Traducido de Natural News por TierraPura.org

Una de las principales escuelas independientes de Estados Unidos realizó recientemente una “auditoría de la diversidad” para determinar cuán “despiertos” están sus profesores respecto a la “identidad sexual”, la “justicia social” y otras “virtudes” de extrema izquierda.

La escuela Harvard-Westlake de Los Ángeles contrató a un consultor externo para que interrogara al personal docente sobre su conformidad con los puntos de vista progresistas en seis categorías de diversidad: identidad racial, identidad religiosa, estatus socioeconómico, estructura familiar, identidad sexual y estatus de discapacidad.

Se pidió a los profesores que se evaluaran a sí mismos en cuanto a la eficacia con la que creen que transmiten cada tema a sus alumnos. También se les pidió que rellenaran una hoja de trabajo indicando la eficacia con la que creen que sus clases, independientemente de la materia, promueven la “diversidad”.

Lea también: La infiltración del comunismo en los EE. UU.: una minuciosa planificación

La hoja pedía específicamente a los profesores que describieran cómo sus cursos “fomentan la comprensión de los sistemas de poder y animan a los estudiantes a desarrollar herramientas para la equidad y la justicia”.

A la luz de las “protestas por la justicia racial” del verano pasado, Harvard-Westlake pensó que sería una buena idea analizar hasta qué punto la ideología de la justicia social impregna el plan de estudios de las clases, y hacer los ajustes pertinentes.

Todos los cerca de 200 profesores de Harvard-Westlake recibieron la hoja de trabajo como parte de una revisión curricular de “Diversidad, Equidad e Inclusión” (DEI), que fue iniciada por el Grupo Glasgow, una consultora con sede en Maryland que conecta a las escuelas independientes con “administradores de diversidad” profesionales.

Haciendo hincapié en un lenguaje característico de las prioridades contemporáneas de la DEI, la raza, como ejemplo, se describe en la hoja de trabajo como “una construcción social que se utiliza para agrupar a las personas en relación con el poder y los privilegios”. La “estructura familiar” se define igualmente como todo lo que “se relaciona con diversos aspectos de las familias, la forma en que se organizan y quiénes componen una unidad familiar”.

Lea también: Militares chinos canalizaron millones de dólares a universidades de EE. UU. influenciando así sus contenidos

La implicación con esto último es que todas las estructuras familiares, ya sean casadas, no casadas, divorciadas o de otro tipo, son todas una parte igual de la “diversidad”, y no deben considerarse mejores o peores que otras.

Se trata de denigrar a los blancos y engrandecer a la “gente de color”

Este enfoque de extrema izquierda de la estructura del plan de estudios se ha convertido en un lugar común en todo el país, incluso en las escuelas de lujo como Harvard-Westlake, donde la matrícula asciende a más de 40.000 dólares al año.

Los profesores de estas escuelas utilizan rutinariamente pronombres neutros de género, se disculpan por la ocupación de “tierras nativas”, promueven la idea de que el “cambio climático” es real y abogan por grupos de terroristas domésticos como Antifa y Black Lives Matter (BLM).

“Es intrusivo y completamente inapropiado que Harvard-Westlake esté exigiendo a los profesores que se involucren en el adoctrinamiento de los estudiantes sobre cosas como la ‘estructura familiar’, y muestra lo omnipresentes y revolucionarios que son los objetivos”, se cita a un miembro de la comunidad escolar que prefirió permanecer en el anonimato.

Le puede interesar:

https://www.youtube.com/watch?v=-w6_qzF8jb4&t=3s

“No se trata realmente de George Floyd y de la ‘justicia racial’, sino de la creación de una nueva misión extremista para la escuela que ataca a nuestra sociedad y adoctrina a los estudiantes con puntos de vista políticos radicales que se les presentan como no controvertidos y corrientes”.

Esta transformación está siendo impulsada por una fuerza de trabajo cada vez mayor de profesionales de la DEI, incluidos los cinco administradores de la DEI que actualmente trabajan en Harvard-Westlake. Estos administradores enviaron un correo electrónico a toda la escuela en verano en el que se hablaba de su nueva agenda “antirracista” ampliada.

El Grupo Glasgow, por cierto, está formado por 12 profesionales de la diversidad que ganan dinero difundiendo propaganda contra los blancos a los impresionables. El grupo fomenta activamente el racismo contra los blancos al tiempo que afirma luchar contra el racismo, todo ello mientras desalienta el debate sano sobre temas delicados en favor de la creación de “una cultura del diálogo”.

El grupo emitió una declaración antes de las elecciones diciendo que preveía “una gama de respuestas emocionales a los resultados”. El objetivo era “validar” esta gama de emociones “y proporcionar salidas para su procesamiento”.

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas