Traducido de Natural News por TierraPura.org

Ya debería ser evidente que las criaturas del pantano que habitan en el estado profundo y las entrañas del gobierno no sólo quieren castigar a Donald Trump por atreverse a ganar unas elecciones y cumplir su promesa de sacarlas, sino que quieren arruinarlo a él, a su familia y a sus negocios para siempre.

De eso se trata la segunda impugnación. De eso se trata el tratar de condenarlo cuando está a punto de salir de la Casa Blanca (para que no pueda postularse a un segundo mandato). De eso se trata el desacreditarlo de todos los medios sociales (a pesar de haber sufrido pérdidas de miles de millones de dólares en la valorización). Es de lo que se trata terminar con las relaciones comerciales de larga data.

Donald Trump nunca dijo a sus seguidores que «asaltaran» el edificio del Capitolio de los Estados Unidos. Vuelva a leer su discurso o escúchelo en línea; incluso usó la palabra «pacíficamente» cuando describió cómo quería que sus partidarios se comportaran cuando llegaran al Capitolio.

Pero todo esto se está haciendo para deshacerse de la mayor amenaza a la existencia del estado profundo y su capacidad para mantener el control de sus feudos y centros de poder – y para evitar que nuestro legítimo presidente exponga completamente lo que realmente ocurrió durante las elecciones de noviembre.

Los pocos constitucionalistas leales que quedan en el personal del esqueleto de Trump están haciendo todo lo posible para mostrar su lealtad no a él, sino a todos nosotros y al documento fundacional que se supone debe guiar a nuestros funcionarios electos y a la burocracia que ellos construyeron. Uno de ellos es el Director de Inteligencia Nacional John Ratcliffe.

En un memorando titulado, «Opiniones sobre el análisis de seguridad electoral de la comunidad de inteligencia», Ratcliffe dejó en claro que China, no Rusia (¡Rusia! ¡Rusia! ¡Rusia!, gritó el estado profundo) estuvo mucho más involucrada en la alteración de nuestra elección – pero la facción de #NeverTrump dentro de la comunidad de inteligencia ha ocultado su participación para deshacerse de un comandante en jefe que nunca les ha gustado. 

«Desde mi punto de vista único como el individuo que analiza toda la inteligencia más sensible del gobierno de los Estados Unidos sobre la República Popular China, no creo que la opinión mayoritaria expresada por los analistas de la Comunidad de Inteligencia (CI) refleje de manera completa y precisa el alcance de los esfuerzos del gobierno chino para influenciar las elecciones federales de los Estados Unidos del 2020», escribió Ratcliffe.

«La opinión mayoritaria expresada en esta ACI [Evaluación de la Comunidad de Inteligencia] con respecto a las acciones de China para influir en las elecciones no está a la altura por varias razones específicas», añadió, señalando que las directrices de la CI requieren que las evaluaciones estén libres de sesgos políticos, aunque en opinión de Ratcliffe, la parte de China del análisis de las elecciones no lo estaba. 

«Los analistas de China dudaron en evaluar las acciones chinas como influencia o interferencia indebida. Estos analistas parecían reacios a que se presentara su análisis sobre China porque tienden a estar en desacuerdo con las políticas de la administración, diciendo en efecto, no quiero que nuestra inteligencia se utilice para apoyar esas políticas», encontró el IC Ombudsman. «Este comportamiento constituiría una violación del Estándar Analítico B: Independencia de las Consideraciones Políticas».

Esta politización de la inteligencia ha estado ocurriendo desde que Donald Trump venció a la candidata favorita (y corrupta) del estado profundo, Hillary Clinton.

¿Cómo crees que los periódicos de la corriente principal se apoderaron de la conversación telefónica del Asesor de Seguridad Nacional entrante, Michael Flynn, con un diplomático ruso? Esas cosas no son de dominio público.

¿Y qué hay de la queja de los «denunciantes» sobre la falsa afirmación de un «quid pro quo» de Trump del presidente ucraniano, que llevó a la primera falsa impugnación del presidente? Trump incluso trató de evitar la falsa narración publicando una transcripción de su llamada telefónica – pero eso no importó porque se había hablado abiertamente de la impugnación desde antes de que tomara posesión del cargo.

En cuanto a los chinos, si tenemos a los analistas de la comunidad de inteligencia de los EE.UU. siendo indulgentes con el régimen de la China comunista, entonces eso sólo puede significar que Beijing ha encontrado muchas incursiones en nuestras agencias de inteligencia más sensibles.

La Tercera Guerra Mundial no puede estar muy lejos.

Envía tu comentario

guest
8 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas