Traducido de thegreggiarrett.com por TierraPura.org

En el transcurso de una hora extraordinaria, el equipo de defensa del expresidente Donald Trump demolió a fondo el caso de impeachment contra él que los responsables de la Cámara de Representantes se pasaron dos días alegando.

Fue una derrota rotunda y humillante. La defensa podría haber parado su caso después de los primeros 60 minutos. Se terminó. Ganaron indiscutiblemente. Al final, los abogados de Trump utilizaron menos de tres horas de las 16 horas asignadas antes de terminar efectivamente.

La brillantez de la defensa fue el uso de cintas de video para exonerar a Trump. Vencieron a los fiscales en su propio juego. Los videos mostraban la vergonzosa hipocresía tanto de los dirigentes como de los demócratas que han acusado absurdamente a Trump de incitar a una insurrección usando los términos «luchar» y «luchar como el infierno» cuando habló con una multitud de seguidores el 6 de enero de 2021.

El video condenatorio presentado por la defensa mostró a todos y cada uno de los dirigentes de la Cámara expresando las mismas palabras (y en el mismo contexto) que Trump había usado, como una metáfora política. Los senadores demócratas también fueron vistos repetidamente usando «luchar» y «luchar como el infierno». La senadora Elizabeth Warren (D-MA) lo pronunció más de 50 veces.  La vicepresidenta Kamala Harris invocó las palabras cerca de 70 veces.

Lea también: CNN comparó los disturbios en el Capitolio con el genocidio de Ruanda

Pero no se detuvo ahí.  El presidente Joe Biden , el líder de la mayoría del Senado Chuck Schumer (D-NY), la presidente de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA), la representante Maxine Waters (D-CA) y decenas de otros demócratas prominentes fueron escuchados lanzando una retórica que era mucho más fea que todo lo que dijo Trump el 6 de enero. Algunos incluso deseaban en voz alta poder golpear a Trump en la cara. Biden imaginó golpeándolo.

Según su propio estándar de incitación retorcida, todos esos demócratas serían desalojados de sus cargos. Pero como dijo el abogado de Trump, David Schoen, a los senadores al final del montaje del video: «No se preocupen … no hicieron nada malo». Schoen tenía razón, al menos en un sentido legal.

Otra serie de videoclips mostró a demócratas que parecían tolerar, condonar y alentar la violencia que vivieron las ciudades estadounidenses el verano pasado. Esto se anexó con las horribles escenas de la violencia misma: asaltos, agresiones, saqueos, vandalismo, incendios y destrucción total de propiedades. También hubo asesinatos, pero esto no se demostró.

El equipo de defensa destruyó fácilmente el argumento auxiliar de los dirigentes de la Cámara de que Trump debería ser condenado porque encendió la emoción al decirles erróneamente a sus seguidores que el resultado de la elección fue manipulado o robado. En las pantallas de televisión, los senadores hicieron un viaje al pasado cuando numerosos demócratas , entre ellos Pelosi y la ex candidata presidencial Hillary Clinton, afirmaron lo mismo en un resultado de elecciones pasadas que no les gustó. Mate.

El momento más devastador llegó cuando Schoen acusó a sus homólogos de deshonestidad y duplicidad desmedidas. “Los dirigentes de la casa manipularon pruebas, editaron videos engañosamente y representaron tweets falsamente”, declaró. Y luego procedió a probarlo con pruebas innegables.

Le recomendamos:

Armado con una colección de imágenes, Schoen mostró cómo un tuit importante de Trump parecía haber sido alterado significativamente y cómo numerosos videos que involucraban al expresidente habían sido manipulados inteligentemente para transformar la evidencia exculpatoria en evidencia incriminatoria. Si se tratara de un tribunal de justicia, los fiscales serían acusados ​​de desacato criminal y arrojados a la cárcel.

Van Der Veen lo expresó mejor cuando dijo: «Este juicio político falso amenaza el discurso político en todas partes».

La pieza central de la defensa de Trump se basó en las palabras reales que usó el día de los disturbios. Los dirigentes de la cámara ocultaron deliberadamente esas palabras durante su presentación de evidencia de dos días. Una vez más, el video expuso su malicia. Se vio a Trump diciéndoles a sus partidarios que se comportaran «pacífica y patrióticamente» mientras hacían «oír sus voces» en apoyo de los republicanos que estaban desafiando los votos electorales.

Trump nunca alentó o abogó por la violencia o la destrucción de la propiedad, como han afirmado persistentemente los demócratas. Su acusación, dijo Schoen, «está impulsada por el odio, la virulencia y el oportunismo político». En una sed de venganza contra un hombre al que odiaban durante mucho tiempo, privaron a Trump del debido proceso , distorsionaron las pruebas en su contra y mintieron sobre lo que realmente ocurrió.

Su objetivo final es evitar que Trump vuelva a postularse para presidente . Como razonó el abogado defensor Michael Van Der Veen, «Quieren el control del Congreso sobre qué ciudadano privado puede postularse para un cargo … quieren descalificar a un oponente político». Condenó esto como nada más que una «cultura de cancelación constitucional». Tiene toda la razón.

La defensa reconoció fácilmente que la violencia que tuvo lugar en el Capitolio fue despreciable. Pero en su apuro por juzgar, los demócratas conspiraron para explotar esa tragedia en beneficio del partido. En el proceso, intentaron despojar a Trump de su defensa principal bajo la Primera Enmienda. Buscaban castigarlo con un juicio político por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

Van Der Veen lo expresó mejor cuando dijo: «Este juicio político falso amenaza el discurso político en todas partes».

Envía tu comentario

guest
28 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas