Traducido de naturalnews por TierraPura.org

El 23 de enero, una protesta de residentes en Chengdu, la capital de la provincia suroccidental china de Sichuan, fue dispersada violentamente por la policía.

Según un informe de la versión china de The Epoch Times, los residentes del distrito de Shuangliu de Chengdu se habían reunido para protestar por la continuación de la construcción de la planta de aguas residuales que se estaba levantando a unos 200 metros del complejo residencial del lago Yixin.

Pero antes de que los residentes pudieran transmitir adecuada y pacíficamente sus demandas al gobierno de la ciudad, un gran número de policías llegó a la protesta y comenzó a disolverla violentamente.

Las fotos tomadas de la protesta mostraban a decenas de manifestantes siendo empujados, tirados al suelo, golpeados, pateados y arrastrados por la policía. Una de las fotos mostraba a una manifestante inmovilizada en el suelo por tres hombres de gran tamaño.Uno de ellos tenía la rodilla sobre su cuello.

Lea también: Se revela que fue el Partido comunista chino el que «investigó» y «concluyó» que el virus no se originó en el laboratorio, no la OMS

Otras fotos mostraban a una mujer embarazada desplomada en el suelo, con las manos agarrándose la parte inferior del abdomen y el rostro con una expresión de dolor.

El director de la autoridad local del agua se presentó más tarde en el lugar de la protesta mientras era disuelta por los agentes de policía. Afirmó que la depuradora sería sólo temporal y que sería demolida al cabo de un año. Añadió que un proyecto de construcción temporal no requería la aprobación de sus superiores dentro del Partido Comunista Chino.

Esto no convenció a los residentes. Uno de ellos preguntó: «También dijo una vez que el proyecto tiene un presupuesto de 80 millones de yuanes. Entonces, ¿crees que habla en serio cuando dice que un proyecto de 80 millones de yuanes será eliminado tras sólo un año de funcionamiento?». Ochenta millones de yuanes equivalen a unos 12,4 millones de dólares.

Los residentes del distrito han informado a The Epoch Times de que se espera que la depuradora comience a funcionar en algún momento de febrero.

Una fuente dijo que muchos residentes protestaron contra su construcción porque estaba ubicada muy cerca del complejo residencial y porque hay muchas escuelas en las cercanías, incluyendo varios preescolares. Además, les preocupa que los residuos tóxicos de la planta puedan afectar su salud y la de otras comunidades cercanas.

Las autoridades han ocultado muchos aspectos del proyecto. Nunca se anunció algún documento de planificación del gobierno local, y cuando los residentes se enteraron de que se estaba desarrollando un proyecto en el terreno, las autoridades locales afirmaron que estaban construyendo un parque deportivo.

Le recomendamos:

https://www.youtube.com/watch?v=-w6_qzF8jb4&t=1s

Cuando se supo que esto era mentira y que el terreno se iba a utilizar para construir una planta de tratamiento de aguas residuales, se negaron a publicar un informe de evaluación medioambiental que diera cuenta de cómo afectaría a los residentes cercanos.

Varios días antes de la protesta -que se saldó con varios heridos por parte de la policía-, la autoridad local del agua intentó apaciguar a los residentes diciendo que la depuradora sería temporal y que se desmantelaría en febrero de 2022.

Los habitantes de Chengdu llevan mucho tiempo protestando por el deterioro del medio ambiente de la ciudad

No es la primera vez que los habitantes de Chengdu se levantan para protestar contra el deterioro del medio ambiente de la ciudad.

Ya en mayo de 2008, al menos 200 personas se levantaron contra el plan de Chengdu de instalar una planta de etileno y una refinería de petróleo en las afueras del norte de la ciudad. Los informes indican que los manifestantes de Chengdu estaban preocupados porque la planta degradaría la calidad del agua y del aire de la ciudad. Al poco tiempo, las personas se manifestaron de forma pacífica y no llevaban pancartas.

Al menos seis personas fueron detenidas durante la protesta. Una persona fue acusada de incitar a la subversión y otras cinco fueron detenidas por organizar o participar en la protesta.

Los residentes de Chengdu intentaron realizar una protesta medioambiental similar en mayo de 2013 en torno a una importante plaza pública, pero fueron reprimidos por las autoridades de la ciudad. Esta protesta era contra la creación de una planta petroquímica a 25 millas al noroeste de la ciudad.

Después de que se difundiera la noticia de la protesta, los microbloggers de la infamemente restrictiva Internet china dijeron que se habían difundido volantes del gobierno instando a la gente a no manifestarse.

Se ordenó a las farmacias y a las imprentas cercanas al lugar de la protesta que informaran de las personas que hicieran determinadas compras. Se pidió a las escuelas que permanecieran abiertas ese día para mantener a los estudiantes en el campus y lejos del lugar de la manifestación.

Cuando llegó el día de la protesta, miles de agentes de policía de la ciudad se alinearon en muchas de las calles que conducían a la plaza pública. También formaron un sólido anillo alrededor de la plaza para impedir que la gente entrara.

Los funcionarios municipales dijeron que la ciudad estaba realizando un simulacro de terremoto con duración de un fin de semana.

«¿Qué temen?», se preguntaba entonces un residente local a través de una red social china. «Si el gobierno puede compartir más información, el público sería menos desconfiado».

Años de abandono del degradado medio ambiente de Chengdu culminaron en 2016, cuando la ciudad quedó envuelta en una espesa capa de smog. De forma similar al incidente de 2013, los manifestantes intentaron organizar una manifestación pública en una plaza pública en el corazón de la ciudad.

Pero al igual que la protesta planeada en 2013, esta reunión fue igualmente reprimida de forma agresiva por una gran presencia policial que se reunió en el centro de la ciudad durante varios días. Los coches de policía estaban aparcados en el centro de la plaza y los agentes recorrían los bordes para impedir que nadie entrara.

Le recomendamos: [VIDEO]: Las vacunas podrían producir problemas autoinmunes, explica médica genetista

La policía incluso intentó que las tiendas cercanas les avisaran si la gente intentaba comprar grandes cantidades de mascarillas, que los residentes de la ciudad llevaban para evitar respirar el aire tóxico. Algunos residentes de la ciudad incluso informaron de que habían sido detenidos e interrogados por la policía por vivir en la misma zona de la protesta prevista y por llevar máscaras.

«No vamos a tolerar esto», escribió un residente de Chengdu en Internet cuando se produjo el episodio de smog. «¡Salid a la calle! Todos somos culpables de producir un mundo así. Vamos, niños, sigamos vivos».

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas