Una agenda clara de los izquierdistas y del comunismo es sexualizar a la sociedad, apuntando a los jóvenes, pero empezando ya desde los niños de jardín de infantes.

El comunismo quiere el control social. Al controlar la sexualidad se deja a las personas confusas, con una personalidad dividida, que destruye la esencia humana interna para luego seguir por la eliminación espiritual.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Así el control mental por el Estado resulta más fácil y empezando por los más pequeños es su mejor atajo.

El comunismo nunca ha intentado ocultar estos objetivos. Podemos verlo en “El Manifiesto Comunista” que declara: “El comunismo elimina las verdades eternas, elimina toda religión y toda moralidad”.
En cada país donde penetra el comunismo se inician estos movimientos, como la educación sexual y la ideología de género a una edad muy temprana.

Esto es parte de una agenda mundial. Presentándose como una autoridad mundial, la ONU emite las “ordenes” que luego los gobiernos comunistas aplican.

Traducido de thenationalpulse.com por Tierra Pura

La iniciativa de 2018, denominada campaña «As you Are”, se centró en un mapa que rastreaba las «historias de aceptación» de los LGBTQ en todo el país. Fue encabezada por la fundación homónima de Biden, que ha sido descrita como «la continuación del trabajo que los Bidens hicieron durante ocho años en la administración de Obama y la consolidación del legado de más de cuatro décadas del ex vicepresidente en la vida pública».

De las casi 500 personas destacadas, muchas eran  menores de 18 años, y en un relato incluso se menciona a un niño de 18 meses «no conforme con el género».

Una madre presentó su historia a la Fundación Biden sobre su hijo transexual de seis años y vio cómo el grupo la promovía, a pesar de haber declarado a su hija como «no conforme con el género» desde los 18 meses de edad:

«Mi hijo menor tiene seis años y no se ha adaptado a su género desde los 18 meses. [Mi hijo] nació biológicamente varón e inicialmente indicó que era «un chico al que le gustaban todas las cosas de chicas». Este último año, [ella] ha hecho una transición social y ahora prefiere los pronombres ‘ella’ y comenzará el primer grado pronto como su auténtico yo.»

La historia de otro individuo promocionada por la Fundación Biden, cuyo personal estaba formado por una serie de antiguos ayudantes de Biden, era la de un padre que hablaba de su «niño no conforme con el género» de siete años de edad, al que le encantaba ver programas de carreras de drags:

«Mi hijo menor es un niño fabuloso que no se adapta al género y le encanta el ballet y el espectáculo RuPaul Drag Race (conocido también como RuPaul: Carrera de Drags en Hispanoamérica)… A los 7 años es un poderoso defensor de sí mismo y de otros niños como él».

Otra historia que presentó la Fundación Biden fue la de una persona que se declaró a sí misma como «madre de un hijo transgénero de 9 años», y relató su pesar por no haber dejado que su hijo hiciera la transición antes:

“Pero cuando mi hijo tenía 4 años y comenzó a expresar que se sentía como un niño, me resistí. … Aunque le permití expresarse con su ropa preferida, e incluso con un corte de pelo”.

Un joven de 17 años también presentó su historia sobre la transición de género «al final de [su] 8º grado» al proyecto, y posteriormente fue promovido por la Fundación Biden:

“Salí del armario como transgénero al final de mi octavo grado. Cuando comencé la escuela secundaria, había hecho una transición social».

Además, la Fundación Biden produjo contenido exclusivo de video para narrar positivamente la historia de un niño que cambió de género. Posteriormente, el video se promocionó en las plataformas de redes sociales de la fundación.

Si bien la edad exacta de la persona transgénero llamada «Rio», no se incluye en el video, las imágenes de la niña revelan claramente su corta edad:

A la luz de la campaña presidencial del ex vicepresidente, la fundación cesó sus operaciones, pero sus mensajes pro-transgénero para los niños siguen siendo dañinos.

El mensaje impulsado por la fundación Biden no sólo perpetúa las narraciones radicales de la extrema izquierda sobre el género, sino que también permite someter a los niños a cirugías que alteran su vida de forma permanente y que muchos acaban lamentando.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas