Traducido de New York Post por TierraPura.org

Últimamente, mucha atención se ha centrado en los actos de censura de Twitter. Lo que ha recibido mucha menos atención es lo que Twitter elige no censurar, y los ejemplos son impactantes tanto en el contenido como en la hipocresía que muestran las Big Tech en su esfuerzo por destruir al competidor de Twitter, Parler.

Amazon, Apple y Google han actuado para cerrar Parler supuestamente porque recibe llamadas de violencia, pero una simple búsqueda en Twitter muestra que él mismo permite regularmente tales llamadas.

Twitter alberga un hashtag de #KillTrump. En todo el glorioso idioma inglés no hay una forma más clara, sencilla o corta de llamar a la violencia que la palabra «matar» seguida del nombre de alguien. Pero ahí está. Uno de estos tweets dice «#ArrestTrump no es suficiente #KillTrump». Y esto no es nuevo, en junio el hashtag #AssassinateTrump estaba rebotando por la página web con frases como «Que alguien saque a este payaso AHORA». Ese tweet sigue activo.

Y mientras que los supuestos llamados de Trump a la violencia, de hecho él explícitamente llamó a la protesta pacífica, hizo que lo prohibieran, el Ayatolá Khamenei twiteó esto en noviembre, «… Palestina será libre, mientras que el falso régimen sionista perecerá. No hay duda de esto». Así que alentar un desafío completamente legal a los resultados de las elecciones hace que nuestro presidente sea prohibido, pero el líder del brutal estado de Irán que amenaza con acabar con Israel no es ningún problema.

Hay una cuenta de Twitter que se llama “Pigs In A Blanket, Fry Em Like Bacon” («Cerdos en una manta, freírlos como bacon»), una llamada para matar a la policía que también se encuentra en innumerables tweets. Actualmente hay un tweet del día de los disturbios en el Capitolio que dice «Espero que los Trumpers de ahí fuera mueran todos de Covid». Cuando el congresista electo Luke Letlow murió con Covid hubo tweets celebrando o llamándolo justicia.

Antifa, que participó en los disturbios de todo el verano en Portland tiene varias cuentas de Twitter que utilizan para organizar. En julio un periodista de izquierda de Portland twitteó durante un disturbio, «Atención todos, parece que Andy Ngo está aquí». El autor y crítico de Antifa, Ngo, fue agredido físicamente por el grupo. Claramente sabía al peligro que lo exponía.

El punto es que Twitter es un pozo negro de amenazas de violencia, pero no se le presta atención a menos que provengan de voces conservadoras que amenacen su poder y sus resultados. La idea de que Twitter actúa en interés de la comunidad o promueve un discurso saludable con su censura es absurda. Twitter actúa en los intereses de una sola entidad: El suyo propio.

Twitter2

Lo que realmente está pasando aquí es que el CEO de Twitter, Jack Dorsey, está aprovechando cínicamente los trágicos y caóticos eventos en el Capitolio para asegurar el dominio de su compañía. Es profundamente antiamericano y merecen ser denunciados. 

Twitter tiene el derecho de vigilar el discurso en su plataforma, pero las reglas deben aplicarse por igual a todos si dicen ser una plataforma neutral y no un editor. Sus acciones de los últimos días muestran claramente que son estos últimos, y que deben ser tan responsables de su contenido como cualquier otro editor del país.

David Marcus es el corresponsal de The Federalist en Nueva York.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas