Traducido de bitterwinter.org por TierraPura.org

Los expertos de la agencia de la ONU afirman que el virus PCCh (partido comunista chino) no pudo originarse en un laboratorio chino, porque los chinos se lo dijeron.

Increíble. Pero no inesperado. Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una agencia de las Naciones Unidas a menudo acusada de ser amiga de China, fueron a Wuhan y concluyeron que la teoría de que el virus PCCh se filtró accidentalmente desde uno de los laboratorios locales de investigación de virus no es creíble. 

Mientras que los expertos no chinos que argumentaron que la teoría del laboratorio no puede ser descartada como conspirativa, incluidos los del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, basaron sus conclusiones en un análisis del virus, los alegres viajeros de la OMS simplemente creyeron lo que los chinos les dijeron.

Lea también: Se revela que fue el Partido comunista chino el que «investigó» y «concluyó» que el virus no se originó en el laboratorio, no la OMS

El Dr. Peter Ben Embarek, el experto danés que dirigía el equipo de la OMS, dijo en una conferencia de prensa que llegó a sus conclusiones mediante entrevistas con directivos y científicos chinos que trabajaban en los laboratorios de Wuhan. Estas conversaciones, dijo Ben Embarek, fueron «largas, francas y abiertas». Los chinos le contaron la historia «tanto del presente como del pasado y de todos los proyectos relacionados con los murciélagos y los coronavirus y los proyectos más avanzados». Añadió que «interrogó ampliamente a los responsables del WIV (Instituto de Virología de Wuhan) sobre lo que pensaban de la hipótesis de la fuga en el laboratorio», y que ellos la negaron, dijeron que la seguridad en sus laboratorios funciona perfectamente y que «son los más indicados para descartar las afirmaciones y dar respuesta a todas las preguntas».

Sinceramente, esto es un escándalo, y es aún más escandaloso que medios internacionales respetables se tomen en serio a Ben Embarek. No sólo visitó la escena de un posible crimen más de un año después de que se sospechara que había ocurrido, sino que preguntó al sospechoso si había cometido el crimen, y aceptó un «no» como respuesta. Tal vez la próxima vez la OMS visite Rusia, pregunte a los servicios secretos si envenenaron a Alexei Navalny, tenga una discusión «larga, franca y abierta» con ellos, e informe de que dijeron que no, que no se ocupan de los venenos, y que «son los mejores para desestimar las reclamaciones y dar respuesta a todas las preguntas».

Hay algo peor. Ben Embarek es de profesión experto en seguridad alimentaria, y el hecho de que fuera nombrado, de acuerdo con los chinos, jefe del equipo de inspección de la OMS, indica claramente que el resultado estaba predeterminado. La OMS ya había aceptado apoyar la afirmación china de que el virus se originó en los alimentos, ya sea en los animales salvajes vendidos en el mercado de Wuhan o, como prefiere el PCCh (partido comunista chino), en los alimentos congelados que llegaron a Wuhan desde Estados Unidos, Noruega o Italia.

Para su vergüenza y la de la OMS, Ben Embarek hizo su rueda de prensa con Liang Wannian (líder de la parte china de lo que, al fin y al cabo, era un equipo conjunto de China y la OMS), quien, sin ser rebatido por el representante de la OMS, continuó con la propaganda del PCC sobre los «alimentos contaminados» procedentes del extranjero.

Le recomendamos: [VIDEO]Periodista china revela las tácticas del régimen comunista chino para controlar el mundo

En los medios de comunicación chinos, Zeng Guang, científico y jefe del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China, argumentó que, después de todo, el virus podría haberse originado en un laboratorio, es decir, en un laboratorio estadounidense. Zeng acusó a Estados Unidos de múltiples «crímenes» en la fabricación y uso de armas biológicas, dando a entender que podrían haber creado también el virus responsable del COVID-19.

El mundo ha tolerado durante demasiado tiempo la farsa de los «expertos» chinos y de la OMS, que han hecho una propaganda que recuerda a los juicios de Stalin contra los científicos acusados de traficar con los mismos venenos que utilizaban sus servicios secretos. Ya es hora de dejar de tomar en serio a estos «expertos».

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas