Desde que comenzaron las vacunaciones, el número de muertes que se imputan oficialmente al “COVID” en Gribraltar ha aumentado un 525%. Oficialmente no mueren a causa de las vacunas sino del coronavirus. Sin embargo, ni las “nuevas cepas” ni las antiguas explican el aumento de fallecidos (1).

Las estadísticas del gobierno colonial muestran que el primer “caso” de coronavirus en la Roca apareció el 18 de marzo del año pasado y la primera muerte se produjo el 1 de noviembre. El número total de muertes aumentó a seis el 22 de diciembre, cuando se identificó por primera vez la “nueva cepa”. Entre el 22 de diciembre y el 10 de enero, la “nueva cepa” causó 6 muertes más, lo que eleva el total a 12.

Gibraltar comenzó a desplegar la vacuna el 10 de enero y el 30 la mortalidad atribuida al coronavirus aumentó a 75, lo que supone un aumento del 525% en un período de 20 días, después de casi 10 meses de pandemia que solo habían matado a un puñado de personas. El incremento es, pues, consecuencia de la vacunas.

El 29 de enero, cuando el número de muertos ascendía a 73, el ministro principal de Gibraltar, Fabián Picardo, dio una rueda de prensa. Tras lamentar “el mayor número de muertes por una sola causa” en la historia de Gibraltar, animó a la prensa a “situar la catástrofe en su contexto”, o sea, les recomendaba que disimularan la matanza que habían llevado a cabo.

Cumpliendo con su cometido, los inquisidores también se apresuraron a negar cualquier relación entre el aumento de muertos y las vacunas. Citaron una declaración del gobierno colonial, que afirmaba que solo habían muerto 6 personas vacunadas.

En Gibraltar la primera dosis de inoculación para los cuatro grupos de riesgo mayores se completó en 19 días, lo que significa que todos los habitantes de la Roca mayores de 70 años y los de alto riesgo habían sido vacunados.

A partir del 10 de enero los medios de comunicación locales han descrito, día por día, el incesante goteo de ancianos muertos en los asilos. El 17 de enero el Gibraltar Chronicle informó de que 13 ancianos habían muerto en 2 días: “Todos los fallecidos ese fin de semana, excepto tres, estaban al cuidado del Servicio de Hogar de Ancianos. El más joven comenzando los 70 años, el más viejo finalizando los 90 años. Todas fueron registradas como muertes de COVID-19”.

Al día siguiente, Picardo aseguró que solo 6 de las 61 personas que murieron en el período de 19 días entre el inicio de la vacunación y su declaración habían sido vacunadas, a pesar de que un total de 12 gibraltareños habían muerto “a causa del coronavirus” en los 10 meses anteriores.

Los investigadores no verificaron nada, no hicieron ninguna investigación. Utilizaron las declaraciones oficiales de Picardo para defender la campaña de vacunación. Lo demás no les interesa en absoluto.

Fuente: mpr21.info

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas