Traducido de msn.com por tierrapura.org 

Las relaciones con China no tardaron en convertirse en un problema para el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Una demostración de fuerza de la fuerza aérea china frente a Taiwán el fin de semana pasado provocó una respuesta estadounidense, incluso cuando Biden y su administración se enfocan en la pandemia de COVID-19 y otros problemas urgentes en casa en lo que sigue siendo su primera semana en el cargo.

Lea también: LO MÁS ESPERADO: Trump ANUNCIA la ‘Oficina del Expresidente’ para CONTINUAR con ‘AMÉRICA PRIMERO’

¿QUE PASÓ?

El Ministerio de Defensa de Taiwán informó que China envió el sábado una docena de bombarderos y aviones de combate a la zona de identificación de defensa aérea de Taiwán.

Una demostración de fuerza tan considerable es relativamente rara, y el Departamento de Estado de EE. UU. emitió una declaración en la que instaba a China a «cesar su presión militar, diplomática y económica contra Taiwán» y expresaba su preocupación por «el patrón de … intentos en curso de intimidar a su país vecino». Luego Taiwán dijo que, China envió 16 aviones militares a la misma área el domingo, China no ha comentado sobre los informes.

Le recomendamos:

https://www.youtube.com/watch?v=8mqu0DWWYYc

¿QUÉ DESARROLLÓ LAS ACCIONES DE CHINA?

No está claro. China puede haber estado respondiendo a los ejercicios militares taiwaneses la semana pasada contra una hipotética invasión china. También puede haber estado probando a Biden, después de que el embajador de facto de Taiwán en los Estados Unidos asistiera a su inauguración.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo el lunes que China está decidida a «defender la soberanía nacional y la integridad territorial» e instó a Estados Unidos a «abstenerse de enviar señales erróneas a las fuerzas de independencia de Taiwán».

Tiehlin Yen, subdirector del Centro de Estudios de Seguridad de Taiwán, dijo que las medidas de China pueden darle algunas fichas de negociación mientras se prepara para tratar con un nuevo presidente de Estados Unidos y cualquier ajuste que pueda hacer a la política de China.

Pero el experto chino en relaciones internacionales Zhao Kejin de la Universidad Tsinghua en Beijing dijo que las acciones no están dirigidas a Estados Unidos sino a Taiwán y su oposición a la unificación con el continente. «China necesita mostrar su determinación», dijo.

¿CUÁL ES EL RESULTADO?

La respuesta de Estados Unidos refleja lo que se espera sea el apoyo continuo de Estados Unidos a Taiwán bajo Biden. Su administración puede abstenerse de las medidas más provocativas tomadas bajo su predecesor, el ex presidente Donald Trump, pero cumplirá los requisitos legales estadounidenses para garantizar que Taiwán pueda defenderse.

Sin duda, China seguirá exigiendo que la isla autónoma esté bajo su control. Dadas sus respectivas posiciones, el tema probablemente seguirá siendo una fuente de fricción en las relaciones entre Estados Unidos y China.

Lea también: AGENDA GLOBALISTA: Biden deroga prohibición de Trump de transgéneros en el servicio militar

¿POR QUÉ LA DIVISIÓN SOBRE TAIWÁN?

Taiwán, una isla de 24 millones de habitantes a unos 160 kilómetros (100 millas) de la costa sureste de China, se separó de China en 1949, cuando el Partido Comunista tomó el poder.

Durante tres décadas, Estados Unidos reconoció al gobierno nacionalista en Taipei, Taiwán, como el gobierno de China, aunque no tenía control real sobre el continente mucho más grande. Estados Unidos cambió el reconocimiento diplomático a Beijing en 1979, pero el ahora democrático Taiwán todavía disfruta de un fuerte apoyo bipartidista en Washington.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas