La gran batalla entre el comunismo y el mundo libre comenzó ya en la era del marxismo y se ha desarrollado sistemáticamente durante los últimos 170 años. Tampoco es en absoluto el comportamiento improvisado de unos pocos individuos.

Planificación

Al hablar de batallas o guerras, la mayoría de los chinos pensarían en el famoso libro El arte de la guerra de Sun Tzu, un conocido general y estratega militar de la antigua China (544 – 496 a.C.). Todos conocen un dicho común: “Si te conoces a ti mismo y a tu enemigo, nunca perderás una batalla”.

“Trazar planes” es el primer capítulo del libro El arte de la guerra y muestra la gran importancia de tener un plan para cualquier cosa que uno haga.

Sun Tzu dijo: “El arte de la guerra es de vital importancia para el Estado. Es una cuestión de vida o muerte, un camino hacia la seguridad o la ruina. De ahí que sea un tema de investigación que no se puede descuidar bajo ningún concepto”.

Lea también: Biden ABRAZA el poder blando del régimen comunista chino

También dijo al final del capítulo: “Ahora, el general que gana una batalla hace muchos cálculos en su templo antes de librar la batalla. El general que pierde una batalla ha hecho menos cálculos de antemano. De este modo, muchos cálculos conducen a la victoria, y pocos cálculos a la derrota: ¡cuánto más no hacer ningún cálculo! Es por la atención a este punto que puedo prever quién es probable que gane o pierda”.

El 20 de enero de 2021, los conservadores en Estados Unidos se vieron obligados a entregar el poder del Estado a los ultraizquierdistas. Al tiempo que se sentían molestos, muchas personas honestas, de buen corazón y rectas se escandalizaron ante la desvergüenza de la ultraizquierda y condenaron su incalificable perversión, con la esperanza de que dentro de cuatro años la situación pueda revertirse mediante unas elecciones democráticas normales y honestas.

Viendo lo que ha sucedido, no puedo evitar preguntarme si el pueblo estadounidense es demasiado bondadoso, o si carece de una comprensión adecuada tanto de sí mismo como de sus oponentes. Las personas de buen corazón, especialmente las que viven en una sociedad aparentemente democrática, nunca pueden imaginar hasta qué punto los seres malvados están dispuestos a llegar para llevar a cabo sus planes. Pero creo que todos aquellos que despertaron de las tinieblas de la persecución y la opresión de la Unión Soviética y el partido comunista chino (PCCh) entienden de qué estoy hablando.

La batalla entre el bien y el mal es algo fuera de lo común. Uno debe conocerse a sí mismo y a su oponente, y debe planificarla cuidadosamente antes de poder poner en práctica los planes y obtener la victoria. Por lo tanto, las personas buenas con conciencia y sentido de la justicia deben reflexionar inmediatamente sobre sus deficiencias, aprender de las lecciones, para no volver a tomar las cosas a la ligera en el futuro. Espero que todos hayamos obtenido algo de iluminación de lo Divino, hayamos aprendido nuestras lecciones y enriquecido nuestra sabiduría tras el cambio de partido en los Estados Unidos el 20 de enero de 2021.

Programa de subversión de los comunistas

Los comunistas quieren gobernar el mundo a través de controlar a los Estados Unidos. Para lograr este objetivo, muestran abiertamente su naturaleza malvada y no les importa revelar su carácter violento, vulgar y vil. No son estúpidos, ni les preocupa que los demás vean su verdadera naturaleza.

Esas personas podrían estar pensando: “¿Qué puedes hacer, aunque conozcas nuestro verdadero color? Los tribunales están en nuestras manos; el Congreso está en nuestras manos; tu dinero está en nuestros bancos; tus hijos están en nuestras escuelas; tu sustento depende de nuestras empresas; y tu comida, ropa, vivienda y transporte están todos bajo nuestro control. Los mafiosos de la Comuna de París eran nuestros antepasados. Sí, soy un mafioso. A quién le importa”.

Así es la forma de pensar de los comunistas. Los comunistas muestran su desnudez no solo en su obscena promiscuidad, sino también en la brutalidad y arrogancia en la obtención de sus objetivos y tácticas.

W. Cleon Skousen, especialista en derecho, dijo en su libro The Naked Communist: Exponiendo el Comunismo y Restaurando la Libertad: El comunismo enseña a la gente a creer que “poner el interés propio en primer lugar no es malo”, y sin embargo esta debería ser la doctrina más maldita. La gente que realmente acepta esta doctrina no tiene ni conciencia ni sentido del honor. Para ellos, la violencia, el engaño y la traición están justificados.

El libro Naked Communism: Exponiendo el Comunismo y Restaurando la Libertad fue publicado en Estados Unidos en 1958. El campo profesional de Skousen incluía el principio de la libertad, la Constitución de Estados Unidos, la economía, la historia antigua y las escrituras sagradas. También fue invitado a redactar una nueva constitución para Canadá. Además, Skousen también trabajó para el FBI durante 16 años y enseñó como profesor universitario.

El congresista de Florida Albert Herlong pronunció un discurso en el Congreso el 10 de enero de 1963, durante el cual leyó una lista de 45 objetivos comunistas derivados del libro de Skousen para recordar a la gente la amenaza potencial del comunismo.

Lea también: Joe Biden prometió lealtad al Nuevo Orden Mundial en un artículo que escribió en 1992

Por desgracia, al estar tan acostumbrados a vivir en su zona de confort y a disfrutar de la libertad con la que nacieron, los estadounidenses, de buen corazón y optimistas, se han ido olvidando gradualmente de la mirada fija de su enemigo y de la aplicación exhaustiva de sus planes.

Han pasado 63 años desde la publicación del libro de Skousen. Echemos un vistazo a los objetivos comunistas enumerados en el libro y leídos por Herlong durante su discurso, y puede que nos sorprendamos al darnos cuenta de que la mayoría de ellos ya se han cumplido en los Estados Unidos, lo que también influyó en la transferencia de poder el 20 de enero de 2021, después de las elecciones estadounidenses de 2020.

Los 45 objetivos del comunismo enumerados en el libro de Skousen publicado en 1958

Herlong leyó los siguientes objetivos durante su discurso de 1963:

  1. La aceptación por parte de Estados Unidos de que la convivencia es la única alternativa a la guerra atómica.
  2. La voluntad de Estados Unidos de capitular en lugar de entrar en una guerra atómica.
  3. Desarrollar la ilusión de que el desarme total [de] los Estados Unidos sería una demostración de fuerza moral.
  4. Permitir el libre comercio entre todas las naciones, independientemente de su afiliación comunista y de que los artículos puedan utilizarse o no para la guerra.
  5. La ampliación de préstamos a largo plazo a Rusia y a los países soviéticos.
  6. Proporcionar ayuda estadounidense a todas las naciones, independientemente de la dominación comunista.
  7. Conceder el reconocimiento a la China Roja. La admisión de la China Roja en la ONU.
  8. Establecer Alemania Oriental y Occidental como estados separados, a pesar de la promesa de Khrushchev en 1955 de resolver la cuestión alemana mediante elecciones libres bajo la supervisión de la ONU.
  9. Prolongar las conferencias para prohibir las pruebas atómicas, ya que Estados Unidos ha aceptado suspenderlas mientras duren las negociaciones.
  10. Permitir a todos los países soviéticos una representación individual en la ONU.
  11. Promover a la ONU como la única esperanza para la humanidad. Si se reescribe su carta, exigir que se establezca como un gobierno mundial con sus propias fuerzas armadas independientes. (Algunos líderes comunistas creen que el mundo puede ser tomado tan fácilmente por la ONU como por Moscú. A veces estos dos centros compiten entre sí, como lo están haciendo ahora en el Congo).
  12. Resistir cualquier intento de ilegalizar el partido comunista.
  13. Suprimir todos los juramentos de lealtad.
  14. Seguir dando acceso a Rusia a la Oficina de Patentes de Estados Unidos.
  15. Captar uno o ambos partidos políticos de los Estados Unidos.
  16. Utilizar las decisiones técnicas de los tribunales para debilitar las instituciones básicas estadounidenses alegando que sus actividades violan los derechos civiles.
  17. Conseguir el control de las escuelas. Utilizarlas como correas de transmisión del socialismo y de la propaganda comunista actual. Suavizar el plan de estudios. Conseguir el control de las asociaciones de profesores. Poner la línea del partido en los libros de texto.
  18. Obtener el control de todos los periódicos estudiantiles.
  19. Utilizar los disturbios estudiantiles para fomentar las protestas públicas contra los programas u organizaciones que están bajo el ataque comunista.
  20. Infiltrarse en la prensa. Conseguir el control de las asignaciones de revisión de libros, la redacción de editoriales y los puestos de formulación de políticas.
  21. Obtener el control de los puestos clave en la radio, la televisión y el cine.
  22. Continuar desacreditando la cultura estadounidense degradando todas las formas de expresión artística. A una célula comunista estadounidense se le dijo que “eliminara toda la buena escultura de los parques y edificios, sustituyéndola por figuras sin forma, torpes y sin sentido”.
  23. Controlar a los críticos de arte y a los directores de museos de arte. “Nuestro plan es promover la fealdad, el arte repulsivo y sin sentido”.
  24. Eliminar todas las leyes que regulan la obscenidad calificándolas de “censura” y de violación de la libertad de expresión y de prensa.
  25. Romper las normas culturales de moralidad promoviendo la pornografía y la obscenidad en libros, revistas, películas, radio y televisión.
  26. Presentar la homosexualidad, la degeneración y la promiscuidad como “normales, naturales y saludables”.
  27. Infiltrarse en las iglesias y sustituir la religión tradicional por la religión “social”. Desacreditar la Biblia y enfatizar la necesidad de una madurez intelectual que no necesita una “muleta religiosa”.
  28. Eliminar la oración o cualquier forma de expresión religiosa en las escuelas con el argumento de que viola el principio de “separación de iglesia y estado.” (Recuerde que estos objetivos se publicaron para exponerlos en 1958.) ¿Coincidencia?
  29. Desacreditar la Constitución estadounidense calificándola de inadecuada, anticuada, desfasada de las necesidades modernas, un obstáculo para la cooperación entre las naciones a nivel mundial.
  30. Desacreditar a los Padres Fundadores de los Estados Unidos. Presentarlos como aristócratas egoístas que no se preocupaban por el “hombre común”.
  31. Menospreciar todas las formas de cultura estadounidense y desalentar la enseñanza de la historia de Estados Unidos con el argumento de que solo era una parte menor del “panorama general”. Dar más importancia a la historia rusa desde que los comunistas tomaron el poder.
  32. Apoyar cualquier movimiento socialista para dar un control centralizado sobre cualquier parte de la cultura: educación, agencias sociales, programas de bienestar, clínicas de salud mental, etc.
  33. Eliminar todas las leyes o procedimientos que interfieran con el funcionamiento del aparato comunista.
  34. Eliminar el Comité de Actividades Antiamericanas de la Cámara de Representantes.
  35. Desacreditar y finalmente desmantelar el FBI.
  36. Infiltrarse y obtener el control de más sindicatos.
  37. Infiltrarse y obtener el control de las grandes empresas.
  38. Transferir algunos de los poderes de detención de la policía a las agencias sociales. Tratar todos los problemas de conducta como trastornos psiquiátricos que nadie más que los psiquiatras pueden entender [o tratar].
  39. Dominar la profesión psiquiátrica y utilizar las leyes de salud mental como medio para obtener un control coercitivo sobre aquellos que se oponen a los objetivos comunistas.
  40. Desacreditar a la familia como institución. Fomentar la promiscuidad y el divorcio fácil.
  41. Enfatizar la necesidad de criar a los hijos lejos de la influencia negativa de los padres. Atribuir los prejuicios, los bloqueos mentales y el retraso de los hijos a la influencia represora de los padres.
  42. Crear la impresión de que la violencia y la insurrección son aspectos legítimos de la tradición estadounidense; que estudiantes y los grupos de interés especial deben levantarse y emplear “la fuerza unida” para resolver problemas económicos, políticos o sociales.
  43. Derrocar todos los gobiernos coloniales antes de que las poblaciones nativas estén preparadas para el autogobierno.
  44. Internacionalizar el Canal de Panamá.
  45. Derogar la cláusula de reserva Connally para que Estados Unidos no pueda impedir que el Tribunal Mundial se haga cargo de la jurisdicción [sobre los problemas internos. Dar al Tribunal Mundial jurisdicción] sobre las naciones y los individuos por igual.

Lea también: De la antigüedad a la actualidad: «LAS PLAGAS TIENEN OJOS»

Skousen predijo al final del libro que “muy pronto, un día, no encontrarás la verdad en las escuelas ni en las bibliotecas ni en ningún sitio, porque la verdad impresa ya no existirá. Por lo tanto, debes coleccionar estos libros”.

Glenn Beck, autor estadounidense de best-sellers, presentador de radio y comentarista político, dijo que Skousen había previsto en 1958 que “un día, la historia de este país se perdería porque sería secuestrada por la élite intelectual y los comunistas. Creo que ya hemos llegado a ese punto”.

Ben Carson, conocido neurocirujano y secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano en la administración Trump, dijo en 2014: “Cuando lees este libro, podrías pensar que fue escrito el año pasado”.

Los intentos de los comunistas por apoderarse del mundo no solo fueron evidentes en la época de la guerra fría, sino que también se mostraron en las elecciones estadounidenses de 2020. Biden dijo antes de las elecciones: “Hemos reunido, creo, la organización de fraude electoral más extensa e inclusiva en la historia de la política estadounidense”. Nunca aclaró ni desmintió su declaración, y los principales medios de comunicación guardaron silencio al respecto, sin que ningún periodista investigara el asunto. Los tribunales también han ignorado numerosas demandas por fraude electoral para buscar unas elecciones justas.

A la luz de los diversos fenómenos extraños que ocurren actualmente en los Estados Unidos, ¿podemos ver que los planes del malvado espectro comunista, hechos deliberadamente durante un largo período de tiempo para transformar a los Estados Unidos a través de la “evolución pacífica”, se están llevando a cabo ahora mismo?

El estándar del bien y del mal lo establece lo divino. Hoy en día, cuando el bien y el mal están descaradamente invertidos, los Estados Unidos y el mundo se encuentran en un momento inusual. ¿Hemos hecho planes para nuestro futuro? ¿Estamos preparados? ¿Cómo mantendremos nuestra conciencia y nuestra fe? ¿Cómo transmitiremos a nuestros hijos y nietos una patria pacífica y feliz? Todas estas preguntas merecen una profunda reflexión por parte de todos nosotros en este momento tan crítico de la historia.

Fuente: Minghui.org

Envía tu comentario

guest
5 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas