Los manifestantes organizaron una protesta en la capital austriaca, Viena, para mostrar su descontento con el estricto bloqueo del gobierno. La policía bloqueó la carretera de circunvalación central y trató de dispersar a la multitud.

Entre cientos y miles de manifestantes se han reunido en la plaza María Teresa en el centro de la capital austriaca, según varios informes de los medios locales. Los manifestantes desafiaron la prohibición de la gran protesta emitida por las autoridades.

Los manifestantes que pronto ocuparon parte de la carretera de circunvalación de Viena llamaron al evento una ‘caminata Covid-19’. 

Lea también: CONFINAMIENTO EXTREMO: Millones de residentes de una ciudad china padecen una orden del perverso régimen comunista

La gente coreaba consignas contra el cierre del Covid-19 y el canciller austriaco Sebastian Kurz. Algunos informes indican que varios manifestantes llegaron incluso de otras regiones del país.

Los manifestantes portaban pancartas que decían: «Los medios son el virus» o «Kurz debe irse»Algunos de ellos también ondeaban la bandera de Austria. La policía exigió que los manifestantes siguieran las reglas de distanciamiento social y usaran máscaras, pero las demandas fueron ignoradas, dijeron los medios, y agregaron que la policía declaró ilegal la reunión y exigió que la multitud se dispersara en 15 minutos.

Le puede interesar:

Se desplegó en el lugar un gran número de policías con equipo antidisturbios. Bloquearon una sección de la carretera de circunvalación para evitar que la multitud marchara hacia el parlamento austríaco y la Ópera Estatal de Viena. La protesta se convirtió en un tenso enfrentamiento con la policía.

Varias personas fueron arrestadas, según medios austriacos. Un video publicado en las redes sociales muestra que al menos un periodista estaba entre los arrestados.

Anteriormente, se llevó a cabo una manifestación autorizada en otro lugar de la capital, aunque habían asistido menos personas que hoy. En total, la policía prohibió 15 protestas programadas para este fin de semana con el pretexto de «mantener a raya los principales peligros para la salud pública».

En un evento organizado por el Partido de la Libertad (FPO) que finalmente se llevó a cabo en línea, el exministro de Interior, Herbert Kickl, calificó la prohibición de las manifestaciones como un «tipo de censura completamente nuevo» y acusó a los medios austriacos de confabulación, lo que implica un desprecio unánime en los informes de los medios hacia los disidentes del Covid-19, y a los científicos que se oponen totalmente a esta locura.

Austria entró en su tercer bloqueo nacional el 26 de diciembre, y las medidas restrictivas se han extendido recientemente hasta principios de febrero. También se espera que el gobierno revise su política de bloqueo el lunes y, o la extienda más o tal vez relaje algunas reglas. Actualmente, todas las tiendas, museos y escuelas que no son esenciales están cerrados y las reglas de entrada para extranjeros se han endurecido, aparentemente para disuadir a los turistas extranjeros de acudir en masa a las populares estaciones de esquí.  

Fuente: trikooba.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas