El líder evangélico Franklin Graham convocó para hoy una masiva marcha en la capital de Estados Unidos para rezar y pedir por el saneamiento del país, atravesada por el caos y la anarquía de grupos de extrema izquierda que, desde junio y con la excusa del asesinato de George Floyd, están destruyendo ciudades y sociedades enteras.

La «Prayer’s March 2020» fue organizada para ir desde el Lincoln Memorial hasta las escaleras del edificio del Congreso, donde los creyentes pidieron por sostener los valores cristianos, la familia, la vida desde la concepción y por terminar con la agenda socialista que está dividiendo a la Nación.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

La convocatoria resultó masiva y más de 55 mil personas asistieron, con poca preocupación por el COVID-19, a rezar, cantar, y escuchar diferentes discursos de líderes políticos y religiosos.
Como era de esperarse, la marcha estuvo atravesada por una gran componente político en favor de la reelección de Donald Trump, quien ha defendido los valores conservadores como ningún Presidente en los últimos 40 años.

Le recomendamos:

Además, hubo mucha euforia por la nominación de Trump de la jueza Amy Coney Barrett para reemplazar a la ultra-progresista Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema. Barrett es católica, conservadora, miembro de una congregación episcopal y gran referente del movimiento cristiano en Estados Unidos, y planea revertir casi 30 años de malas decisiones por parte de la fallecida jueza Ginsburg en la Corte, en particular en fallos contra el aborto, contra la portación de armas, contra la libertad de expresión y religiosa.

Con la conducción del ex gobernador de Arkansas y gran referente conservador, Mike Huckabee, y la hija de Franklin Graham, Cissie, se presentaron a los principales oradores de la jornada.

Lea también: El 74 % de los californianos rechazan la política de los tratamientos médicos para “niños transgéneros”, según encuesta

Entre varios líderes religiosos también hubo apariciones de fuertes referentes políticos, como la exdiputada republicana Michelle Bachmann, quien pidió por la unidad nacional y por el rechazo de la agenda progresista del Partido Demócrata.

Pero la participación más importante fue la del vicepresidente Mike Pence quien, junto a su mujer, dio un discurso ante decenas de miles de personas en las escalinatas del Lincoln Memorial: «De parte del Presidente, quiero agradecerle a todos por sus oraciones, y les pedimos, recen por todos los que tengamos responsabilidades públicas.»

Fuente: La Derecha Diario

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas