Traducido de naturalnews.com por Tierrapura.org 

Una trabajadora de la salud de 28 años del Swedish American Hospital, en Beloit, Wisconsin, ingresó recientemente en la UCI (unidad de cuidados intensivos) solo cinco días después de recibir una segunda dosis de la vacuna experimental de ARNm de Pfizer. La joven, previamente sana, fue declarada con muerte cerebral después de que una angiografía cerebral confirmara un derrame cerebral hemorrágico grave en el tronco cerebral.

Los miembros de su familia confirmaron que estaba «teniendo erupciones» después de la vacuna. También sufría de migrañas repentinas y se «enfermó» después de tomar la segunda dosis de la vacuna. Al final, perdió la capacidad de hablar y quedó inconsciente. Las migrañas, las náuseas y la pérdida del habla eran todos síntomas de una hemorragia cerebral e inflamación cerebral, algo que su familia no entendía en ese momento y algo que nadie esperaría después de la vacunación.

Mientras estaba con soporte vital, los neurólogos utilizaron la angiografía para obtener imágenes del daño dentro del cerebro. Encontraron una hemorragia subaracnoidea, mientras que un vaso sanguíneo abultado estalló en el cerebro, sangrando en el espacio entre el cerebro y el tejido que lo recubre. La inflamación resultante cortó el oxígeno al cerebro y provocó la muerte cerebral. El 10 de febrero de 2021, según los informes, Sarah «no tenía actividad cerebral». Ahora se están adquiriendo algunos de los órganos de la mujer, para poder donarlos a otras personas en todo el mundo.

Lea también: Las vacunas de mandato estatal van contra las libertades individuales

Las vacunas experimentales COVID-19 pueden causar inflamación a lo largo del sistema cardiovascular, provocando un ataque cardíaco y/o un derrame cerebral. Este grave problema fue presentado a la Administración de Alimentos y Medicamentos.(FDA) por el Dr. J. Patrick Whelan, MD, Ph.D. y confirmado además por el cirujano cardiotorácico, Dr. Hooman Noorchashm, MD, Ph.D. Los dos médicos advirtieron que un paciente recientemente infectado que está sujeto a la vacunación COVID-19 probablemente sufra ataques autoinmunes a lo largo de los receptores ACE-2 presentes en el corazón y en la microvasculatura del cerebro, hígado y riñón. Si los antígenos virales están presentes en los tejidos de los receptores en el momento de la vacunación, la respuesta inmune aumentada por la vacuna hará que el sistema inmune se vuelva contra esos tejidos, causando inflamación que puede conducir a la formación de coágulos sanguíneos.

Este evento adverso grave es probablemente la causa de muerte de los ancianos que están vacunados a pesar de haber sido infectados recientemente. No existe un proceso de detección adecuado para garantizar que no se produzca este ataque autoinmune. Los ancianos no son las únicas personas vulnerables a las lesiones por vacunación y la muerte. La vacuna experimental COVID-19 de Pfizer podría ser la principal causa de la muerte súbita de Sarah Sickles, una enfermera de 28 años de Wisconsin. El Sistema de Notificación de Eventos Adversos a las Vacunas ha capturado cinco discapacidades permanentes en Wisconsin, 58 visitas a emergencias y once muertes en solo un mes. Este es el primer caso en Wisconsin de alguien menor de 44 años que sufre efectos secundarios graves de la vacuna COVID-19 y la muerte. En la actualidad, se registran más de 1,170 muertes en los EE. UU. relacionadas con las vacunas experimentales de ARNm, una realidad que la FDA y los CDC continúan ignorando.

Lea también: VIDEO BOMBA de Project Veritas: Zuckerberg reconoce que las vacunas modifican el ADN y el ARN

Otro problema que la FDA está monitoreando con las vacunas experimentales COVID-19 es la coagulación intravascular diseminada. Esta condición hace que se formen coágulos de sangre en todo el cuerpo, bloqueando los vasos sanguíneos pequeños. Algunos receptores de la vacuna resultan en dificultad para respirar, dolor en el pecho, dolor en las piernas o problemas para hablar, todos los cuales son síntomas de este evento adverso. Si la vacuna inicia esta respuesta en la sangre, los factores de coagulación y las plaquetas se agotan rápidamente, lo que provoca una hemorragia interna. Esto puede aparecer en la orina, las heces o debajo de la piel, e incluso puede provocar insuficiencia orgánica.

Envía tu comentario

guest
3 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas