Traducido de newstarget.com por Tierrapura.org

¿Cómo podría producirse una investigación verdaderamente imparcial e independiente si el investigador goza de una relación financiera con la poderosa entidad que está siendo investigada? Este es el caso de Marion Koopmans, profesora de virología de salud pública en el ErasmusMC y miembro del grupo asesor científico de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Formó parte del equipo de investigadores de la OMS que se reunió con los chinos para investigar los orígenes del coronavirus de Wuhan (SARS-CoV-2). Se unió a un equipo de investigadores que fueron llevados a través de los mercados chinos y hasta el Instituto de Virología de Wuhan.

La «investigación» – finalmente autorizada a comenzar en 2021 – ha sido una absoluta broma, hasta ahora. La OMS sigue doblegándose ante la China comunista, insistiendo en que el COVID-19 (Virus PCCh) no fue culpa de China, que nunca salió del laboratorio de Wuhan.

Lea también: Asesores de la OMS develan la verdad sobre el viaje a Wuhan: «Fue un engaño. Lo han ocultado todo»

Marion Koopman de la OMS es aliada del PCCh

Apenas unas semanas después de seguir a los líderes del PCCh y aceptar su análisis sobre los orígenes del COVID-19, los investigadores de la OMS afirman que es «extremadamente improbable» que el virus proceda del laboratorio de Wuhan, incluso después de que China pasara meses ocultando todos los datos relevantes y manteniendo al mundo en la oscuridad.

Una de las personas que ha estado de acuerdo en que China no es culpable es Marion Koopman. Por extraño que parezca, anteriormente fue asesora del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China. También fue autora de estudios financiados por subvenciones del gobierno chino.

En la biografía profesional de Koopman se admite que una vez fue «miembro del consejo asesor científico del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Guangdong». Koopman asesoró anteriormente a los organismos reguladores chinos sobre la capacidad de construcción y de laboratorio necesaria para contener las enfermedades infecciosas emergentes y la mejor manera de detectarlas antes de que provoquen brotes, o peor aún, se conviertan en una pandemia. Está íntimamente conectada con los reguladores chinos y participa en colaboraciones de investigaciones en curso en Guangdong para entender la propagación de los virus a través de la cadena de producción animal.

El mundo no puede confiar en Marion Koopman, de la OMS, debido a sus antiguos vínculos con el PCC

Desde dentro, Koopman sabe cómo trabajan los chinos. Con su posición laxa hacia los chinos, actualmente es un recurso estratégico para el PCCh, alguien que podría encubrir cualquier rastro de bioterrorismo o fuga involuntaria de un laboratorio chino. Con su posición en la OMS, protege a la nación que le sigue pagando con dinero de subvenciones. Koopmans ha sido autora de artículos de revistas y trabajos de investigación científica exclusivamente para el PCC, pagados por el partido comunista y sus colaboradores.

Lea también: El origen del Virus PCCh o COVID-19: Por qué no hay que creer a la OMS

Su estudio más reciente se publicó en julio de 2020. El estudio explora la epidemiología genómica para rastrear los orígenes de una cepa de gripe altamente infecciosa en Guangdong. 

Este estudio fue respaldado por el Programa Nacional Clave de Investigación y Desarrollo de China y el Programa Nacional Clave de Investigación y Desarrollo. No se trata de un incidente aislado. 

Koopmans dependió en múltiples ocasiones del Consejo de Becas Estatal de China para realizar informes sobre el rotavirus, la calcineurina, el norovirus y la migración.

En 2014, Koopman dirigió un estudio sobre la gripe A (H7N9). Este estudio contó con el apoyo financiero del Ministerio de Salud Pública de China. En 2017, Koopman recibió una subvención del Programa Provincial de Ciencia y Tecnología de Guangdong y del Programa Nacional de Desarrollo Clave de China para promover la investigación sobre el virus del Zika. La larga historia de Koopman con el PCCh significa que está comprometida y no se puede confiar en ella ni en la Organización Mundial de la Salud.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas