Traducido de naturalnews.com por Tierrapura.org

El auge (y el éxito) del presidente Donald Trump y la amenaza que sus decenas de millones de partidarios suponen para el orden establecido existente (el Estado profundo) es tan inmenso que hay un movimiento en marcha por parte de los poderes fácticos para eliminarlos antes de que se hagan lo suficientemente fuertes y organizados como para recuperar Estados Unidos.

Una de las formas en que este esfuerzo está tomando forma es simplemente designar a los partidarios de Trump, entre ellos los estadounidenses que siguen siendo escépticos de las vacunas, como grupos «extremistas», enemigos del Estado y terroristas.

Lea también: ARGENTINOS serían usados como CAMPO de PRUEBAS para la VACUNA Sputnik, según un medio de EE. UU.

A medida que la Big Pharma -reforzada por el impulso de la vacuna COVID-19 del ex presidente- crece en riqueza y poder, la industria está imitando a la América Corporativa y a la Big Tech al acercarse al leviatán (bestia marina narrada en la Biblia, que a menudo es asociada con Satanás) del gobierno federal.

Como señaló Technocracy News, el mes pasado The Hill afirmó que el «movimiento antivacunas ve la COVID-19 como una oportunidad» para apuntalar su oposición, añadiendo: Mientras los funcionarios de salud pública tratan de tranquilizar a los estadounidenses sobre la seguridad y eficacia de la vacuna COVID-19, los esfuerzos antivacunas podrían impedir que el país alcance la inmunidad de grupo».

Mientras tanto, un informe separado en The Times dijo que el «gobierno británico considera que la lucha contra la información falsa sobre la vacuna COVID-19 es una prioridad creciente», probablemente por la misma preocupación.

Sin embargo, ¿cómo justifican las «democracias» la utilización de la guerra cibernética contra los ciudadanos sólo para aplicar políticas de salud pública con las que no todos están de acuerdo (y ciertamente políticas que «la ciencia» no siempre demuestra)?

¿No son legítimas las preocupaciones sobre la seguridad de las vacunas? ¿No deberían formar parte del debate y la discusión política? ¿Desde cuándo está bien imponer políticas sanitarias inciertas a personas supuestamente libres del mismo modo que lo haría un líder dictatorial? 

No si el objetivo, el verdadero objetivo, es el control de la población; cuando el control es el objetivo primordial, entonces la discusión es un impedimento.

Y en esa línea, los «opositores» a la política gubernamental -en este caso, cuando los gobiernos han decidido que «las vacunas son buenas» y «la disidencia a las vacunas es mala», los poderes fácticos no deben simplemente estar en desacuerdo con sus opositores, sino que tienen que demonizarlos, deshumanizarlos y deslegitimarlos, incluso si eso significa poner sus vidas en peligro con falsas acusaciones de «extremismo».

Consideraciones, por Technocracy News: 

En julio de 2020, Imran Ahmed, miembro del Steering Committee on Countering Extremism Pilot Task Force bajo la Comisión para Contrarrestar el Extremismo del gobierno británico y director ejecutivo del Centre for Countering Digital Hate (CCDH), dijo a The Independent que considera a los anti-vaxxers «un grupo extremista que representa un riesgo para la seguridad nacional», porque «una vez que alguien ha sido expuesto a un tipo de conspiración es fácil llevarlos por un camino en el que abrazan visiones del mundo más radicales que pueden conducir al extremismo violento.»

¿Quién piensa así? Los autoritarios lo hacen. Los dictadores. Los tiranos. No hay absolutamente nada que relacione la preocupación por las vacunas con el extremismo violento. Nada.

Lea también: ‘PASAPORTE DE VACUNACIÓN’: La Unión Europea discute su implementación

Pero el mismo tipo de tiranía se está gestando en la «tierra de la libertad»: al otro lado del charco, en Estados Unidos.

Antes de que el presidente Trump incluso abordara el Air Force One fuera de D.C., los demócratas y sus enfermos y retorcidos perros falderos de los medios de comunicación comenzaron a fantasear con la «desprogramación» de sus más de 74 millones de partidarios enviándolos a todos a «campos de reeducación» para poder adoctrinarlos de nuevo en el redil de Biden/Demócratas/Estado Profundo.

Algunos de ellos lo han dicho en voz alta, incluida la marxista-anarquista Alexandria Ocasio-Cortez. El New York Post informó:

Ocasio-Cortez dijo que el subcomité de derechos civiles de la Cámara de Representantes en el que ella trabaja ha celebrado audiencias durante los dos años anteriores sobre la supremacía blanca y dijo que hay programas para «desradicalizar» a los adherentes con el cerebro lavado.

Pero dijo que la financiación no era una prioridad para esos programas durante los años de Trump.

«Hay gente que está radicalizada ahora mismo. Va a tomar mucho tiempo desradicalizar a estas personas y mucho esfuerzo», dijo.

Hace apenas unos años, la habrían echado del Congreso por decir cosas así. Ahora, después de Trump, no solo se sale con la suya, sino que es celebrada por ello y sus pensamientos tienen eco en otras plataformas, incluidas las llamadas cadenas de «noticias» como la CNN, cuyo «organismo de control de los medios de comunicación» ni siquiera se opone a las peticiones de censura de los competidores.

Envía tu comentario

guest
1 Comentario
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas