James (da su apellido en el video), es un asistente de enfermería que trabaja en un hogar de ancianos en Estados Unidos y recientemente grabó un video como denunciante porque según él ya no podía permanecer en silencio.

James informa que en 2020 muy pocos residentes del asilo de ancianos donde trabaja se enfermaron de COVID y ninguno de ellos murió durante todo el año 2020.

Sin embargo, poco después de administrar las inyecciones experimentales de ARNm de Pfizer, 14 murieron en dos semanas, y él informa que muchos otros están cerca de la muerte.

Suena familiar…

El video es largo (47 minutos), y está claro que James está sufriendo de estrés emocional, y admite que no tiene nada que ganar con hacerlo público y que probablemente perderá su trabajo por hacerlo.

Pero deja muy claro que se trataba de pacientes que conocía y cuidaba (también es un “pastor laico”), y que después de recibir la inyección ARNm, los residentes que solían caminar solos ya no pueden caminar. Los residentes que solían mantener una conversación inteligente con él ya no podían hablar.

Te puede interesar:

Y ahora están muriendo. «Están cayendo como moscas».

Sus superiores explican que las muertes fueron causadas por un «super esparcidor» de COVID19.

Sin embargo, los residentes que se negaron a recibir las inyecciones no están enfermos, según James.

James deja muy claro que como cristiano, ya no puede vivir con su conciencia y que ya no puede permanecer en silencio.

Deja claro que no está en contra de las vacunas, sino que simplemente comparte lo que sabe que es cierto, con respecto a las personas que ha cuidado en su profesión durante más de 10 años.

Este es un patrón muy claro ahora en el mundo. Inyectan a los ancianos con las inyecciones de ARNm, luego culpan de sus enfermedades y muertes al COVID.

La única razón por la que las grandes farmacéuticas y sus medios corporativos patrocinados se están saliendo con la suya es porque más trabajadores de la salud como James no se acercan para defender a los indefensos.

Incluso muchos en los medios alternativos son culpables de no cubrir este genocidio contra nuestros mayores, como afirma James, porque la gente está más preocupada por las noticias políticas de Donald Trump y Joe Biden, que de la abuela, el abuelo y otros que están siendo «asesinados por estas inyecciones».

James pide a otros CNA, enfermeras y miembros de la familia que lo hagan público y le cuenten al mundo lo que está sucediendo con estas inyecciones experimentales de ARNm COVID.

Fuente: trikooba.

Envía tu comentario

guest
6 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas