Por Mamela Fiallo Flor para Panam Post

El mundo entero se ha paralizado por causa del virus que brotó en China. Desde Asia, Hong Kong da ejemplo de resistencia al régimen comunista que persiguió a aquellos médicos y periodistas que quisieron advertir a la humanidad del peligro.

Pese a su cercanía geográfica y cultural con China, Hong Kong ha sido un ejemplo en la lucha contra el coronavirus. Con cerca de 7 millones de habitantes, solo ha sufrido 108 muertes. Del total de 5 518 contagiados, ya 5 239 se han recuperado.

Pero las organizaciones subsidiarias de la ONU no han tomado el ejemplo de Hong Kong (ni de Taiwán) al no ser reconocidas como naciones soberanas.

Y la poca autonomía que le quedaba a la isla está bajo peligro. Pero en lugar de amainarse, la juventud continúa levantándose.

El Partido Comunista Chino impuso una ley de censura sobre Hong Kong pero no pudo aplacar el espíritu de la juventud. Los estudiantes de la Universidad China de Hong Kong (CUHK) desafiaron la ley de seguridad nacional impuesta por Beijing y marcharon contra el régimen.

«Glory to Hong Kong», cantaron los jóvenes, música prohibida por esta nueva ley, destaca la agencia France-Presse.

«Mi mayor deseo el día de mi graduación es la caída del Partido Comunista Chino (PCCh)», dijo uno de los estudiantes, que se identificó como Wong, de 22 años.

“¡Haz la revolución, libera Hong Kong!”, “¡Una salida, Hong Kong independiente!”, corearon los estudiantes.

Mediante la nueva ley, el régimen suprimió toda protesta, así que decenas de jóvenes estudiantes aprovecharon su ceremonia de graduación para manifestarse vestidos con el traje tradicional, la toga.

La Universidad China de Hong Kong (CUHK), que en 2019 fue escenario de enfrentamientos a veces violentos entre estudiantes y policías antidisturbios, dijo en un comunicado que se pintaron grafitis en varios lugares, hecho que fue denunciado a la policía.

Apenas un año atrás, en noviembre del 2019, las universidades de Hong Kong se convirtieron en fortalezas frente a la represión de las fuerzas leales al régimen comunista.

Solo el martes 12 de noviembre del 2019 en la Universidad China de Hong Kong (CUHK), cientos de policías antidisturbios dispararon más de 1.567 botes de gas lacrimógeno. Los manifestantes respondieron con una andanada de bombas de gasolina. Precisamente protestaban contra la instauración de la ley de seguridad que censuraría cualquier discurso opositor e impediría toda protesta civil. Pero finalmente, el régimen venció.

Perseguidos por el régimen comunista fundaron la universidad
Un año después, la dirigente estudiantil Glacier Kwong destaca la ironía histórica: la universidad CUHK fue fundada por exiliados que escaparon de China continental hacia HK bajo la amenaza del Partido Comunista Chino.

«Casi un siglo después, CUHK llamó a la policía para arrestar a sus propios estudiantes bajo la ley de seguridad nacional del PCCh…», destaca.

Desde 1949 el comunismo ha dominado al gigante asiático y éste, a su vez, a los territorios vecinos. Hong Kong, que fuera el segundo país con más libertad económica en el mundo mientras gozaba de autonomía respecto de China, hoy está sometido.

En vista de la creciente influencia del Partido Comunista Chino en América, vale recordar lo sucedido en Hong Kong. Pues es ejemplo de cómo la libertad queda avasallada bajo la tiranía. Sin embargo, mientras haya quien luche por ser libre, como los jóvenes universitarios de Hong Kong, habrá resistencia.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas