Traducido de infowars.com Por Tierrapura.org

La demanda federal que fue presentada por la campaña Trump alegando violaciones a garantías constitucionales en Pensilvania, fue acreditada como una «magnífica obra de arte legal” y podría llevar el caso ante la Corte Suprema de los EE.UU., según el jurista James V. Delong.

El último artículo de Delong en American Thinker discute por qué fue una estrategia brillante para el equipo de Trump presentar su queja en un tribunal federal, en lugar de un tribunal estatal.

Lo esencial es que algunas de las acciones del estado, en particular la exclusión de los observadores electorales republicanos durante el recuento de cientos de miles de votos por correo, violaron garantías constitucionales federales.

La presentación federal, alegando violaciones a derechos constitucionales, significa que la Corte Suprema de los Estados Unidos (SCOTUS) de mayoría conservadora podría pronunciarse en el asunto, probablemente a favor de Trump, en lugar de que «una corte politizada de Pennsylvania» tenga la última palabra.

Una revisión de SCOTUS posiblemente revelaría las diversas infracciones a los derechos constitucionales de excluir a los observadores republicanos electorales y como los votos se contaron en secreto, lo que corrobora el punto más amplio del fraude electoral masivo hacia el equipo Trump.

Como (habían dicho) mis antiguos profesores de derecho constitucional de Harvard, «hacer la pregunta es responderla».  Es difícil contar todas las garantías constitucionales violadas aquí: Protección igualitaria, debido proceso, privilegios e inmunidades. De hecho, la demanda acumula los precedentes de la Corte Suprema que respaldan sus argumentos, incluyendo la larga fila de declaraciones sonoras en la cadena de decisiones de una persona y un voto.

«Aun la difunta Jueza Ginsburg, quien nunca encontró un argumento progresista que no pudiera apoyar, tendría problemas para defender esa ley», escribe DeLong, ex editor de la Harvard Law Review.

A diferencia de la decisión Bush Vs. Gore de 2000, en la que SCOTUS se anduvo con rodeos para no socavar la Corte Suprema de Florida, «el caso de Trump en Pensilvania no tiene la complicación de la interacción entre la ley estatal y la federal, porque salta por encima de la ley estatal y como se ha señalado, se basa en una serie de casos de SCOTUS de los Estados Unidos sobre la importancia de la votación».

DeLong estima que quejas similares podrían ser presentadas pronto por el equipo de Trump en otros estados indecisos, donde «tal vez estamos viendo la exposición de un esfuerzo de base amplia para corromper la elección», evidencia que fue facilitada por el propio Joe Biden.

Joe Biden afirmó que los demócratas estaban montando el mayor esfuerzo de fraude electoral de la historia, y una buena regla para vivir es que cuando alguien te dice que está a punto de joderte, créele.

Es posible, entonces, que un número de casos lleguen a la Corte Suprema en unas tres semanas.

DeLong dice que, a pesar de las críticas recibidas por la decisión del año 2000 de dar la victoria a George W. Bush, SCOTUS se vería obligado a pronunciarse sobre las violaciones constitucionales y podría, una vez más, decidir en última instancia el resultado de una elección, revocando la selección de Joe Biden como presidente por parte de los medios de comunicación.

Todo el mundo jurídico supone que los jueces, magullados por la excoriación que la Corte ha recibido por el caso Bush contra Gore (aunque el resultado haya sido correcto), nunca se pondrían en una posición de revertir los resultados aparentes de una elección presidencial.  Esta suposición es la razón de los esfuerzos de los demócratas por crear un efecto de bandolera irresistible, pero es posible que los abogados del presidente los hayan superado.  Es posible que los jueces no tengan otra opción que decidir la elección, de una forma u otra, y que se les ponga a elegir entre, revocar los resultados aclamados por los medios de comunicación o ratificar un fraude masivo.

La reputación de la SCOTUS, dice DeLong, depende en gran medida de que los nueve jueces interpreten correctamente la Constitución.

La legitimidad de la Corte podría sobrevivir e incluso ser mejorada por una reversión cuidadosamente explicada de los resultados iniciales. No podría sobrevivir a una ratificación poco convincente de un fraude evidente. Si los abogados de Trump hacen su caso de manera objetiva, la Corte debe estar de acuerdo.

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas