El habitual mensaje de Navidad del papa Francisco vino cargado de buenos deseos para la humanidad. Instó a quienes tienen responsabilidades a que garanticen a todos el acceso a la vacuna contra el coronavirus y pidió esperanza para el continente americano. Pero en el caso de Venezuela su deseo contrasta con sus acciones.

Desde la basílica de San Pedro, Francisco rogó para que se ponga fin “al sufrimiento del pueblo venezolano”, según la información recogida por EFE. Súplica que queda opacada por la cautela diplomática del Vaticano. El silencio frente a la opresión del régimen de Nicolás Maduro ha jugado a favor de la dictadura. Adicionalmente, el papa ha culpado al capitalismo de los males de la humanidad mientras exalta el socialismo que ha causado el sufrimiento a los venezolanos.

Venezuela también salió a relucir en el mensaje navideño del año pasado. El papa pidió el 25 de diciembre de 2019 que se “reanime al querido pueblo venezolano, probado largamente por tensiones políticas y sociales, y no le haga faltar el auxilio que necesita”. En ambos mensajes Francisco ha criticado el pecado pero no al pecador.

Francisco no solo ha evitado hacer señalamientos directos contra Nicolás Maduro sino que además lo recibió en 2016, pese a estar señalado de crímenes de lesa humanidad y de narcotráfico. Estados Unidos ofrece una recompensa de 15 millones de dólares por la captura de Maduro, mientras que la Organización de Naciones Unidas (ONU) y la Corte Penal Internacional han determinado que la dictadura de Maduro ha cometido crímenes de lesa humanidad. La cautela también llevó a Francisco a evitar participar como mediador en la crisis venezolana cuando el régimen así lo solicitaba.

El papa contra el capitalismo

La tercera encíclica papal publicada el pasado 4 de octubre terminó siendo un documento más político que social. El papa entró en el debate ideológico arremetiendo contra el capitalismo y promoviendo un tipo de política que se enmarca dentro del socialismo que tanta miseria ha provocado en el mundo. Y Venezuela es el más claro ejemplo.

“El mercado solo no resuelve todo, aunque otra vez nos quieran hacer creer este dogma de fe neoliberal. Se trata de un pensamiento pobre, repetitivo, que propone siempre las mismas recetas frente a cualquier desafío que se presente. (…) La fragilidad de los sistemas mundiales frente a la pandemia han evidenciado que no todo se resuelve con la libertad de mercado”.

Esperanza para el continente americano

Volviendo al mensaje de Navidad de este 2020, Francisco también hizo referencia a Chile y pidió al niño Jesús que “ayude a superar las recientes tensiones”. Cabe acotar que se ha tratado de tensiones impuestas por la izquierda que impulsó en un referendo la aprobación del cambio de Constitución para hacer una más cercana al socialismo en el país que mantuvo lo niveles de prosperidad más altos de los últimos años.

«Que la palabra eterna del Padre sea fuente de esperanza para el continente americano, particularmente afectado por el coronavirus, que ha exacerbado los numerosos sufrimientos que lo oprimen, a menudo agravados por las consecuencias de la corrupción y el narcotráfico», dijo Francisco en su mensaje navideño, sin fieles y en el interior de la basílica debido a las restricciones por la pandemia, reseño EFE.

Vacuna para todos

El papa también instó a quienes tienen responsabilidad a que garanticen la vacuna a todos. “En este tiempo de oscuridad e incertidumbre aparecen luces de esperanza como la de las vacunas, pero para que estas luces lleven esperanza al mundo entero tienen que estar a disposición de todos”.

Ante ello, Francisco pidió a todos los responsables de los Estados, a los organismos internacionales y a las empresas, “proponer la cooperación y no la competencia, y buscar una solución para todos. Vacunas para todos. Especialmente para los más vulnerables y más necesitados del planeta”, agregó EFE.

Fuente PanamPost.com

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas