Traducido de ZeroHedge por Tierrapura.org

A medida que Europa comienza a vacunar a la primera tanda de personas de mayor prioridad, ya ha surgido un ‘fallo’: muchos trabajadores de la salud y otras personas se han negado a aplicarse la vacuna, ya que el escepticismo y la sospecha siguen siendo elevados.

En los Estados Unidos se ha producido un fenómeno similar, pero en un grado menos intenso. Sin embargo, la situación, de la que hablamos ayer, es ahora una de las diversas razones, desde la escasez de suministros y materias primas hasta la falta de aceptación de la población, por las que los funcionarios de salud pública están cada vez más ocupados en alcanzar objetivos de vacunación elevados.

Y así, al menos en España, los burócratas del gobierno están contraatacando, como el ministro de Sanidad, Salvador Illa, que advirtió que el país crearía un “registro” para todo aquel que rechazara la vacuna.

“Lo que se hará es un registro, que se compartirá con nuestros socios europeos… de aquellas personas a las que se les ha ofrecido y que simplemente la han rechazado”, dijo.

“No es un documento que se publicará y lo haremos con el máximo respeto a la protección de datos.”

Añadió que el registro no se hará público, ni se entregará a los empleadores, lo que plantea la pregunta: ¿por qué otra razón el gobierno mantendría una base de datos de esa información?

El informe de la AFP sobre las declaraciones del ministro de Sanidad no fue precisamente claro sobre el motivo, lo que nos lleva a pensar que es una táctica más del gobierno español, que ha jurado por todos los medios, como otros gobiernos europeos, que las vacunas no serían obligatorias.

Los sondeos publicados en los últimos meses parecen reflejar una caída abrupta e inexplicable del número de personas que se declaran escépticas, o que indican que les gustaría esperar antes de vacunarse, ha caído en picada, ya que las primeras dosis han sido repartidas y administradas.

El gobierno español espera tener entre 15 y 20 millones de personas de su población de 47 millones vacunadas contra el virus para junio, con el fin de salvar la temporada turística del próximo verano.

“La forma de derrotar el virus es vacunarnos a todos o cuantos más seamos, mejor”, dijo Illa.

También se ha especulado sobre lo que podría pasar con aquellos que se nieguen a vacunarse a sí mismos y/o a sus hijos, incluso cuando los funcionarios públicos han hablado de la importancia de la “transparencia” y, por supuesto, de la libertad de elección individual.

Sin duda, los españoles no están solos. Muchos otros europeos comparten sus preocupaciones, que se han visto avivadas por las discusiones de los gobiernos sobre la seguridad de las vacunas (cualquier escepticismo está prohibido), el acelerado ritmo de desarrollo y el uso de la nueva tecnología de ARNm. 

Lea también: SIN AUTORIDAD: Aprueban ley en EE. UU. para VACUNAR a los niños SIN EL PERMISO de los padres

Por ejemplo, el encuestador independiente Alpha Research dijo que su reciente encuesta sugería que menos de uno de cada cinco búlgaros de los primeros grupos a los que se les ofreció la vacuna -médicos de primera línea, farmacéuticos, profesores y personal de residencias de ancianos- planeaban ofrecerse como voluntarios para recibir la vacuna. Una reciente encuesta IFOP encontró que aproximadamente el 41% de los franceses se vacunarían si estuvieran disponibles, lo que significa que casi el 60% no lo harían.

Por eso, mirando hacia el futuro, no nos sorprendería ver más medidas de mano dura empleadas (¿pasaportes de inmunidad?) a medida que los funcionarios se desesperan cada vez más por alcanzar sus objetivos de inmunidad de rebaño (en gran parte especulativos).

Envía tu comentario

guest
4 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas