Traducido de naturalnews.com por Tierrapura.org 

El Partido Comunista Chino (PCC) está difundiendo un montón de propaganda sobre el coronavirus de Wuhan (COVID-19) por todas las redes sociales, y hasta ahora las grandes tecnológicas están haciendo la vista gorda.

En pocas palabras, las «teorías conspirativas del calibre de Pizzagate, respaldadas oficialmente», para citar a Ben Bartee de The Daily Bell, afirman que el virus chino no se originó en el Instituto de Virología de Wuhan (WIV), y que su liberación no es culpa del régimen comunista chino.

A pesar de que ahora hay pruebas abrumadoras de que el PCCh no sólo conocía el virus, sino que participó en su creación y liberación, el régimen está reescribiendo la narrativa con la ayuda de las redes sociales y los principales medios de comunicación.

Lea también: La espantosa realidad del tráfico de órganos en China: una historia basada en hechos reales

Uno de los hechos alternativos difundidos por el PCCh con la colaboración de los medios de comunicación corporativos es la absurda afirmación de que un ciclista estadounidense de Ft. Detrick, Maryland, «importó» el virus a China, provocando su propagación y convirtiéndolo en una «pandemia» mundial.

Desde entonces, los estadounidenses han sido culpados por el PCCh de mantener el virus comunista en circulación porque algunos de ellos no siempre llevan una máscara o «distancia social» con otros humanos en todo momento.

Wuhan, donde se originó el nuevo coronavirus, ha vuelto a la «normalidad», en su mayor parte. En Estados Unidos, en cambio, se siguen aplicando medidas draconianas de cierre, uso forzoso de mascarillas y cierre obligatorio de pequeños negocios.

«Para la gente de Wuhan, ver cómo otros países luchan por mantener la pandemia bajo control es desconcertante», dice Yan.

«Me resulta difícil entender por qué Estados Unidos no puede tener la pandemia bajo control a pesar de los repetidos intentos de poner en marcha medidas de distanciamiento social o cierres estrictos».

El coronavirus es un ritual de humillación sadomasoquista del Estado contra sus súbditos

Resulta que el PCCh ha prohibido 300 estudios en sus bases de datos científicos, incluyendo la Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China (NSFC). Todos ellos incluyen investigaciones sobre el coronavirus de Wuhan (COVID-19) que el PCCh no quiere que la gente conozca, por lo que han tenido que ser ocultados.

Uno de los estudios, del que es coautor el científico, virólogo y denunciante Li-Meng Yan, aborda el tema de la censura del PCCh.

Lea también: CONFINAMIENTO EXTREMO: Millones de residentes de una ciudad china padecen una orden del perverso régimen comunista

«Cabe destacar que las revistas científicas han censurado claramente cualquier opinión discrepante que sugiera un origen no natural del SARS-CoV-28,22», escribió Li-Meng, que se vio obligada a huir de la China comunista por decir la verdad sobre las mentiras del régimen.

«Debido a esta censura, los artículos que cuestionan el origen natural del SARS-CoV-2 o la existencia real del RaTG13, aunque de alta calidad científica, sólo pueden existir como preprints 5-9,19-21 u otros artículos no revisados por pares publicados en diversas plataformas online.»

Li-Meng apareció en una entrevista con Tucker Carlson, de Fox News, explicando lo que sabe sobre el encubrimiento del coronavirus de Wuhan (COVID-19). Politifact respondió con un artículo que tacha las afirmaciones de Li-Meng de «teoría conspirativa que ha sido desmentida desde el comienzo de la pandemia de coronavirus».

A decir verdad, el escándalo de la base de datos de la NSFC no ha sido analizado ni una sola vez, y mucho menos «desacreditado». Pero, ¿quiénes somos nosotros para dejar que los hechos se interpongan en la agenda de los medios corporativos a favor del PCC?

Lea también: Los CDC habrían inflado las cifras de COVID hasta en un 1600% y están acusados de violar la ley federal

Esta agenda está siendo propagada por personas como Anthony Fauci y Bill Gates, quienes, al igual que el resto del establishment, insisten en que el coronavirus Wuhan (COVID-19) surgió como una mutación aleatoria en los murciélagos.

«Ninguna preponderancia de las pruebas cambiará las cosas», explica Bartee sobre el entramado.

«Ellos, sus compañeros y las fundaciones adineradas que crean, financian la investigación y el desarrollo científico. Ellos deciden lo que se publica, y los temas que reciben apoyo financiero e institucional en primer lugar.»

Envía tu comentario

guest
2 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas