Traducido de Natural News por Tierrapura.org

El sistema médico se está haciendo el desentendido sobre los eventos adversos causados por las vacunas del coronavirus de Wuhan (COVID-19), y atribuye su aparición a un aditivo relativamente común, aunque tóxico, conocido como polietilenglicol (PEG). Sin embargo, la tecnología del ARN modificado no probado (ARNm) es más que probable que sea el verdadero culpable.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC), hasta la fecha se han notificado «al menos seis reacciones alérgicas graves» a la vacuna del virus de Pfizer/BioNTech China. También se han notificado al menos dos casos de anafilaxia en el Reino Unido.

Al rastrear el componente de ARNm de la vacuna, que nunca antes se había utilizado en una vacuna, los medios de comunicación principales han señalado a la PEG como la causa potencial, ya que la PEG es el aditivo industrial basado en el petróleo que rodea al ARNm como una burbuja para introducirlo en las células.

Lea también: Argentina, nación vendida a globalistas y al régimen chino: las verdaderas razones de la cuarentena interminable

Las moléculas de lípidos aceitosos que rodean al ARNm son estabilizadas por la PEG, permitiendo que toda la secuencia se inserte en las células humanas para su reprogramación. El resultado final es la producción a nivel celular de proteínas sintéticas «de punta» que el cuerpo supuestamente reconoce como el WuFlu, impulsándolo a luchar contra la enfermedad como parte de una respuesta inmune genéticamente modificada (OMG).

«Aunque creo que sólo estamos especulando aquí … se sabe que uno de los componentes que está presente en ambas vacunas – el polietilenglicol – puede estar asociado, de manera poco común, con reacciones alérgicas», declaró Peter Marks, director del Centro de Evaluación e Investigación Biológica de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), en una conferencia de prensa el 18 de diciembre.

«Lo que estamos aprendiendo ahora es que esas reacciones alérgicas podrían ser algo más comunes que las altamente poco comunes que pensábamos, porque la gente se expone al polietilenglicol en varias preparaciones farmacéuticas», agregó Marks, y señaló que la FDA planea también vigilar el lanzamiento de la vacuna Moderna «muy de cerca», ya que ambas inyecciones contienen PEG.

En su propia declaración, Pfizer indicó que también planea «vigilar de cerca todos los informes que sugieran reacciones alérgicas graves después de la vacunación». Pfizer también declaró que su información de prescripción incluye una advertencia acerca de cómo «el tratamiento y la supervisión médica apropiados deben estar siempre disponibles en caso de un raro evento anafiláctico después de la administración de la vacuna».

Si tomas una vacuna COVID-19, te convertirás en un OMG (organismo genéticamente modificado)

La suposición, en otras palabras, es que la PEG es el problema, y las personas que son alérgicas a ella deberían simplemente evitar la inyección, bastante simple. ¿Pero qué pasa si la PEG no es lo que realmente está causando los eventos adversos graves? ¿Y si las vacunas del virus chino son una afrenta tan grave para el cuerpo humano y sus huellas naturales de ADN que estas reacciones de anafilaxia son un signo de autoinmunidad permanente?

Para ser claros, sabemos que el PEG es dañino y no debe ser inyectado en humanos. Al mismo tiempo, sería negligente ignorar el hecho de que la tecnología del ARNm es una forma de ingeniería genética que altera permanentemente el genoma humano de maneras que aún son en gran parte desconocidas.

Como mínimo, las vacunas de ARNm están bombardeando los cuerpos de quienes las reciben con compuestos de «proteínas extrañas» que el sistema inmunológico no reconoce. Como resultado, induce la anafilaxis, que el científico Charles Richet, ganador del Premio Nobel, lo describió como «un mecanismo de defensa universal contra la penetración de sustancias heterogéneas en la sangre, de la que no pueden ser eliminadas».

Especialmente cuando se mezclan con antígenos, los productos químicos venenosos utilizados en las vacunas son una afrenta a la inmunidad humana, de ahí que el sistema inmunológico los rechace, a menudo violentamente y a veces hasta la muerte. Y la introducción de la tecnología del ARNm sólo empeora esa amenaza.

Lea también: MASCARILLAS PELIGROSAS: su uso a LARGO PLAZO genera microbios que contribuyen al CÁNCER de PULMÓN AVANZADO

Según algunos, estas «vacunas» de ARNm ni siquiera son vacunas. Son un material completamente diferente que ha sido diseñado para recodificar la genética de una persona y convertirla en una especie de transhumano.

Como lo planteó un comentarista de Zero Hedge, quizás estas reacciones anafilácticas son simplemente las «manifestaciones externas del cambio interno al transhumanismo». Otro escribió que el objetivo de los globalistas es «convertir a la humanidad a su imaginación y controlarla como si fuera ganado».

Otro escribió que una de las preguntas sin respuesta sobre estas vacunas de ARNm tiene que ver con la forma en que los injertos son un tipo de virus «que toma las funciones normales de las células sanas y las reprograma para producir proteínas sintéticas de punta».

«Una vez que esas células son reprogramadas, no pueden volver a ser como antes. Las células son ahora fábricas de proteínas de punta, causando constantemente que el sistema inmunológico neutralice estas partículas… Si el cuerpo está ahora produciendo constantemente anticuerpos para contrarrestar trillones de proteínas de punta inertes, ahora ha causado que esa persona tenga un trastorno autoinmune.»

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas