Traducido de nationalfile.com por TierraPura.org

En un comunicado, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, Maria Zakharova, hizo una evaluación crítica de la situación de los derechos humanos en Estados Unidos bajo el mandato del presidente Joe Biden.

Zakharova describió la actual represión contra los partidarios de Trump en Estados Unidos:

«El FBI habría abierto más de 400 casos penales y solicitado más de 500 órdenes de registro y citaciones de sospechosos; también ha presentado cargos y detenido a unas 200 personas. Sólo varias docenas de acusados han sido puestos en libertad bajo fianza o bajo arresto domiciliario. Los demás están siendo sometidos a duras presiones, coaccionando a miembros de su familia y de su círculo social para que presten un testimonio «conveniente». Además, personas que ni siquiera han sido acusadas oficialmente están perdiendo sus puestos de trabajo; se les está prohibiendo el acceso a las redes sociales y se les está condenando al ostracismo público».

Lea también: «Está cansado de hablar de Donald Trump»: Biden se confiesa en el programa Town Hall de CNN

También cuestionó la «objetividad de las fuerzas del orden» implicadas en esta campaña, señalando que estaban actuando bajo órdenes y «en consonancia con la narrativa de la actual administración, que declaró que los sucesos del 6 de enero de 2021 fueron un motín y que todos los que estaban cerca del Congreso de EE.UU. ese día eran unos saqueadores».

Continuó señalando correctamente que, lejos de ser alborotadores violentos, la mayoría de los asistentes a la manifestación del 6 de enero eran manifestantes pacíficos.

«De hecho, la mayoría de esas personas eran ciudadanos de a pie preocupados por la situación de su propio país», dijo. «Eran 74 millones de votantes que votaron a su presidente y defendieron sus opiniones».

Advirtió que la represión de la administración no resolvería el descontento generalizado hacia el gobierno de Biden:

«Su protesta no desaparecerá sin más. No se puede barrer el descontento bajo la alfombra. Incluso la retórica que Estados Unidos se permite utilizar con respecto a Rusia no ayudará a distraer la atención pública de los propios problemas del país. Habrá que ocuparse de ellos. Los ciudadanos estadounidenses merecen ser tratados según la ley y de acuerdo con las obligaciones internacionales de Washington».

En consecuencia, pidió entonces a Estados Unidos que respete los «derechos humanos básicos» de los partidarios de Trump.

Le recomendamos: OÍDOS SORDOS: Biden no se pronuncia en contra de las violaciones de DDHH del RÉGIMEN CHINO [VIDEO]

«En este contexto, tenemos todos los motivos para expresar nuestra preocupación y exigir que se respeten los derechos humanos básicos», añadió. «Los funcionarios estadounidenses se ocupan constante e hipócritamente de estos derechos cuando se trata de otros países; y sin embargo, no tienen escrúpulos en ignorarlos en casa».

A medida que la situación de los derechos humanos sigue deteriorándose en Estados Unidos, se hace evidente para el mundo que los partidarios de Trump son un grupo reprimido en la América de Biden.

Envía tu comentario

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas