El partido comunista chino (PCCh) tiene la habilidad de generar y difundir desinformación. Dentro de China, el PCCh se refiere a la era anterior a su gobierno como la «Vieja sociedad», donde la gente vivía en la pobreza sin comida, refugio o ropa. De este modo, afirma que, sin el PCCh, el pueblo chino seguiría en esa pobreza.

Esta mentira ha engañado a muchos chinos que, bajo el régimen totalitario del PCCh y con el lavado de cerebro de la autoglorificante propaganda del PCCh, perdieron su capacidad de pensar de manera independiente. Como resultado, ignoran las violaciones a los derechos humanos en China, incluida la persecución a Falun Dafa y otras minorías. De manera similar, cuando ocurren desastres como el coronavirus, la gente sigue creyendo en el discurso del PCCh y no se da cuenta del peligro inminente.

SÍGUENOS EN TELEGRAM

Sin embargo, si observamos la historia, lo que dice el PCCh es simplemente falso. En las décadas anteriores, antes que el PCCh tomara el poder, las personas eran relativamente prósperas y llevaban una buena vida, con libertad de creencia y mucha menos censura.

Lea también: El New York Times cómplice del partido comunista chino, pretende tapar violaciones de derechos humanos del régimen

Respeto a los intelectuales

La república de China fue creada en 1912 cuando se estableció la constitución provisional para garantizar la libertad de expresión y de prensa. En ese momento, China tenía más de 150 periódicos independientes. Incluso durante los años en los que Yuan Shikai restauró temporalmente el sistema imperial chino de 1915 a 1916, todavía había más de 130 periódicos.

Las personas criticaban abiertamente el gobierno de entonces, incluyendo al propio Yuan, sin ninguna consecuencia. Sin embargo, en la China actual, el magnate inmobiliario chino Ren Zhiqiang fue condenado recientemente a 18 años de prisión por realizar comentarios hostiles al máximo dirigente del PCCh.

En concordancia con la atmósfera de apertura política, los intelectuales, incluyendo los maestros, eran muy respetados y bien pagados. En 1937 (cuando el ejército japonés invadió China), por ejemplo, el salario mensual promedio para un profesor universitario era de 400 a 600 yuanes, de 160 a 200 yuanes para un profesor de escuela media urbana y de 22 a 55 yuanes para un profesor de escuela primaria.

¿En qué se convirtieron esos salarios en poder adquisitivo? El salario mensual de un trabajador normal era de unos 10 a 40 yuanes, mientras que una familia de cuatro personas podía disfrutar una vida decente con 60 yuanes al mes.

Además, había libertad de expresión y de prensa en ese tiempo. A pesar de su conflicto con el PCCh, el Kuomintang (KMT) permitía publicar periódicos y libros. Estas publicaciones no solo criticaban abiertamente al KMT, también movilizaban a los estudiantes —a través de las teorías marxistas y bolcheviques— para enfrentarse al gobierno. ¿Cómo se compara eso con la situación en la China actual? Cuando los doctores compartieron desprevenidamente información sobre el brote del coronavirus a través de las redes sociales —una acción en Internet con su responsabilidad de salvar vidas— fueron severamente castigados.

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

Lo mismo ocurrió con los reporteros independientes que se atrevieron a decir la verdad. Tal y como aboga el PCCh, desde Mao Zedong hasta sus actuales líderes, cualquier resistencia o comentario contrario debe ser erradicado incluso antes de su germinación.

Calidad de vida

Entre 1912 y 1949, cuando el PCCh tomó el poder, China se enfrentó a una serie de crisis, desde los conflictos de los señores de la guerra durante el gobierno de Beiyang (1912-1928) hasta la guerra civil china entre el PCCh y el KMT (1928-1949), sin mencionar la invasión japonesa (1937-1945). Durante la guerra chino-japonesa, entre 20 y 40 millones de personas resultaron heridas o muertas, además de una hambruna en la provincia de Henan en 1942, en su mayor parte de la población china, las personas no tuvieron problemas para encontrar alimentos.

Según un Laogong Yuekan (Revista de Trabajo) publicado en julio de 1934, el salario mensual medio de un trabajador en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei, era de unos 15 yuanes. En aquella época, un yuan podía comprar 15 kilos de arroz o 4 kilos de carne de cerdo. Así que los ciudadanos corrientes podían vivir relativamente bien.

Considerando las largas guerras en China, la relativa buena calidad de vida fue una hazaña notable, que se debió en gran parte a la apertura del sistema político. Sin embargo, para atacar al KMT y tomar el poder, el PCCh generó innumerables mentiras desacreditando esa realidad y engañando a la gente generación tras generación.

Chen Boda, un alto funcionario del PCCh y secretario de Mao Zedong, afirmó que cuatro grandes familias del KMT controlaban la economía de China y acumulaban bienes en nombre de la lucha contra los japoneses. Numerosas pruebas han demostrado que tales afirmaciones carecían de fundamento. Los documentos publicados por la inteligencia japonesa demostraron que incluso Chiang Kai-shek, el principal líder del KMT, solo tenía 66 millones de yuanes (8 millones de dólares americanos).

Por el contrario, bajo el régimen totalitario del PCCh, la corrupción se ha extendido a todos los niveles del gobierno. Guo Boxiong y Xu Caihou, dos oficiales militares de alto rango, poseían conjuntamente una bóveda con 7.900 millones de yuanes (o 1.200 millones de dólares) además de otros bienes. Incluso los funcionarios de menor rango han acumulado enormes fortunas, según los reportes.

Un vicealcalde de la provincia de Shanxi, según se reportó, acumuló un total de 640 millones de yuanes (o 95 millones de dólares), lo que supera los ingresos anuales combinados de 9 condados en condiciones de pobreza.

Incluso sin estos ejemplos de ingresos «grises», los gastos de viaje y de comidas de los funcionarios del gobierno chino ascendieron a 9 billones de yuanes (o 1,3 billones de dólares) por año. Esto supera con creces la cantidad total presupuestada para la educación y es suficiente para que todos los chinos de bajos ingresos superen el umbral de la pobreza.

La propaganda de lucha de clases

Para establecer y asegurar su dominio, el PCCh siempre ha hecho hincapié en la lucha de clases y ha descrito a los ricos como faltos de ética y enemigos del estado. Esto, sin embargo, no puede estar más lejos de la verdad.

Qin Hui y Gao Wangling, dos historiadores de la Universidad de Tsinghua y la Universidad de Renmin de China, respectivamente, reexaminaron la afirmación del PCCh sobre que «los terratenientes ricos poseen el 70-80% de la tierra». Ellos encontraron que la cantidad no superaba el 40%, lo que significa que más del 60% de las tierras eran propiedad de agricultores normales.

Lo mismo sucedió en las zonas urbanas. Aquí tenenmos un ejemplo de la Investigación Xunwu, un reporte del mismo Mao Zedong en 1930. Después que un aprendiz trabajaba en un pequeño negocio durante tres años y aprendía las habilidades básicas, ganaba de 40 a 50 yuanes en el primer año y de 50 a 60 yuanes en el segundo. «De vez en cuando, el dueño le daba todo el negocio a él [el aprendiz] para que lo administrara… Más tarde solo una parte del beneficio se debía pagar al propietario, a menudo en un rango del 10-30%».

Tal relación armoniosa entre el dueño del negocio y el empleado era lo opuesto a la noción de «lucha de clases» que el PCCh retrataba sobre los empleados que tenían que luchar para ganarse la vida.

La dignidad humana

Como se describió anteriormente, aunque el PCCh afirmaba estar liberando a todas las personas, los chinos descubrieron que la realidad era justamente opuesta. En las últimas décadas, innumerables chinos han perdido su fortuna, su libertad o incluso sus vidas desde que el régimen tomó el poder. Tras el Gran Salto Adelante de 1958, solo en la hambruna causada por el hombre (1959-1961) murieron unos 45 millones de personas, un tema considerado tabú para los estudiantes chinos incluso hoy en día.

El daño causado por el PCCh tiene sus raíces en gran medida en su falta de respeto por la vida, que se hace evidente en la destrucción de la historia milenaria de China por parte el PCCh.

Durante la batalla de los señores de la guerra en Zhuzhou, provincia de Hebei, en octubre de 1927, por ejemplo, transcurrió un mes y apenas quedó comida en la ciudad. Coordinados por la Cruz Roja, ambos bandos cesaron las hostilidades para dejar salir a las mujeres y los niños antes de reanudar el conflicto. Cuando se agotaron los alimentos al cabo de dos meses, ambas partes resolvieron sus diferencias sin tomar a ningún civil como rehén.

Veamos rápidamente lo que hizo el PCCh en 1948 y lo que hizo el PCCh en la ciudad de Changchun en la provincia de Jilin durante el asedio de Changchun entre mayo y octubre de ese año. El ejército del PCCh no permitió que los civiles salieran a buscar comida. Con una población de alrededor de 500.000 habitantes en ese momento, se estimó que 200.000 murieron de hambre.

Pero estos temas siguen siendo un tabú en China. Lo que las generaciones más jóvenes aprenden en sus libros de texto es que el ejército del PCCh liberó con éxito la ciudad de Changchun sin matar a nadie ni disparar una sola bala. Cuando el escritor militar Zhang Zhenglong documentó este evento en Xuebai Xiehong (Nieve fría, sangre caliente), relató la muerte de 150.000 civiles, fue detenido y el libro se prohibió.

A lo largo de las dinastías en China, hasta antes de la república de China, las comunidades locales mantenían los valores tradicionales. Incluso bajo el gobierno del KMT, la intervención del gobierno en los asuntos locales se limitó al nivel de condado. Para el PCCh, sin embargo, la organización del partido va a lo profundo de cada pueblo en el campo y cada calle en las zonas urbanas.

El presupuesto de China para «mantener la estabilidad» se estimó en 1,37 billones de yuanes (o 200.000 millones de dólares) en 2018. El PCCh rastrea cada movimiento de sus ciudadanos con herramientas de censura de última generación, especialmente cámaras de seguridad y Wechat. ¿Cuánto tiempo durará esta regulación tiránica? El tiempo lo dirá.

Fuente: Minhui.org

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas