Al comenzar el Año Nuevo, es importante saber dónde estamos y qué debemos hacer. Con la ideología comunista arrasando en la sociedad occidental, incluso Estados Unidos, el faro del mundo libre, está al borde de perder su democracia, su sistema legal, su derecho a saber y su derecho a elecciones justas.

Este artículo resume ocho logros importantes de la administración de Trump en los últimos cuatro años. Ya que durante estos años, los medios tuvieron una cobertura distorsionada de Trump, esta lista ayudará a la gente a comprender lo que él ha hecho por Estados Unidos.

Después de todo, cuando no podemos garantizar los derechos legales del presidente de los Estados Unidos o evitar que sea difamado, tarde o temprano nuestros propios derechos podrían ponerse en peligro. Sin libertad y democracia, Estados Unidos ya no será Estados Unidos. Sin el baluarte de Estados Unidos, la comunidad internacional podría caer fácilmente en manos del socialismo y el comunismo.

Nota: Este artículo solo analiza los logros de la administración actual. De ninguna manera da a entender que la administración o el presidente actual no tienen fallas.

1. Reducción de impuestos, impulso económico y baja tasa de desempleo

En 2017, la administración de Trump redujo la tasa del impuesto corporativo del 35% al 21% y aprobó un recorte adicional al impuesto sobre el salario personal. Además, el mandato individual bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio (también conocido como Obamacare) fue derogado en 2019 junto con cientos de otras regulaciones, beneficiando significativamente a empresas y familias. Con los incentivos para que la manufactura realizada fuera del país, regresara a nivel nacional, se agregaron alrededor de 7 millones de empleos en dos o tres años, lo que redujo el desempleo a 3.5%, la tasa de desempleo más baja en 50 años, antes de que golpeara la pandemia del coronavirus.

En 2018 el producto interno bruto (PIB) de Estados Unidos también aumentó un 3%, el segundo nivel más alto en 10 años. El PIB alcanzó los 21,43 billones de dólares en 2019. Además, la economía de Estados Unidos creció un 33,1% en el tercer trimestre de 2020. Con esfuerzos para combatir la inmigración ilegal y una orden ejecutiva en 2017 para «Comprar lo estadounidense y contratar a estadounidenses», se mejoró la seguridad fronteriza y se protegieron los derechos laborales, incluidos los de los afroamericanos.

Tristemente, estos logros rara vez fueron informados por los medios de comunicación de izquierda, que a menudo atacaron a Trump citando estadísticas de la era de la pandemia.

2. Rechazo al globalismo

Una semana después de convertirse en presidente de Estados Unidos, Trump retiró a Estados Unidos. De la Asociación Transpacífica (TPP). Luego reemplazó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA).

Además, Estados Unidos se retiró del injusto Acuerdo Climático de París, el cual, por ejemplo, permite que China aumente las emisiones a voluntad durante 13 años, pero no Estados Unidos. La salida del tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF) y el Plan de Acción Integral Conjunto (el Acuerdo de Irán) frenó efectivamente la amenaza nuclear de China comunista e Irán. Además, Estados Unidos dejó de financiar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y luego se retiró de ella, frenando el daño a los intereses de Estados Unidos por parte de las fuerzas procomunistas en las Naciones Unidas.

Los medios de comunicación de izquierda a menudo criticaron estas iniciativas sin mencionar que el globalismo defendido por tales organizaciones está impulsado por la ideología comunista.

3. Paz en el Oriente Medio

Varios meses después de convertirse en presidente de Estados Unidos, Barack Obama recibió el Premio Nobel de la Paz. Sin embargo, lanzó ocho guerras durante su mandato. En contraste, Trump no ha lanzado ninguna guerra en cuatro años, lo que lo convierte en el único presidente estadounidense en los últimos 40 años que no ha iniciado o intensificado una guerra en el Medio Oriente.

Para combatir el terrorismo, las operaciones militares provocaron la muerte de Abu Bakr al-Baghdadi, líder del Estado Islámico de Irak y de El Levante (ISIL), y de Qasem Soleimani, la segunda persona más poderosa de Irán. Además, trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén en 2018 y normalizar las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos solidificó la paz en el Medio Oriente.

Asimismo, Trump resolvió la crisis nuclear provocada por el líder norcoreano Kim Jong-un. Las reducciones de tropas en Afganistán y Alemania también tuvieron gran éxito. A través de medidas diplomáticas y económicas, la administración Trump había rescatado a más de 55 rehenes, según un comunicado de la Casa Blanca a fines de octubre. Finalmente, el Teniente General Michael Flynn fue indultado, cerrando un oscuro capítulo de injusticia.

Una vez más, estos logros rara vez fueron informados por algún medio de izquierda o fueron utilizados para atacar a Trump.

4. Fortalecimiento del Poder Militar y de Defensa

Un factor estabilizador importante en el mundo libre es un ejército estadounidense fuerte. Después de que el Congreso aprobara la Ley de Autorización de Defensa Nacional en el ejercicio económico del año 2018, se convirtió en ley y aumentó el presupuesto de defensa a aproximadamente $ 700 mil millones.

La Ley de Autorización de Defensa Nacional para el año fiscal 2020 autorizó un gasto de aproximadamente $ 740 mil millones. También estableció la Fuerza Espacial de Estados Unidos como una rama militar independiente en diciembre de 2019. Con el lema de “Semper Supra” (siempre arriba), promoverá enormemente el poder militar estadounidense.

5. Oponerse al PCCh en el comercio y las sanciones

La ideología comunista se ha infiltrado en Occidente durante décadas, y la infiltración se intensificó desde que China inició una relación diplomática con Estados Unidos en 1979. En agosto de 2018, el partido comunista chino (PCCh) tenía como fin «contar buenas historias sobre China y contarlas bien», metiendo aún más el poder de la propaganda global del régimen.

Por otra parte, en su libro La América que Merecemos, del año 2000, Trump, previó al PCCh como una gran amenaza. Después de convertirse en presidente en 2017, tomó una serie de acciones para abordar los problemas con China, incluido el robo intelectual, el déficit comercial, la infiltración comunista, la guerra cibernética y el pantano en Washington.

Más específicamente, Trump puso fin a la política de apaciguamiento estadounidense hacia el PCCh que había durado cuatro décadas y en 2018, lanzó una guerra comercial con China. También impuso sanciones contra Huawei y ZTE (ambas firmas están relacionadas con el ejército chino y representan amenazas para la seguridad nacional). Cerró el consulado chino en Houston debido a su fuerte participación en actividades de espionaje, sancionó a los funcionarios chinos por quebrantar la democracia de Hong Kong y restringió la capacidad de los funcionarios del PCCh para ingresar a Estados Unidos. Es importante señalar que la administración de Trump diferenciaba al PCCh del pueblo chino y que la mayoría de estas acciones estaban dirigidas al PCCh.

6. Responsabilizar al PCCh por la desinformación sobre la pandemia

Los medios de izquierda han utilizado la pandemia del coronavirus para atacar a Trump mientras minimizan la forma en que el PCCh fue responsable del desastre global. De hecho, algunos días después de que China anunciara la transmisión del coronavirus de persona a persona, la administración de Trump implementó medidas para restringir los vuelos desde China y ayudar a los estadounidenses a regresar a Estados Unidos de manera segura. Trump también criticó repetidamente el hecho de que la OMS y el director general Tedros Adhanom no alertaron al mundo sobre el brote debido a sus estrechos vínculos con el PCCh.

Conjuntamente a los esfuerzos para acelerar el desarrollo de vacunas, Trump habló en muchas ocasiones sobre cómo el PCCh encubrió el brote, engañó a personas dentro y fuera de China e incluso culpó a otros países (incluido a Estados Unidos) por el virus. Los esfuerzos de la administración de Estados Unidos llevaron a otros países a unirse a una fuerza conjunta global para frenar al PCCh. Por otro lado, los medios de izquierda, exageraron el número de casos en Estados Unidos y minimizaron la responsabilidad del PCCh en la pandemia.

7. Restauración de la fe y de los valores tradicionales

Los socialistas en Estados Unidos abogan por un gobierno grande, altos impuestos y gran asistencia social. Todos estos desalientan el trabajo duro y son muy similares a la ideología comunista de robar a Pedro para pagarle a Pablo. Cuando las políticas socialistas amortiguaron los incentivos para buscar trabajo activamente y aumentaron el gasto público, los socialistas culparon a Trump por los problemas.

«En Estados Unidos, no adoramos al gobierno, adoramos a Dios», declaró Trump. Él salvaguarda los principios fundacionales, la fe y los valores morales estadounidenses, junto con el trabajo arduo, los valores familiares y los derechos humanos. Estas iniciativas han protegido al pueblo estadounidense y han restaurado los valores tradicionales. Pero contradicen al Estado profundo y a aquellos que se centran en sus propios beneficios en nombre de los intereses del pueblo. Como resultado, Trump ha sido blanco de Wall Street, grandes empresas tecnológicas y funcionarios que abogan por el socialismo.

8. Lucha por una elección justa

Las elecciones presidenciales estadounidenses de 2020 son muy importantes. «De manera muy simple, ustedes decidirán si sus hijos crecerán en un país socialista o si crecerán en un país libre», dijo Trump durante una manifestación en Georgia el 5 de diciembre de 2020.

«Si no erradicamos el fraude… ya no tendremos un país», dijo en un discurso en la Casa Blanca tres días antes.

En la misma línea, el usuario de Twitter Kanekoa publicó: “La mayor amenaza que enfrentamos en este tiempo, no es un enemigo invisible que invade nuestros cuerpos, sino uno que invade nuestro país y nuestras mentes”.

El 22 de diciembre, durante un discurso en video, Trump dijo: «Como presidente, uno de mis deberes más solemnes es proteger la integridad de su sagrado derecho al voto». Frente a la abrumadora evidencia de fraude electoral, comentó, “nunca debió permitirse que nada de esto sucediera en los Estados Unidos de América. Es una farsa de democracia. Es una vergüenza para nuestra República”.

“Durante meses y, de hecho, años antes de las elecciones, los medios de comunicación, los grandes gigantes tecnológicos y el Partido Demócrata estaban coludidos abiertamente para engañar al público estadounidense. A principios de este año se comprobó sin lugar a dudas que la familia de Joe Biden recibió millones de dólares del partido comunista chino. Sin embargo, los medios y las grandes empresas de tecnología trabajaron juntos para censurar completamente esta información”, continuó. “No podemos permitir que una elección completamente fraudulenta se mantenga”.

Estados Unidos fue establecido sobre la fe y la libertad. Como faro del mundo libre, ha desempeñado un papel mundial crucial, para salvaguardar la libertad, incluida la libertad de culto. Apoyar una elección justa no solo es importante para los candidatos, sino que también es un testimonio de nuestra conciencia.

Fuente: es.minghui.org

Envía tu comentario

guest
7 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas