Por Liwei Fu

La cuenta regresiva ha comenzado en Estados Unidos. El 6 de enero, el mal usó el conteo de votos en el Congreso para montar nuevamente una manipulación del pueblo. Cada uno de esos actores que entró violentamente al edificio del Congreso eran actores pagados. Había CERO presencia policial en el Congreso en Washington, y los pocos policías que estaban en la trama posiblemente también eran actores pagados. Ya han salido numerosas evidencias que miembros de Antifa y comunistas disfrazados de simpatizantes de Trump se infiltraron en la movilización para romper el Congreso.

Fue interesante ver cómo, de repente, aquellos que presumiblemente eran pro-Trump y los periodistas que hasta entonces eran más ‘neutrales’ se pusieron inmediatamente en contra de Trump y se pasaron al otro bando, empezando a llamar “presidente electo” a Biden. Finalmente, los medios hablaron de un golpe, y no se equivocaron. Realmente fue un golpe: un golpe contra el presidente Trump.

Y por supuesto, los demócratas y los medios largaron un diluvio de ataques a los violentos “simpatizantes de Trump” que, guiados por el propio Trump, destrozaron ese honorable edificio que es el Congreso. A pesar de la evidencia que demuestra la presencia coordinada de miembros de Antifa con los “policía” presente, la difamación al movimiento patriota aún continúa para fomentar el sentimiento anti-Trump. Usando este incidente como excusa, representantes y senadores declararon que no apoyarían a Trump en su reclamo por el fraude electoral.

Lea también: DECODIFICADO: Los mensajes OCULTOS que revelaron los KU-anon en el último video de TRUMP

Twitter, Facebook e Instagram, presentándose como grandes defensores de la no violencia, pronto censuraron al Presidente Trump. El presidente dejó la Casa Blanca y fue a una base de comunicaciones militares de élite en Abilene, Texas. 

Mientras tanto, publicó un aviso garantizando una transición pacífica el día 20 de enero. Pero, el texto terminó con: “Aunque esto representa el final del primer mandato más grande de la historia presidencial, ¡es solo el comienzo de nuestra lucha para hacer a América grande de nuevo!».

El 7 de enero, Trump salió con un nuevo mensaje. En su discurso no pronunció ninguna vez el nombre de Biden, ni las palabras: “yo concedo” sino que habló de una “nueva administración” y aseguró una “transición ordenada de poder” el 20 de enero. 

Sus palabras renovaron la esperanza de sus seguidores. Trump dijo que agotó todos los procesos legales y democráticos para rectificar el fraude y ahora se enfocará en asegurar una «suave, ordenada y perfecta transición de poder» a «una nueva administración». Terminó con «nuestro increíble viaje acaba de empezar».

Lea también: Trump NO CONCEDIÓ, y la «transición de poder» no significa necesariamente una transición a Biden

Mientras, los -denominados- representantes del pueblo, los medios de comunicación y el establishment en general, han salido a denunciar al presidente y pedir su destitución, incluso aquellos a los que Trump ayudó y apoyó. Hay que recordar que varios congresistas y senadores cambiaron su apoyo a Biden.

Y el mal nunca se rinde, seguirá hasta su propio final. Cuando Trump comience a revelar los crímenes contra la humanidad de esta gente, no dejarán que la noticia salga a la luz. Es muy probable que se produzca un apagón total de las comunicaciones en los Estados Unidos. Así hay una dinámica venta de radios de onda corta para poder recibir noticias. Puede ser también que se presenten 10 días de un apagón de noticias. ¡Pero, de todas formas, no duraría mucho tiempo, porque la fecha de asunción presidencial es en menos de dos semanas!

El juego de la soga para tomar a la humanidad

Cuando Trump ganó la elección presidencial en 2016, estaba claro que no se trataba del caso de un mero empresario que lograba llegar a la Casa Blanca. Trump lo dijo muchas veces: todo lo que él hace no es por una elección presidencial, se trata de salvar al mundo de los planes de los globalistas-comunistas que quieren instalar comportamientos demoníacos, destruyendo el origen divino de los humanos, para que nunca puedan regresar al Cielo. Para alcanzar su meta, primero controlan a la mayoría de los representantes y senadores estadounidenses. También a todos aquellos con poder, que pueden manipular la opinión pública alrededor del mundo. Y luego, por supuesto, los medios de comunicación, todas las grandes corporaciones mediáticas. Muchos de esos periodistas han sido comprometidos por dinero o en actos indecentes y son iniciados en el “club”. La información y los informes están centralizados y se envían a primera hora de la mañana para ser repetidos en todo el mundo. De esta forma, las mentes de todo el mundo ya están bajo su control, y son realmente pocos los que pueden sacarse el casco puesto sobre sus cabezas que nubla la conciencia principal -que es originalmente divina-. Dios quiere salvar a esas vidas.

En el Este, China estuvo controlada por el mal durante más de 70 años. Y en el Oeste, la infiltración de las ideas de izquierda lavaron las cabezas. Pero en los EE. UU., donde hay una masa de americanos de clase media rural, que son creyentes y todavía se aferran a los valores tradicionales de la familia y la decencia, ellos fueron un problema. Durante décadas, este grupo de americanos fue el impedimento para cambiar EE. UU., y por eso, debilitarlo se convirtió en una prioridad para el mal. La destrucción de la fe y la moralidad, y la supresión de la familia como pilar de la sociedad, se planificaron paso a paso. Si EE. UU. es desmoralizado y transformado al comunismo, el resto del mundo lo seguirá, donde en muchos países sus líderes fueron elegidos por la maldad y fueron formados durante años de adoctrinamiento.

Para llevar a cabo estos planes en todo el mundo, se utilizaron las tácticas características de los comunistas. Las puedes encontrar en el pequeño Libro Rojo de Mao y en dondequiera que el comunismo haya usurpado el poder; siempre se emplearon las mismas tácticas para destruir las tradiciones e imponer el control totalitario. Lo que está sucediendo ahora en EE. UU. es una repetición de todos los malvados juegos comunistas. Depravar y pudrir la moralidad, y hacer que la gente que antes era buena se vuelva mala, corrompiéndola con dinero y sexo; es realmente malvado. Pero muchos saben que la corrupción demoníaca de la mente solo puede lograrse mediante cierto comportamiento depravado, que es el crimen más malvado. Es lo que el abogado Lin Wood describió como funciona el mundo humano hoy y reveló cómo niños son utilizados para depravar a todos los que se pueda. Cuando una persona traspasa la línea que separa a humanos y demonios, ya no hay vuelta atrás. Y por eso, la humanidad ha llegado a una etapa final:

«Un mundo entero controlado por extorsión pedófila y esquemas de chantaje, atrapando a los principales influenciadores como el Juez [de la Corte Suprema de Estados Unidos, John] Roberts».

Esto no es algo nuevo, ha estado sucediendo durante muchas décadas, incluso siglos, y cuando los líderes de todos los sectores del país se ven arrastrados a este sórdido acto demoníaco, ya no hay esperanza para el resto del pueblo, para que puedan ser seres humanos decentes y espirituales. Y esto es lo que quieren, que todos se adhieran a su mismo comportamiento. Aquellos que no obedecen son eliminados, por ejemplo a través de una vacuna que realmente es efectiva para aniquilar sigilosamente a un gran número de vidas. No se necesitarán prisiones que requieran recursos ni ejecuciones. La gente también morirá gradualmente por la toxina, y esto no llamará la atención. Pero cuando la gente se dé cuenta de esto, casi todos ya tendrán el veneno dentro de su cuerpo, y ya no habrá nada que hacer. Los gobernantes podrían incluso tener antídotos y darían un poco a los que tienen que esclavizar, pero nada a los que se rebelan. No solo se controlará la comida, sino también la medicina que podría prolongar la vida evitando que la vacuna mate demasiado pronto. Así todos se volverán dependientes de los líderes. No es una película de terror, esto ya está sucediendo, y todos aquellos que aún no están con estas personas, pero dudan e incluso los apoyan, ¡deben despertar ahora!

Un proceso de limpieza

El comunismo no es solo una ideología, o un sistema en el que todos son iguales, aunque esto tiene algo de verdad, porque el fin es que todos sean iguales bajo un grupo exclusivo de gobernantes de élite en todo el mundo, donde todos sean iguales (esclavos).

Pero esto no sucederá. Trump está actuando por orden de Dios, debe limpiar el Estado Profundo comunista, no solo en EE. UU., sino en todo el mundo; el Estado Profundo es mundial. China también tiene el suyo. De hecho, la idea es que el Banco Mundial tenga su sede en Beijing cuando el Partido Comunista chino se transforme en la cabeza de todo este malévolo esquema. Así que una limpieza profunda es absolutamente necesaria.  Toda la humanidad tiene que pasar por este proceso; un proceso que, por la compasión de Dios, fue prolongado, para darle más tiempo a la gente de todo el mundo para que pueda despertar y posicionarse en el lado correcto, lo que terminará determinando el futuro de todos. ¡Y ahora todavía estamos a tiempo de hacer esto!

La voluntad del mundo entero tiene que volverse pura y cuando esté limpia, Dios volverá a establecer lo que una vez fue planeado para la humanidad. En el momento en que la sociedad humana está casi a punto de ser destruida, Trump apareció y está haciendo su trabajo; debe haber jurado hacer esto antes de venir a la Tierra.

Dios no dejará que él fracase, pero lo que importa es el proceso. Este proceso prolongado, repleto de dificultades, podría hacer que mucha gente sea salvada, evitando irse al lado equivocado, cambiando la traición por la lealtad y volviendo a conectarse con Dios. Estas oportunidades las vimos constantemente, pero, lamentablemente, cada vez que por alguna razón la marea se volvió en contra de Trump, algunos salían y se mostraban abiertamente en contra de Trump, temiendo que si no lo hacían de esta manera, no se les permitiría volver a subir al escenario después de que Trump se haya ido. El 6 de enero, de nuevo, muchos mostraron sus verdaderos colores, pero no solo los políticos, sino también los medios de comunicación que eran más “neutrales” y otros llamados «vips»; ellos eligieron al comunismo. Trump dijo que no lo olvidará, pero lo más importante que todos deben saber es que nada será olvidado cuando llegue el juicio final.

Algunos legisladores republicanos, en particular en el Senado, cambiaron de posición ayer, supuestamente por la violencia en el Capitolio. Marco Rubio, un firme anticomunista de origen cubano, y que se describe como un hombre de Cristo, por ejemplo, votó en contra de la descertificación de los resultados uniéndose a la mayoría de los senadores republicanos. ¡Qué tristeza! Una escena montada de un «disturbio violento» les hizo cambiar de opinión. Pero la prueba es sobre la rectitud y la honestidad, que no pueden ser afectadas por un «disturbio violento» escenificado. La prueba está en la integridad, la perseverancia y la fe en Dios, que está lleno de compasión y quiere salvar cada vida. Pero debe haber una línea de fondo que no se puede cruzar y que también tiene un tiempo limitado de validez. 

Todo el mundo habla de la «Revolución de colores». Lo que está pasando en los EE. UU. es realmente en sentido literario, una revolución de mostrar el verdadero color de uno, ya sea el corazón blanco o gris que, a su vez, puede ser cambiado a negro. Porque, tristemente, al final de las pruebas, pocas o ninguna de esas élites han cambiado de gris a blanco, solo a negro. La demoníaca atracción por el dinero, el beneficio, el placer y el poder hace que no pueden pasar lo que es talvez su prueba final.

Y muchos no serán salvados, porque Trump no ganó ayer. Él no ganó ayer, y la prueba está casi terminada. Si Trump hubiera ganado, significa que la mayoría de estos políticos, que representan mucha gente, se habrían posicionado rectamente, o al menos no habría cambios en su corazón que los hicieran adherirse al globalismo-comunismo, De haber ocurrido esto, muchas vidas podrían haber sido salvadas. La limpieza para un nuevo mundo tiene un estándar, y no se puede permitir que ingrese algo que no cumpla con ese requisito básico. El corazón recto es considerado por la Ley del Universo como inmutable. La limpieza tiene que ser exhaustiva para mantener puro al nuevo mundo, vacío de los viejos males; y el pantano es profundo.

Esto es parte de la batalla final, Trump la está dirigiendo en este mundo y tendrá éxito, porque Dios así lo determinó. Solo Dios es realmente compasivo y está lleno de misericordia, y está estirando el tiempo para que los que han caído se despierten y puedan volver. En la medida de lo posible, quiere darle una oportunidad a todos, pero el mal no quiere esperar. Debe seguir con su plan porque participó en el Plan original de cuando los seres humanos fueron creados en la Tierra. El plan es complejo y la humanidad es lo más importante del plan celestial. Los humanos son la clave del universo futuro. Si los humanos son corrompidos, serán destruidos y esta destrucción significa que el mal ha ganado, y a su vez significa que el universo será tomado por la maldad. ¡Por lo tanto, quiere corromper a tantos como sea posible! Si el mundo continúa deteriorándose, más personas se volverían malas y malvadas, y esto encaja perfectamente con la justificación de la maldad para destruir todo lo que se volvió malo. Este plan de la destrucción de vidas, ordenada por el mal, pero llevada a cabo por la gente mala, significa la aniquilación de un gran número de vidas.

¿Qué tenemos que hacer urgentemente nosotros?

La espera, la extensión de este período antes del juicio final es, por un lado, perjudicial para los jóvenes. Dios lo sabe. Es difícil ver que nuestros hijos, que ahora tienen unos 20 años, hace solo poco más de una década, eran dulces e inocentes niños. Pero creciendo en esta sociedad putrefacta, este jovencito hoy podría haberse convertido en un comunista, terrorista o transgénero, apoyando todo tipo de comportamiento desviado en la sociedad, ¡que además empeora año tras año!

Imaginen una casa después de años y años de deterioro y exposición a las inclemencias del clima, la limpieza sería muy difícil. En todas partes el polvo se levantaría e incluso ahogaría a los limpiadores, pero una vez que se limpia a fondo, se abren las  ventanas para dejar entrar el aire fresco y la luz del sol, qué hermoso será. El mundo es nuestra casa deteriorada, sucia, terriblemente sucia, con una depravación inimaginable, que erosiona a los que viven en la casa y no hay esperanza para los que nacen y crecen en ella; no pueden saber lo que es el aire fresco, la luz del sol y el brillo. Ahora la limpieza ha comenzado. Mantengan la fe, la limpieza es ordenada y guiada por Dios. El período de espera actual es para que la humanidad despierte; todavía podemos seguir despertando a los que están dormidos.

Nos queda algo muy poderoso y muy efectivo para hacer que se despierten aquellos que no son malévolos. Tienen que decirles a todos que rechacen el comunismo desde lo profundo de su corazón, ya que es el representante del mal en la Tierra, que se nieguen a ser esclavos de un grupo de malvados, que se nieguen a dejar su fe en Dios. Muy pronto la palabra de Dios podría ser prohibida. Primero fue la madre, el padre, etc., luego seguiría la palabra Dios y su equivalente en todos los idiomas. Esto no sucederá, pero depende de cuántos puedan despertar a esta etapa final de la batalla entre Dios y el mal. Dios necesita apoyo también, ya que el sistema «democrático» de elección, e incluso el sistema judicial, fueron inventados por el mal. De esta manera, puede establecer que la «voluntad» del pueblo rige la Tierra y que debe ser respetada. Esto es una trampa, ya que el mal hace todo para “formar” la voluntad de los humanos. Puede manipular la voluntad con propaganda, dinero y depravaciones sexuales, y aun así mantener la farsa de que hay  «democracia» y que esta es la “voluntad del pueblo”. Esta es la mente extremadamente perversa del mal. Así que ahora, utiliza el «sistema democrático» para manipular a los candidatos políticos, los partidos, las elecciones, la justicia y se justifica luego utilizando las reglas “democráticas” para llevar a cabo elecciones fraudulentas, impugnaciones, investigaciones falsas y crean más y más leyes retorcidas para esclavizar a la humanidad.

En realidad la humanidad no necesita la democracia, solo necesita la Verdad, la Compasión y la fe en la existencia de Dios. Así Dios puede guiar todo. Todos aquellos que son rectos y respetan el estándar estipulado para los humanos y quieren liberarse del control maligno del mundo, porque creen en Dios, deben permanecer tranquilos y rectos sin importar lo que esté sucediendo, porque no están incluidos en la limpieza. Mientras tanto, tenemos que despertar a todos para que se posicionen y hagan la elección correcta; según la Ley del universo, la maldad tiene que respetar nuestra elección, la elección del camino con Dios. Esta elección nos salvará. La luz está al final de la oscuridad, y el nuevo mundo es tan perfecto y tan puro que ninguno de nosotros puede imaginarlo. Porque Dios nos dará un mundo puro.

Recuerden que todo lo que parece ser malo, no es necesariamente malo, todo lo que parece ser bueno no es necesariamente bueno. Prepárense y ayuden a todos a conocer la verdad ahora y elegir en su corazón el camino correcto, ¡con Dios!

Envía tu comentario

guest
9 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas