La universidad John Hopkins está también estrechamente vinculada con Bill Gates, que regularmente hace donaciones y coopera en diferentes campos de la vacuna del virus PCCh.

Traducido de thegatewaypundit.com  por TierraPura.org 

Ayer informamos de cómo un artículo en un boletín publicado en la Universidad Johns Hopkins mostraba que el total de muertes en los EE. UU. no ha aumentado drásticamente en 2020 en comparación con los años anteriores.  Este artículo fue retirado.  La universidad no podía dejarlo así:

Se nos proporcionó más información sobre esta lamentable situación de la noche a la mañana.  La universidad afirma lo siguiente con respecto a la eliminación del post que muestra que las muertes no han aumentado en 2020 debido al coronavirus de China

Por YANNI GU |

[Sin duda, Yanni tiene conexiones con la China continental.  Solo una corazonada.  Decimos esto en parte debido a las estrechas conexiones entre Johns Hopkins y China.]

Nota del Editor: Después de que The News-Letter publicara este artículo el 22 de noviembre, se nos informó que nuestra cobertura de la presentación de Genevieve Briand «Muertes de COVID-19″: Una mirada a los datos de los EE. UU.» se ha utilizado para apoyar inexactitudes peligrosas que minimizan el impacto de la pandemia.

Lea también: Partido Comunista chino, el arte de destruir libertades y no pagar las consecuencias

[Por supuesto, no se menciona qué «inexactitudes peligrosas» han ocurrido -solo que lo han hecho.]

Decidimos el 26 de noviembre retractarnos de este artículo para detener la propagación de esta información errónea, como lo señalamos en los medios sociales. Sin embargo, es nuestra responsabilidad como periodistas proporcionar un registro histórico. Hemos decidido retirar el artículo de nuestro sitio web, pero está disponible aquí como un PDF.

[La universidad etiqueta su trabajo publicado como difusión de desinformación y lo retira.]

De acuerdo con nuestros estándares de transparencia, compartimos con nuestros lectores cómo llegamos a esta decisión. The News-Letter es una publicación independiente editorial y financieramente, dirigida por estudiantes. Nuestros artículos y contenidos no están avalados por la Universidad o la Escuela de Medicina, y nuestra decisión de retractarnos de este artículo fue tomada independientemente.

Lea también: Las revelaciones de «Q» están duramente censuradas, pero sus predicciones y advertencias se están cumpliendo en EE. UU. y tocan a todo el mundo (Parte 1)

[¿Alguien cree que la decisión de retirar el artículo fue tomada ‘independientemente’?  ¿Esto es transparencia?]

El estudio de Briand no debería utilizarse exclusivamente para comprender el impacto del COVID-19, sino que debería tomarse en el contexto de los otros innumerables datos publicados por Hopkins, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). 

[¡Por supuesto que se debe confiar en la OMS que afirmó que la tasa de mortalidad por el coronavirus de China era del 3,4%!  Sabíamos que esto era una mentira en marzo.  Johns Hopkins se quedó en silencio.]

Como directora adjunta del programa de Master en Economía Aplicada en Hopkins, Briand no es una profesional de la medicina ni una investigadora de enfermedades. En su charla, ella misma declaró que se necesita más investigación y datos para entender los efectos del COVID-19 en los EE. UU.

[Johns Hopkins desecha el valiente y excepcional trabajo de la autora.  Ella no tiene la inteligencia para hacer un estudio adecuado que afirman y por lo tanto no se debe confiar en ella como en la OMS y los CDC].

Briand fue citada en el artículo diciendo: «Todo esto no apunta a ninguna evidencia de que COVID-19 haya creado ningún exceso de muertes. El número total de muertes no está por encima de las cifras normales». Esta afirmación es incorrecta y no tiene en cuenta el pico en el número de muertes en general, por todas las causas, en comparación con los años anteriores. Según el CDC, ha habido casi 300.000 muertes en exceso debido a COVID-19. Además, Briand presentó datos del total de muertes en los Estados Unidos en comparación con las muertes relacionadas con COVID-19 como un porcentaje de proporción, lo que trivializa las repercusiones de la pandemia. Esta evidencia no refuta la gravedad del COVID-19; un aumento en el exceso de muertes no está representado en estas proporciones porque se ofrecen como porcentajes, no como números reales.

Johns Hopkins descarta los resultados del estudio y utiliza algún gráfico extraño para apoyar sus afirmaciones.  Sin embargo, el informe de Briand es consistente con los resultados de los estudios que publicamos durante el verano].

Briand también afirmó en su análisis que las muertes por enfermedades cardíacas, respiratorias, influenza y neumonía pueden ser categorizadas incorrectamente como muertes relacionadas con COVID-19. Sin embargo, COVID-19 afecta desproporcionadamente a aquellos con condiciones preexistentes, por lo que aquellos con esas condiciones subyacentes tienen estadísticamente más probabilidades de verse gravemente afectados y morir a causa del virus.

[Este punto no aborda las afirmaciones de Briand.  El punto que Briand está sosteniendo es que muchas de las muertes clasificadas como COVID están más adecuadamente relacionadas con otras enfermedades.  El CDC informó que sólo el 6% de todas las muertes por COVID están relacionadas con el COVID solamente.  El resto están relacionadas con otras causas y en promedio 2-3 otras causas.  También informamos sobre esto anteriormente].

Debido a estas inexactitudes y a nuestra falta de información adicional sobre los efectos del COVID-19, The News-Letter decidió retractarse de este artículo. Es nuestro deber como publicación combatir la propagación de información errónea y mejorar nuestro proceso de verificación de hechos. Pedimos disculpas a nuestros lectores.

[Creemos que la Sra. Briand estuvo detrás del informe más honesto y valiente que salió de Johns Hopkins este año.  Ella lo apoya con datos.  Su informe se fundamenta en informes anteriores y en el propio CDC.  Pero en lugar de darle un premio a la joven becaria, la desechan porque la narración no es la imagen que Johns Hopkins y China quieren.]

La única medida que podemos usar para ver realmente el impacto de COVID son las muertes en general.  Esto se debe a que realmente no tenemos fe en qué muertes se clasifican como COVID debido a problemas con el proceso de clasificación.  Así que al mirar las muertes generales vemos que las muertes generales no son más altas que las de años anteriores.  Esto indica que el COVID no es tan terrible como China y la profesión médica de EE.UU. quieren que pensemos.  Es por eso que este informe en Johns Hopkins tuvo que ser retirado.  No tiene nada que ver con la verdad y todo que ver con el mensaje.

¿Qué pasó con solo estudiar y reportar la verdad?

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas