Traducido de Neonnette.com por Tierrapura.org

Un gran porcentaje de los trabajadores de la salud dijo que rechazaría la vacuna contra el coronavirus, citando la política detrás de la agenda de creación de la vacuna.

Los trabajadores de la salud de California, Nueva York, Ohio y Texas se están negando a tomar la vacuna en grandes cantidades. A muchos les preocupa que la vacuna tenga efectos secundarios debido a la rapidez con que fue desarrollada y aprobada.

«A principios de esta semana, el gobernador de Ohio, Mike DeWine, reveló que cerca del 60 por ciento de los trabajadores de los asilos de ancianos de su estado han decidido hasta ahora no vacunarse», informó el New York Post.

«Más de la mitad de los trabajadores de la ciudad de Nueva York han mostrado escepticismo, informó el Post el mes pasado.»

Las encuestas de los trabajadores de la salud en California, muestran resistencia a aplicarse la vacuna.

Alrededor del 50% de los trabajadores del Hospital Comunitario de St. Elizabeth en el condado de Tehama se han negado a vacunarse, informó The Los Angeles Times.

Más tarde, alrededor del 20% de los trabajadores del Centro Médico Providence Holy Cross en Mission Hills también se negaron a la vacuna.

«Aproximadamente entre el 20% y el 40% de los trabajadores de atención primaria del condado de Los Ángeles a los que se les ofreció la vacuna hicieron lo mismo, según los funcionarios de salud pública del condado», informó el Times.

«Tantos trabajadores de atención primaria en el condado de Riverside han rechazado la vacuna – un estimado del 50% – que los funcionarios del hospital y del público se reunieron para diseñar una estrategia para distribuir las dosis no utilizadas», dijo el Director de Salud Pública Kim Saruwatari.

Una trabajadora del hospital en Providence Holy Cross reveló que no aceptaría la vacuna porque está embarazada de seis meses y no estaba segura de cómo la podría afectar.

Mientras tanto, otros trabajadores rechazaron la vacuna porque no se han contagiado del coronavirus a pesar de estar en la primera línea de batalla y sienten que podrían sobrevivir a él.

«Un médico de Texas del Houston Memorial Medical Center dijo a NPR que al menos la mitad de las enfermeras del hospital se negaban a recibir la vacuna.

Una encuesta reciente de la Fundación de la Familia Kaiser encontró que el 29% de los trabajadores de la salud estaban al menos dudando en aplicarse la vacuna COVID.

«Es ciertamente decepcionante», dijo Sal Rosselli, presidente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Salud.

«Pero no es sorprendente, dado lo que la administración federal ha hecho en los últimos 10 meses. …confiar en la ciencia. Se trata de la ciencia y la realidad, y de lo que es correcto».

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas