El socialismo del siglo XXI se enfrenta a un enemigo organizado. El Foro de Madrid busca poner un alto al avance de dicha ideología totalitaria en la ‘Iberoesfera’.

Esto incluye a toda Hispanoamérica, Brasil y la Madre Patria: España. Por medio de la Carta de Madrid, 50 de los referentes políticos y culturales más sobresalientes de esta zona geográfica firmaron su declaración.

Según el presidente del partido español Vox, «la Carta de Madrid es un compromiso con la defensa de la libertad y el Estado de Derecho».

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

La Carta de Madrid establece que:

• El avance del comunismo supone una seria amenaza para la prosperidad y el desarrollo de nuestras naciones, así como para las libertades y los derechos de nuestros compatriotas.

• El Estado de Derecho, el imperio de la ley, la separación de poderes, la libertad de expresión y la propiedad privada son elementos esenciales que garantizan el buen funcionamiento de nuestras sociedades, por lo que deben ser especialmente protegidos frente a aquellos que tratan de socavarlos.

• La defensa de nuestras libertades es una tarea que compete no solo al ámbito político, sino también a las instituciones, la sociedad civil, los medios de comunicación, la academia, etc.

• El futuro de los países de la ‘Iberoesfera’ ha de estar basado en el respeto a la democracia, los derechos humanos, el pluralismo, la dignidad humana y la justicia, por lo que los abajo firmantes expresan su compromiso de trabajar conjuntamente en la defensa de estos valores y principios.

Entre los firmantes se destacan el exalcalde de Caracas, Antonio Ledezma; la dirigente opositora venezolana, María Corina Machado; la escritora cubana, Zoé Valdés; el presidente del Partido Republicano de Chile; el eurodiputado español Hermann Tertsch, entre otros.

Representando al país más grande de Sudamérica está Eduardo Bolsonaro, el diputado más votado de la historia de Brasil e hijo del presidente Jair Bolsonaro.

Lea también: No, la cooperación con China no es imprescindible para España

La antítesis del Foro de Sao Paulo

Tener un liderazgo fuerte de derecha en Brasil obligó al Foro de Sao Paulo a trasladarse a un país con un gobierno afín: el México de López Obrador, por medio del Grupo de Puebla.

Con la caída del muro de Berlín, la izquierda internacional se vio ante la necesidad de reorganizarse. De esa manera nació el Foro de Sao Paulo.

Desde el ascenso al poder de Luiz Inácio Lula Da Silva, el BNDES (banco nación de desarrollo) alimentó al régimen comunista de los Castro. Marcelo Odebrecht, gerente de la constructora que comprometió a los líderes de toda la región en escándalos de corrupción, declaró como la infraestructura en Cuba se financiaba con el dinero de los impuestos de los brasileros.

Como promesa de campaña, Bolsonaro anunció: «Los venezolanos mueren de hambre debido a la tiranía de un gobierno que va de la mano de la dictadura cubana. A través del BNDES y otras fuentes de su dinero, Brasil es uno de los mayores patrocinadores del socialismo que masacra a millones en el mundo. ¡Esto va a cambiar! ¡Con nosotros, el foco es Brasil!».

Eduardo Bolsonaro explicó en redes sociales como la Carta de Madrid da inicio al Foro de Madrid, como contraposición al Foro de São Paulo.

Lo describe como «un acto de defensa de la libertad y contra el comunismo».

Frente al socialismo internacionalista (comunismo) que irrumpe la soberanía de las naciones y subyuga a los habitantes, la Carta de Madrid busca «una comunidad de naciones libres con más de 700 millones de personas que comparten una herencia cultural».
PanAmPost se comunicó con uno de los firmantes, el legislador Esteban Torres Cobo, quien representa a Ecuador en la alianza.

¿Por qué es importante que Hispanoamérica se sume a la Carta de Madrid, como ecuatoriano qué pretende lograr?

Es importante que Iberoamérica se sume a la Carta de Madrid porque es la primera iniciativa a nivel mundial para contrarrestar la influencia de lo que fue el Foro de Sao Paulo y de lo que es ahora el Grupo de Puebla. Un grupo político con mucho poder en Latinoamérica, que gana elecciones, que controla gobiernos y que, por supuesto, utiliza también su influencia para desestabilizar y conectarse con grupos comunistas y socialistas no solo en España, sino en el resto de países europeos.

Lea también: Rafapal: «Los partidos políticos son entidades criminales»

Es importante entonces que hayan actores de Iberoamérica que se sumen a esta iniciativa para que permitan precisamente contrarrestar toda la influencia de este grupo, de sus ideas y, por supuesto, de la izquierda. Esta izquierda que se llama moderna, pero que tiene los complejos de la vieja izquierda en todos los ámbitos políticos, culturales, económicos y sociales.

¿Qué pretendo lograr como ecuatoriano? Precisamente abrir una conexión con esta iniciativa, una confluencia de ideas, de esfuerzos. Ojalá también capacitarnos con el apoyo de Grupo de Madrid, el Foro de Madrid, para formar nuevas generaciones de líderes políticos, de líderes sociales, de líderes de opinión que desde cualquier ámbito, no solo el político, den la batalla cultural a la izquierda. Una batalla que es necesaria.

Por Mamela Fiallo Flor para Panam Post

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas