Traducido de Zero Hedge por TierraPura.org

Escrito por Patrick Henningsen vía 21st Century Wire

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Uno de los aspectos más diabólicos de la prolongada de «crisis» del COVID en países como el Reino Unido, Estados Unidos y Australia, es la afirmación deshonesta de que el coronavirus en sus países es de alguna manera diferente en otros países occidentales. 

Es como si hubiera dos universos paralelos ahora. Mientras que la anglosfera sigue aumentando sus medidas de emergencia «pandémicas» y las políticas de obligatoriedad de mascarillas y de cuarentena, sus homólogos escandinavos como Suecia, Noruega o Dinamarca ya han vuelto a la vida normal.

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

No se usan mascarillas en el transporte público (aunque Noruega acaba de introducir una nueva norma que aconseja hoy en día el uso en los vagones abarrotados), no hay normas rígidas de distanciamiento social, no hay cierres bruscos y, ciertamente, no hay leyes draconianas y amenazas de multas de 10.000 libras esterlinas hechas por los funcionarios del gobierno, o de mantener al país como rehén hasta que llegue una vacuna ‘milagrosa’. El contraste no podría ser más extremo.

¿Por qué no ha regresado la normalidad a los Estados Unidos y al Reino Unido?

Quizás el peor aspecto de la nueva cultura hipocondríaca que se está promoviendo agresivamente en los Estados Unidos y el Reino Unido es la forma en que los burócratas estatales y las escuelas se dirigen ahora a los niños y jóvenes adultos con un régimen implacable de políticas de salud y seguridad restrictivas y sin sentido. 

Uno de los principales impulsores del caos escolar en el Reino Unido ha sido el sindicato de maestros y el de los servicios públicos, que han aprovechado la crisis para ejercer un poder político y crear una plataforma en el centro de atención nacional. 

Los funcionarios sindicales repitieron la falsa afirmación de que las escuelas ya no eran seguras a menos que se pusiera en práctica toda una serie de nuevas normas, reglamentos y garantías gubernamentales. La lista de asuntos y preocupaciones sigue creciendo día a día y ahora amenaza con detener la educación normal.

Lea también: Uruguay le está ganando al virus de Wuhan: así es cómo lo hace

Como resultado de este enfoque exagerado basado en el miedo para la mitigación de riesgos, las vidas de los estudiantes y sus familias en todo el Reino Unido se han visto innecesariamente perturbadas. 

En las primeras semanas de clases, miles de estudiantes ya han sido retirados de la escuela y enviados a casa y puestos en cuarentena durante 14 días por los administradores de la escuela, todo porque otro estudiante de la escuela o un profesor dio positivo en la prueba de PCR.

Muchas escuelas también están ordenando a todos los estudiantes de primaria, secundaria y preparatoria que permanezcan bajo arresto domiciliario en casa durante su descanso del medio día, supuestamente para «detener la propagación del virus».

Las autoridades británicas incluso han exigido que los estudiantes universitarios permanezcan en el campus durante las vacaciones en las épocas festivas para «detener la propagación del COVID a sus familias en casa».

Todo esto está ocurriendo en un momento en que las hospitalizaciones y muertes por COVID han bajado a casi cero en el Reino Unido. En otras palabras: la «pandemia», si alguna vez fue una, ya ha terminado.

Desde mayo, las hospitalizaciones en el Reino Unido han caído en picada, al igual que las muertes atribuidas a COVID-19.

Aún así, ni la escuela ni los funcionarios de salud del gobierno admitirán fácilmente el hecho de que los jóvenes, estadísticamente, tienen un riesgo casi nulo de cualquier complicación debido al COVID. 

De la misma manera, casi todos los profesores están muy por debajo de la zona de riesgo de los ancianos. Además, los funcionarios del Reino Unido siguen negándose a reconocer que la prueba PCR no solo es poco fiable como herramienta de diagnóstico para COVID, sino que tampoco puede identificar correctamente si una prueba PCR positiva es realmente un «caso» o incluso una «infección». Esto significa que todo el esfuerzo de pruebas masivas promovido por los gobiernos es fatalmente defectuoso en su origen. Esto no es discutible, es una realidad científica.

Por el contrario, desde el principio de la crisis, Suecia nunca cerró sus escuelas y solo exigió a sus estudiantes universitarios que migraran temporalmente a la enseñanza a distancia. Los resultados de Suecia han sido impresionantes: una interrupción mínima o nula para millones de estudiantes de todo el país durante una etapa tan crucial de sus años de formación.

A diferencia del Reino Unido, el Sindicato de profesores daneses no se dirigió a los medios de comunicación para tratar de tomar como rehenes al gobierno y a las escuelas amenazando con hacer una huelga si el Estado no podía garantizar que todas las escuelas fueran «seguras» para los profesores. 

En lugar de ello, se celebraron debates sensatos y mesurados, y una auténtica cooperación entre el gobierno y los sindicatos de docentes. Curiosamente, ambas partes permitieron que las escuelas fueran la autoridad final sobre cómo llevar a cabo la gestión de las escuelas y la educación.

Durante una reciente discusión con la CBC, Dorte Lange, vicepresidenta del Sindicato describió el tipo de enfoque práctico y de sentido común que parece haberse escapado del cerebro educativo en Gran Bretaña y en los Estados Unidos, dándose cuenta de que «depende en gran medida de las escuelas ver cuál es el mejor camino a seguir para nosotros con nuestros hijos».

Si bien algunas medidas de distanciamiento social se pusieron en práctica desde el principio, cuando se abrieron las escuelas en abril y mayo, la mayoría de las principales medidas de precaución se han levantado desde entonces porque los educadores y administradores daneses reconocieron con razón que no se puede seguir con el pánico masivo y el estado de emergencia indefinido; mascarillas, interminables cuarentenas y el extraño distanciamiento social, sin poner en peligro, y eventualmente arruinar, la experiencia educativa de sus estudiantes.

Una vez más, la pregunta fundamental sigue siendo: si se trata del mismo virus en todas partes, ¿por qué los países escandinavos han adoptado un enfoque completamente diferente?

Dejando a un lado la posibilidad muy real de que todo esto forma parte de una masiva toma de poder estatal y corporativo en el Reino Unido, los Estados Unidos, Australia y otros lugares, hay otra cuestión fundamentalmente democrática en juego aquí. 

La marcada diferencia en la política demuestra cómo el contrato social entre los ciudadanos y el gobierno sigue vivo y saludable en Escandinavia. En otras palabras: sus gobiernos todavía desean un acuerdo mutuo con el pueblo.

¿Se ha abandonado este mismo contrato social en el Reino Unido, EE.UU. y Australia?

Todos los asientos de la clase de quinto grado de Jens Rodgaard están llenos, no hay ninguna distancia física. 

Cuando un estudiante levanta la mano con una pregunta, Rodgaard está a su lado en un instante y se inclina para ayudar.

«Tienes que estar a su alrededor y ayudarles, ayudarles con la ortografía, ayudarles a tomar decisiones, y para una enseñanza adecuada no podemos hacer eso con la distancia», dijo Rodgaard.

Los estudiantes deben higienizar sus manos cada vez que entran en la escuela y las notas no deben mezclarse entre sí. Pero no hay una máscara a la vista.

Así es como se vio la fase 2 de la reapertura de la escuela en la escuela pública de Ålholm en Copenhague, Dinamarca, esta semana, un mes después del segundo semestre.

«Ahora mismo estamos intentando que las cosas sean lo más normales posible, para no asustar a ningún niño», dijo Rodgaard, que ha enseñado en Ålholm durante 28 años.

El objetivo de la escuela es hacer que la experiencia de la educación sea lo más normal posible durante la pandemia COVID-19.

Otras escuelas tienen más reglas en vigor. En esta etapa, Dinamarca permite que cada escuela elabore sus propios planes de seguridad para COVID-19.

En este momento, la estrategia del país para contener el coronavirus parece estar funcionando. Países de todo el mundo, incluyendo Canadá, han mirado el modelo danés en el diseño de sus propios planes escolares…

* * *

Ahora, después de seis meses de pandemia, está más claro que nunca cómo el COVID ha revelado simplemente una constante deriva hacia el fascismo en partes de Occidente, una tendencia previamente oscurecida por interminables ciclos de retórica política y mediática y tópicos sobre la democracia, y enredada por el constante alarmismo sobre una inexistente amenaza rusa a algo vagamente llamado «nuestra forma de vida». Es hora de que los guardianes de la democracia en el Occidente «libre» se miren al espejo.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas