: el cierre para combatir el coronavirus de los últimos cinco meses es la opción política más devastadora desde la Segunda Guerra Mundial. La distopía del cierre por el COVID-19 ha sido muy buena para los intereses de la clase dirigente, por supuesto, ya que ha llegado a lo que un destacado analista financiero ha llamado «el mayor despliegue de poder de la historia». Dejando a un lado la ominosa posibilidad de que el despliegue del poder con el COVID-19 constituya uno de los mayores crímenes de lesa humanidad, aparte de la guerra o el genocidio, exploraremos más generosamente la posibilidad de que haya sido «meramente» el mayor acto de incompetencia criminal de la historia moderna.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Según un análisis publicado recientemente por el medio Revolver, el confinamiento por coronavirus pueden haber salvado hasta 750.000 años de vida, pero a cambio destruyeron 18,7 millones de años de vida, gracias a las consecuencias a largo plazo de la pobreza, los problemas de salud, los suicidios, el uso indebido de sustancias y otros factores que se infligen a la población debido a una economía más débil y a la inestabilidad laboral a largo plazo.

El nuevo e innovador estudio publicado por Revolver, concluye que la cuarentena por el COVID-19 son diez veces más mortales que el mismo virus en términos de años de vida perdidos por los ciudadanos estadounidenses.

Hasta este momento no existía un análisis simple y riguroso que transmitiera de forma precisa y definitiva los verdaderos costos del confinamiento . Por consiguiente, Revolver se propuso realizar un estudio para hacer precisamente eso: cuantificar finalmente el daño neto de la cuarentena en términos de una métrica conocida como «años de vida». 

En pocas palabras, hemos recurrido a los estudios económicos existentes sobre los efectos del desempleo en la salud para calcular una estimación de cuántos años de vida se habrán perdido debido a los cierres en los Estados Unidos, y lo hemos sopesado con una estimación de cuántos años de vida se habrían salvado. Los resultados son asombrosos y sugieren que los bloqueos terminarán costando a los estadounidenses diez veces más años de vida de los que salvarán del virus mismo.

De alguna manera, incluso el cálculo reciente del medio Revolver sobre el daño por los bloqueos es muy bueno. El cálculo solo tenía en cuenta el costo económico de los cierres, pero no el psicológico real. Los meses de estar encerrado, sometido a una prensa histérica, casi seguro que causó más daño a la salud mental que una recesión normal. La evidencia de eso ya se está acumulando:

La cantidad de estadounidenses que reportan síntomas de ansiedad es el triple que en esta época el año pasado. El CDC (Centro para el Control y prevención de enfermedades) reportó que el 11% de los adultos encuestados habían considerado seriamente el suicidio en los últimos 30 días. El estudio demostró que «el 19% de los hispanos reportaron tener ideas suicidas» y «el 15% de los negros informaron tener pensamientos suicidas». En cuanto a los adultos jóvenes, el Dr. Robert Redfield, director de los CDC, dijo: «Estamos viendo, tristemente, muchos más suicidios ahora que muertes por [Covid-19]».

La presidenta de la Junta de Cook County, Illinois, Toni Preckwinkle, informó que «más afroamericanos» en su condado «han muerto por suicidio este año que durante todo el año 2019». Lo más notable es que hay un aumento de los suicidios entre los jóvenes. Preckwinkle compartió un dato sombrío: «2020 está a punto de ser el peor año para los suicidios en la comunidad negra en una década».  

Los cálculos de Revolver consideraban que el bloqueo en Estados Unidos podría, al menos, haber salvado a la gente de morir de un coronavirus, pero incluso eso está lejos de ser cierto.Por cabeza, Estados Unidos tiene un poco menos de muertes que Suecia, el líder en respuestas no intervencionistas al virus. Pero en Suecia, la pandemia de coronavirus está esencialmente erradicada, con solo unos pocos cientos de casos al día y muertes casi inexistentes. En América, cientos siguen muriendo cada día. Independientemente de la política que el país elija a partir de este momento, parece muy probable que, al final, los Estados Unidos tengan más muertes per cápita que Suecia. Es totalmente posible que, a través de mecanismos que aún no se entienden del todo, la ola de cierres de marzo y abril de 2020 haya aumentado sustancialmente la propagación del coronavirus y haya causado más muertes de las que se habrían producido de otro modo.

Asimilemos eso por un momento: En los últimos cinco meses, destruimos la economía, arruinamos millones de vidas y devastamos las libertades civiles fundamentales, para aplicar políticas que muy bien podrían haber empeorado el coronavirus.

En Francia, los líderes han prometido que no habrá nuevos bloqueos incluso si se desata una segunda ola de virus. El presidente Emmanuel Macron dijo que los estudiantes volverían a la escuela, de manera presencial, el 1 de septiembre, con o sin virus, y eso es exactamente lo que pasó. Solo se necesita una investigación rápida para confirmar que esta es la política correcta. Los niños no corren ningún riesgo de contraer un coronavirus, y son los menos propensos a propagarlo

En Estados Unidos, sin embargo, la histeria persiste. Las escuelas públicas de Chicago comenzarán el año online. También lo harán la mayoría de las escuelas de Los Ángeles y otras ciudades. En Arizona, los maestros frenaron una reapertura planeada fingiendo estar enfermos, y las autoridades accedieron. Aquí no hay absolutamente ningún debate: esta es una política horrible. Y aún así persiste, al igual que las estrictas regulaciones en restaurantes, tiendas de venta al por menor, y en otras áreas de la vida diaria.

Lo que hace que estos errores sean más grandes es cuánto tiempo ha sido evidente que fueron errores. Entrar en pánico ante lo desconocido a principios de marzo era quizás defendible. Pero las muertes por coronavirus en Suecia llegaron a su punto máximo el 15 de abril, y rápidamente disminuyeron desde entonces. Los hospitales del país nunca se vieron colapsados, y nunca estuvieron cerca de estarlo. Fuera de algunas partes de Italia y en los hospitales de pobre servicio de Queens, ese era el caso en todas partes.

En ese momento, no solo estaba claro, sino que era impresionantemente obvio que los bloqueos tenían que terminar. Prevenir un colapso catastrófico del sistema de salud era la única justificación válida para tan severas restricciones. El grito de batalla para todo febrero y marzo fue «aplanar la curva», y fue un buen grito de guerra, porque se basaba en un objetivo razonable: aceptaba que la propagación del coronavirus era inevitable, pero que debía ser frenada a un ritmo que el aparato sanitario pudiera seguir. En su lugar, la clase dominante abrazó un objetivo claramente ridículo: que la vida estadounidense fuera totalmente trastocada y detenida, hasta que el coronavirus fuera completamente destruido. ¿Cómo diablos fue eso sostenible? Unos pocos meses de cierres requirieron préstamos sin precedentes por parte del gobierno federal. El virus en sí ha demostrado ser imposible de contener, y estalla en el momento en que las restricciones disminuyen en cualquier lugar donde aún no se haya extendido.

En cualquier sociedad sana, esto habría obligado a una reevaluación. Pero en Estados Unidos, los delirios se han apilado sobre delirios. Incluso en abril, The New York Times estaba promocionando la necesidad de rastreadores de contacto para contener el virus. Durante todo el verano, el rastreo de contactos fue exagerado como una necesidad crucial antes de que los estadounidenses pudieran siquiera pensar en reanudar su vida ordinaria.

Hace dos semanas, el gobernador de Nueva Jersey, Phil Murphy, admitió lo que cualquiera debería haber sabido desde el principio: «El rastreo de contactos», de una enfermedad respiratoria que se propaga fácilmente y que apenas afecta a la mayoría de los infectados, es desesperante:

Murphy dijo que más de la mitad de las personas contactadas a través del rastreo de contactos se han negado a proporcionar información y «esto es altamente perturbador, por decir lo menos».

Murphy sugirió que la falta de participación en el suministro de información a los rastreadores puede haber ralentizado los esfuerzos por rastrear el virus y, en última instancia, poner en cuarentena a las personas para reducir la propagación.

El número de personas que no contestan la llamada es del 19 por ciento, y el número de personas que no proporcionan contactos es del 52 por ciento, dijo la Comisionada de Salud Judith Persichilli.

En otras palabras, el rastreo fue una pérdida de dinero inútil. La carga diaria de casos nuevos en Nueva Jersey se ha reducido de miles a solo unos pocos cientos, no por el rastreo o los cierres, sino simplemente porque el virus está desapareciendo. Eso es lo que está sucediendo en todas partes. El coronavirus no está ‘siendo vencido’. Simplemente se está convirtiendo en una víctima de su propio éxito.

En términos de salud, esto es inequívocamente algo bueno. Una gran pandemia demostró ser mucho menos mortal de lo que podría haber sido. Muchas menos personas morirán de lo que se temía en un principio. Pero entonces, nuestra atención debe centrarse en la respuesta destructiva y exagerada, que no solo puede haber perjudicado la economía, sino que inauguró un colapso mayor que podría marcar el fin de la condición de Estados Unidos como primera superpotencia mundial.

¿Cómo ocurrió un desastre de esta magnitud? La razón más obvia es la política: desde muy temprano, una respuesta dura, incluso histérica al coronavirus se mezcló con la larga búsqueda para destruir a Donald Trump. Defender las reacciones extremas de figuras como Andrew Cuomo y atacar el deseo de Trump de reabrir el país y revivir la economía se convirtió en la razón de ser de los falsos medios de comunicación. En la era Trump la política ha penetrado en todo, por lo que otras instituciones también se han adelantado. La gran tecnología suprimió los videos contra los cierres en YouTube. Los académicos se apresuraron a investigar la impugnación de la hidroxicloroquina, porque el presidente lo había mencionado. Los funcionarios de salud apoyaron las protestas masivas, porque no hacerlo habría infringido otro imperativo político del establishment.

Pero la política por sí sola no explica lo que pasó. Las decisiones catastróficas que se tomaron reflejan la realidad de quién tiene el poder en la sociedad estadounidense. Nuestros ciudadanos más ricos son oligarcas de la tecnología, que no tenían nada que temer de la «interrupción del mercado» por los cierres. De hecho, se beneficiaron inmensamente. A medida que los restaurantes y las tiendas físicas se desmoronaban, la tecnología llenó el vacío, y la clase propietaria se enriqueció en miles de millones de dólares. Mientras tanto, una porción cada vez mayor de la población estadounidense se ha divorciado de la realidad económica ordinaria. La tasa de participación de la fuerza laboral nunca se ha recuperado a donde estaba antes de la crisis financiera de 2008. Alrededor de 24 millones de estadounidenses trabajan para el gobierno en algún nivel y, por lo tanto, se enfrentan a una presión económica mucho menor que la del sector privado. En el sector privado, los empleados de oficina y los periodistas tenían la mayor libertad de acción para trabajar desde casa. Por lo tanto, una masa crítica de privilegiados estaba en condiciones de exigir cierres prolongados y de vilipendiar a las personas menos poderosas que disentían.

Hemos visto el mismo patrón en otros temas, como la inmigración o las guerras extranjeras: Las personas que establecen la política cosechan los beneficios (mano de obra barata, contratos de defensa importantes  y seguros  de los centros de investigación ) mientras evitan las consecuencias (salarios más bajos, muerte violenta). La gran locura de 2020 no es nada nuevo. Es simplemente el clímax de medio siglo de políticas estadounidenses destructivas, en la que parte superior e inferior se unen para destruir la parte media.

Casi todas las fuerzas poderosas de la vida estadounidense están implicadas en lo que ha sucedido. Revelar la verdad socavaría el poder que han ido acumulando para sí mismos. Así que en vez de eso, quieren ocultar la verdad, a través de las mentiras, la censura y cambiando el tema. Esto no puede ser aceptado o permitido. Los cierres del 2020 muestran que nuestra clase dirigente ha perdido toda su legitimidad y toda reivindicación que pudiera tener sobre la competencia o la protección del «bien mayor». Es hora de que sean sistemáticamente removidos del poder y reemplazados por guardianes talentosos, intrépidos y patriotas dignos de este gran país.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas