Roger Kimball advirtió en Tenured Radicals: How Politics Has Corrupted Our Higher Education (1990) cómo la educación superior se había corrompido por la politización radical. El renombrado crítico de arte, editor y comentarista de medios de comunicación no ha sido el único en esta observación. Dinesh D’Souza, (Illiberal Education: The Politics of Race and Sex on Campus, 1998) y Allan Bloom (Closing of the American Mind, 1987) han sido otros respetados pensadores que han planteado la misma preocupación. No cabe duda de que el marxismo cultural ha conseguido, perjudicialmente, impregnar profusamente uno de sus artefactos intelectuales más tóxicos, la Teoría Crítica, en los planes de estudio de prácticamente todos los colegios y universidades americanos. La ofensiva insurreccional socialista, en marcha desde la muerte de George Floyd en mayo de 2020, ha extendido agresivamente esta campaña de adoctrinamiento hasta el nivel de la escuela primaria.

Dada la prioridad que la izquierda en Estados Unidos ha dado al tema de la raza con sus calculadas y falsas afirmaciones de racismo sistémico, la Teoría Crítica de Raza (TCR) ha sido la manifestación más abierta de esta penetración subversiva en el sistema escolar de grado. Hay que señalar que la TCR no ha sido la única herramienta del arsenal propagandístico de los marxistas culturales. La Ideología de Género y la Teoría Crítica de los Maricas también han invadido el sistema educativo público de nivel primario de Estados Unidos.

Recientemente, los alumnos de quinto curso de una escuela primaria del centro de Filadelfia rindieron homenaje al “comunismo negro” y a Angela Davis, una destacada militante del movimiento terrorista de las Panteras Negras. El City Journal publicó un informe a partir de documentos de denuncia y de una fuente dentro de la escuela William D. Kelley, que relataba cómo un profesor estructuró módulos y clases de estudios sociales que incluían la simulación de mítines del “Poder Negro” y la adulación de la vida de Davis, una comunista devota, feminista radical y receptora del infame Premio Lenin de la Paz. Protegida por Herbert Marcuse, que estudió bajo su dirección, Davis nunca vaciló en su llamamiento a la aniquilación de la democracia americana.  

Premio Lenin de la Paz entregado cada año por la Unión Soviética

El simulacro de “Poder Negro”, a favor del comunismo negro, llevado a cabo en la escuela William D. Kelley de Filadelfia, incluyó a los estudiantes marchando en el escenario y llevando carteles de piquete en los que se leía: “Liberen a Angela”, “Encarcelen a Trump”, “Poder Negro” y “El Poder Negro Importa”. Además, los estudiantes “analizaron” el comunismo. Los cantos sobre África y las conexiones ancestrales de los niños de diez y once años, predominantemente negros, formaron parte de la ceremonia. 

Este no fue un incidente aislado en el que una maestra de quinto grado de primaria se encargó de realizar proselitismo marxista. Esto forma parte de un plan mucho más amplio autorizado por el Distrito Escolar de Filadelfia y su superintendente, William R. Hite Jr. La última exposición de obras de arte públicas de la escuela contiene un mural de Angela Davis y Huey P. Newton, un delincuente condenado por asesinato y malversación de fondos, y cofundador del Partido Panteras Negra. Ambas figuras, cabe señalar, fueron juzgadas por asesinar a un agente de policía.

El superintendente Hite, Jr. emitió una “Declaración contra el racismo” como parte de la política del distrito escolar. Esencialmente, se adhiere a gran parte de la retórica marxista de la TCR de que “la raza es la construcción social que sentó las bases y construyó la infraestructura de los Estados Unidos que conocemos hoy. El racismo es la raíz de todas las demás formas de injusticia y proporciona el alimento necesario para que prosperen otros sistemas de opresión…”. Continúa con afán revolucionario: “Debemos ser audaces y valientes, estar dispuestos a hacer el trabajo necesario para reconocer y desbaratar las ideologías y los comportamientos racistas…”. Aparentemente, el Distrito Escolar de Filadelfia ha olvidado groseramente que su función es educar y no formar a futuros comunistas para desafiar la democracia americana.

Cuando uno considera la contradicción cruel que existe en Filadelfia entre su presupuesto muy generoso para enseñar a los niños y el pésimo historial de sus resultados educativos, uno concluiría que politizar las escuelas y la ideologización de la educación debería ser lo último en lo que piensan. El Distrito Escolar de Filadelfia tiene un presupuesto anual de 3,400 millones de dólares, con más de 18,000 empleados. Sin embargo, esta escuela citada dentro del mencionado distrito de Filadelfia ha sido sistemáticamente una de las de peor rendimiento en todo el estado de Pensilvania, juzgada académicamente. De los alumnos de la escuela Kelley, para el sexto grado, sólo el 3% de ellos es competente en matemáticas, y el 9% en lectura. La tasa de alfabetización mínima de sus alumnos al graduarse rondará el 13 %.  

Para la izquierda, el poder político lo es todo. La raza, un arma en el arsenal del marxismo contra la República Americana, está siendo explotada a toda costa. Los niños de Filadelfia son un ejemplo de ello. Este es un verdadero ejemplo de explotación. Los comunistas negros americanos que controlan los distritos escolares están desviando fondos públicos para el adoctrinamiento subversivo. Las escuelas deben enseñar, no moldear a las potenciales milicias comunistas. Hay que detener la TCR del marxismo cultural.    

Envía tu comentario

guest
4 Comentarios
Más antiguos
Recientes
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Últimas